Messi se destapa antes del Clásico

Compartir en:

EFE,  España, Sevilla, 

El argentino Leo Messi, decisivo con tres goles y una asistencia al uruguayo Luis Suárez, se destapó en el triunfo del Barcelona por 2-4 en el campo del Sevilla, lo que afianza a su equipo en el liderato para llegar con el ánimo muy alto al Clásico de dentro de cuatro días en el Santiago Bernabéu en la Copa.

El Sevilla hizo un gran primer tiempo, en el que se fue con 2-1 al descanso con goles de Jesús Navas y el argentino Gabriel Mercado gracias a su intensidad, aunque Messi ya apareció para empatar 1-1.

A partir de ahí el astro argentino emergió en el segundo tiempo para dar una victoria crucial a su equipo con dos tantos más y una asistencia a Suárez, que hizo el 2-4 en el tiempo añadido.

Se medían el Sevilla y el Barça en su quinto capítulo de la campaña y con ansias de revancha en los nervionenses por su derrota en la Supercopa de España (2-1) en Tánger, en la Liga (4-2) en el Camp Nou y en la vuelta de los cuartos de Copa, con un doloroso 6-1 frente a un solo triunfo sevillista (2-0), a la postre inútil, en la ida copera.

Ambos conjuntos salieron con todo. Ernesto Valverde, pese a la cercanía del Clásico del miércoles en la Copa, no reservó a nadie y sacó al central galo Samuel Umtiti, que reapareció tras su lesión por su compatriota Clement Lenglet, ex del Sevilla; al chileno Arturo Vidal en el medio por Sergi Roberto; y al extremo brasileño Philippe Coutinho en lugar del francés Ousmane Dembélé.

El técnico local, Pablo Machín, sorprendió con el austríaco Max Wober en el carril zurdo y el croata Marko Rog, tras su debut testimonial en el triunfo ante el Lazio, junto al argentino Éver Banega, que volvía tras su doble sanción en Liga y en Europa, con el francés Wissam Ben Yedder, su máximo goleador, como único punta.

El Sevilla comenzó con garra y brío, sin dejarse impresionar por el potencial culé, en una primera mitad muy movida y sin un dominador claro, aunque la mayor intensidad de los andaluces, mucho más enchufados que un Barça contemplativo y a verlas venir, y también su acierto ante el gol les concedió pronto su recompensa.

Con ambos conjuntos volcados en pos de la victoria, aunque sin ocasiones de peligro de verdad, el Sevilla fue más efectivo y quizá más ambicioso, con una presión alta que complicó mucho al Barcelona y que le dio sus frutos a los 22 minutos con el 1-0 de Jesús Navas, tras una contra conducida por el holandés Promes y Ben Yedder.

El cuadro azulgrana no acusó en demasía el golpe, reaccionó, porque además nunca le perdió la cara al partido, y cuatro minutos después replicó por medio de su astro argentino, Leo Messi, que, muy certero, empalmó un pase de Rakitic desde la derecha, lo que no ocultó el fútbol espeso y sin mucha profundidad de los catalanes.

Los sevillistas no se descompusieron con el 1-1, siguieron teniendo fe y fueron a por todas a cada balón, y ello fue clave para que se fueran al descanso con ventaja merced al gol de Mercado, a los 42 minutos, tras aprovechar un pase de Pablo Sarabia después de un error en la salida del balón de Ter Stegen.

En la reanudación, el Barcelona tuvo que dar un paso adelante. Valverde metió en el campo a Sergi Roberto por Semedo y a Dembélé por un desapercibido Arturo Vidal, y acertó, pues su equipo, más dominador ahora, superó con claridad a un Sevilla lastrado por las lesiones de Mercado y Wober, sustituidos por el argentino Franco Vázquez y el camerunés Amadou.

Los hispalenses apenas llegaron con claridad al área barcelonista, todo lo contrario que los azulgranas, que, liderados por un majestuoso Messi, fueron los que dispusieron de opciones de gol y no lo desaprovecharon, al avisar primero Dembélé y Suárez, hasta que el argentino, cómo no, marcó el 2-2 a los 67 minutos.

El astro argentino, verdadero estilete de su equipo, se desmarcó dentro del área para batir al checo Vaclík a pase de Semedo. Y ahí no paró la exhibición de Messi, que, con otro latigazo, puso por primera vez a su equipo por delante en el 85, tras recoger un remate de Carlos Aleñá dentro del área para marcar con una sutil vaselina.

Sin duda, Messi fue el más listo de la clase y, además, en la prolongación, asistió a Luis Suárez para que marcara y redondeara la victoria con el 2-4 ante un Sevilla que dio la cara, pero que se fue diluyendo en el segundo tiempo y pierde su puesto de 'Champions'.





Real Madrid se lleva una contundente victoria en El Clásico ante el Barcelona

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

El Real Madrid, tras dos derrotas consecutivas ante el Barcelona -en la pasada liga y en el amistoso de Las Vegas-, volvió a hacerse con el clásico (3-1) y con el liderato de La Liga.

El conjunto del italiano Carlo Ancelotti abrió brecha en la primera mitad con los goles del francés Karim Benzema (12') y del uruguayo Fede Valverde (35'), pero el Barcelona metió presión con un tanto de Ferran Torres (83') y una ocasión posterior de Ansu Fati.

En cambio, una pena máxima por falta de Eric García sobre Rodrygo Goes, decretada por el colegiado después de ser avisado por el VAR y acudir al vídeo, permitió al brasileño firmar el definitivo 3-1 en la prolongación.




Los memes de la derrota de Pumas ante el Barcelona

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Pumas y Barcelona se enfrentaron en duelo amistoso por el Trofeo Joan Gamper este domingo.

Un duelo donde el cuadro culé demostró su poderío ante Pumas, equipo que se presentó en el Camp Nou y rápidamente se puso en desventaja en el marcador.

La rapidez con la que el equipo mexicano fue superado, provocó en redes sociales la llegada de memes por la actuación de Pumas.




Barcelona goleó a Pumas en el Camp Nou y dejó en claro su poderío

Compartir en:

ESTO,  Ciudad de México, Mexico, 

Dani Alves pasó de la fiesta a la pesadilla en apenas minutos. La sonrisa que el jugador brasileño esbozó durante el merecido homenaje que le dedicó el Camp Nou se convirtió en el rostro serio de quien está del otro lado de la cancha. La ilusión del equipo universitario, invitado de lujo en la fiesta del Barcelona y su tradicional trofeo Joan Gamper, duró apenas tres minutos, tiempo suficiente para que el equipo culé abriera el marcador y diera paso a una puesta en escena que terminó con un contundente 6-0 y un baile que representó un duro golpe de realidad para los reforzados Pumas, contendientes a todo en México. A veces no hay parámetro que valga.

El Barcelona salió a lo suyo, a disfrutar su fiesta, como si las palabras previas de Dani Alves donde alertaba de lo blanco de la playera de los Pumas hubieran generado un instinto demoledor, en un color poco querido en ese territorio. Apenas rodó el balón, el cuadro culé buscó generar peligro por las bandas, hasta que entendió que la recompensa estaba por el medio. Pedri, ya bajo los dominios del dorsal ocho, como si hiciera falta un último parecido con Iniesta, se dio vuelo entre líneas. Con él llegó el pase que lo cambió todo, en un balón a profundidad a la llegada de Lewandowski. El polaco se quitó a González y ya sin ángulo, desde la izquierda, mandó el balón al fondo de las redes para marcar su primer gol vestido de azulgrana, como si sólo el número 9 en su espalda, recién recuperado, le diera esas facultades de anotar desde cualquier lugar.

El gol tempranero, lejos de espabilar a los Pumas, hizo más grande el pánico escénico, ni siquiera amortiguado por los gritos de Lillini, el técnico que tiene en la garra su mejor sistema. El Barça olió sangre y apenas dos minutos más tarde quiso mandar el mensaje de equipo demoledor.

Entonces Lewandowski mostró su otra faceta, la de habilitador, y con sutileza devolvió la cortesía a Pedri, con un balón que partió la defensa en dos antes de que el mediocampista se librara del arquero y marcara el segundo.

Incapaz de medir sus fuerzas, sin saber si la distancia en el marcador era real o producto de un mal día, o del entorno, o de una pesadilla, Pumas fue superado en todas las facetas, incluso en la intensidad, una situación imperdonable en un equipo que busca defender el orgullo en tierras ajenas.

El equipo catalán no bajó el ritmo y apenas al minuto 10 hizo posible la goleada, en uno de esos momentos en los que sus extremos se encuentran. Raphinha, por la derecha, mandó la diagonal retrasada a Dembélé. El francés definió de primera con un disparo inapelable que se coló pegado al palo izquierdo de González. Como si no fuera suficiente, diez minutos más tarde, el Barça dio un último tirón antes de bajar el ritmo, y una nueva asistencia de Lewandowski, ahora de tacón y ante la displicencia de la zaga felina, encaminó a Pedri rumbo al área. El mediocampista se quitó la marca y definió bien ante la salida del arquero.

Los Pumas sólo hicieron presencia al filo de la media hora, cuando ya todo estaba perdido, con un disparo de Gustavo del Prete. El argentino le robó el balón a Araujo y probó con un disparo que Ter Stegen, hasta ese momento inédito, desvió sin problemas. El Barcelona, mientras tanto, respondió con dos jugadas de peligro que terminaron en los postes, como si el destino quisiera ofrecer una tregua.

La pausa fue sólo eso, una tregua para los Pumas. Revitalizado por los cambios, el Barcelona reavivó el vendaval y apenas al arranque del segundo tiempo amplió la renta.

Si en la primera mitad Pedri movió los hilos del equipo, en el complemento fue Frenkie De Jong el inventor del juego, como si quisiera mandar un mensaje de pertenencia. Apenas al 49, el neerlandés se combinó con Lewandowski, fiel intérprete de los espacios. El polaco hizo alarde de su juego asociativo y filtró el balón a la llegada de Kessié quien tiró un centro que Aubameyang remató en el segundo palo. Como una copia del inicio del partido, el Barça pudo marcar el sexto, pero Lewandowski no estuvo fino en el mano a mano y los postes una vez más sostuvieron a los Pumas.

Con el marcador como anécdota, ambos técnicos dieron paso a la cascada de cambios, el pretexto perfecto para un último agradecimiento colectivo a Dani Alves. Por el Barça, mientras tanto, ya en la sobredosis de ilusión, debutó Jules Kondé. Con la fiesta en el campo resuelta, la grada continuó con lo suyo. Al bombo que suele hacer eco los domingos en Ciudad Universitaria se le sumaron los cánticos catalanes, y una lluvia de luces marcó los minutos finales.

Al minuto 84, Frenkie de Jong completó la goleada. El mediocampista le robó el balón a Marco García y enfiló solo de cara al marco. Definió de derecha, al poste izquierdo del arquero. Pumas pudo poner el de la honra con un disparo potente de “Jero”, pero Peña cerró la puerta. La fiesta sólo fue azulgrana.



VIDEO: El enorme recibimiento del FC Barcelona para Dani Alves en el Camp Nou

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Dani Alves regresó este domingo al Camp Nou de Barcelona para junto a los Pumas enfrentar al cuadro culé en el Torneo Joan Gamper.

Un partidos que significó mucho para el lateral brasileño, quien vivió momentos muy importantes con sus excompañeros y afición por más de ocho años.

El cuadro catalán recibió a Dani Alves desde su salida en el calentamiento con aplausos, incluso llevando al jugador de la Selección de Brasil al borde de las lágrimas.

Minutos antes del comienzo, el club blaugrana le otorgó al brasileño de las manos del presidente Joan Laporta una camiseta conmemorativa y una placa por su histórico paso por el cuadro español.




En Barcelona aceptan estar ''en deuda'' con Messi, quieren que regrese al club

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Messi salió del Barcelona en agosto del 2021, un hecho que pasó a la historia tanto del club como del futbolista. Joan Laporta, presidente del club, fue parte de la negociación para que el argentino se quedara, pero no lo logró y por ello acepta estar en deuda.

“Sí, moralmente como presidente del Barcelona, creo que hice lo que tenía que hacer, pero también como presidente del Barcelona y a nivel personal creo que estoy en deuda con él”, dijo Laporta a ESPN.

Actualmente Messi forma parte del PSG, tiene 35 años de edad, su contrato con el equipo parisino termina en junio del 2023 por lo que en el equipo español tienen la esperanza de verlo de nueva cuenta con los colores blaugranas.

“Es nuestra responsabilidad el conseguir que ese capítulo que todavía está abierto, que no se cerró, tenga un momento en el que se pueda hacer como se debía haber hecho y que tenga un final mucho más esplendoroso de lo que fue”, agregó Laporta.

Messi estuvo 21 años en el Barcelona y se convirtió en una figura a nivel mundial, en total ganó 35 títulos por lo que el presidente del equipo lo quiere de vuelta.

“Espero y deseo que el capítulo de Messi en el Barsa no haya terminado”, concluyo Joan Laporta.