Cantlay empata récord del campo y lidera en Pebble Beach

Compartir en:

AP,  Estados Unidos, California, Los Angeles, 

 Patrick Cantlay lució casi tan bien el jueves en Pebble Beach como en la última ronda que jugó, hace 18 días.


Jordan Spieth mostró también una calidad semejante a la exhibida en su último torneo.


Cantlay había firmado una tarjeta de 61 en el desierto de California, antes de tomarse un descanso de dos semanas. Abrió el jueves su participación en Pebble Beach con siete birdies en ocho hoyos.


Cerró con dos birdies consecutivos para una ronda de 62, 10 bajo par. Ello empató el récord del campo, igualado hace 24 años por David Duval, y dio a Cantlay una ventaja de dos golpes en la cima.


“Siento que estoy ahora en muy buen ritmo”, dijo el californiano.


Henrik Norlander y Akshay Bhatia se ubicaron en el segundo sitio, con sendos marcadores de 64 impactos. Bhatia, de 19 años, atinó a los 18 pequeños greens de Pebble Beach.


El último golfista que lo había logrado era Ryan Palmer en 2008.


Spieth siguió acercándose al mejor golf que ha exhibido. La semana pasada igualó en el cuarto sitio del Abierto de Phoenix, su mejor ubicación desde mayo de 2019 en el Campeonato de la PGA.


Esta vez, logró un eagle en el 10 y finalizó con tres birdies consecutivos para firmar una tarjeta de 65.


Ayudó estar en Pebble Beach, un campo donde el recorrido suele facilitarse con condiciones secas y sin mucho viento. Sólo uno de los primeros 10 en la jornada jugó en el Spyglass —Will Gordon, quien logró un 66.


Se considera que Spyglass es más difícil por un par de golpes.


“Hoy había que pisar el acelerador y sacar ventaja”, dijo Spieth, cuyo 65 le permitió ubicarse en el cuarto sitio con Nate Lahley. “Tres me superaron hoy. Tendré que seguir acelerando”.


Había pronóstico de lluvia para esta noche. Probablemente las condiciones prevalezcan hasta el viernes.





Homa gana a Finau en el playoff y gana su segundo título en el PGA Tour

Compartir en:

EFE,  Estados Unidos, California, Malibu, 

El estadounidense Max Homa se proclamó este domingo campeón del Genesis Invitational, del PGA Tour, después de superar en un segundo hoyo de playoffs a su compatriota Tony Finau, tras haber completado ambos la cuarta ronda empatados con la suma de 272 golpes (-12).

Homa, un nativo de Los Ángeles, logró su cuarto título como profesional, el segundo en el PGA Tour, después de haber ganado el primero el 5 de mayo del 2019 en el Wells Fargo Championship.

El nuevo campeón del torneo que se disputó en el Riviera Country Club, de Pacific Palisades (California), se metió en la lucha por el título al completar la cuarta ronda con tarjeta firmada de 66 golpes (-5) después de haber estado perfecto en todo el recorrido.

Mejor estuvo Finau, que logró registro de ocho birdies, pero cometió un bogey en el 15 que al final le iba a costar llegar al desempate con Homa.

Ambos comenzaron el playoff en el par 4 del hoyo 10 que fue lo que hicieron para pasar al hoyo 14 con par de tres y allí Homa lo cubrió con tres impactos, mientras que Finau hizo un bogey que le costó quedarse sin el que hubiese sido su segundo título del PGA Tour.

Finau buscaba poner fin a una sequía sin victorias de cinco años que se remonta al Abierto de Puerto Rico 2016. Desde entonces, Finau ha logrado 36 resultados entre los 10 primeros y 20 entre los cinco, pero ningún título.

Homa golpeó en el green la bola a algo más de tres metros y falló el putt para birdie. Pero Finau, cuyo golpe de salida encontró el búnker izquierdo, no pudo hacer su putt para salvar el par.

El nuevo campeón sucedió al australiano Adam Scott, ganador en el 2020.

Homa con su triunfo se llevó 550 puntos de la Copa FedEx en lugar de los típicos 500 y obtiene una exención de tres años en la gira en lugar de los dos habituales.

Además recibió un premio en metálico de 1.675.000 dólares, casi un 35 por ciento de los ingresos totales que hasta ahora había conseguido como profesional (4.691.542 dólares).

Mientras que Finau, de 31 años, recibió 1.013.700 dólares de premio en metálico. Su compatriota Sam Burns, de 24 años, que fue líder en las tres primeras rondas del torneo, acabó en tercera posición con la suma de 273 golpes (-11) y ganó 641.700 dólares.

El español Jon Rahm hizo su mejor recorrido al firmar tarjeta de 66 golpes (-5) que le permitió sumar 277 (-7) y acabó en el quinto puesto, que compartió con el noruego Viktor Hovland y el inglés Matthews Fitzpatrick después de remontar 13 posiciones en la clasificación.

Rahm, que había salvado la tercera ronda al comienzo de la jornada dominical, había sido suspendida la del sábado por falta de luz, con el par de 72 golpes, encontró su mejor toque al iniciar la cuarta.

El segundo mejor jugador del mundo, que consolida su posición, hizo siete birdies y cometió dos bogeys en los hoyos 8 y 14, que le impidieron haber luchado por el cuarto puesto que se lo quedó el australiano Cameron Smith.

El estadounidense Dustin Johnson, el número uno del mundo, acabó en el octavo puesto tras haber perdido seis después entregar tarjeta de 72 golpes (+1) y sumar 278 (-6).

En cuanto a los jugadores latinoamericanos, el chileno Joaquín Niemann, que fue de más a menos, y el colombiano Sebastián Muñoz, entregaron sendas tarjetas de 72 (par) y 70 (-1) para sumar ambos 285 golpes (+1) y compartieron el puesto 43 con otros siete golfistas.



Viento malogra marcadores y retrasa ronda en el Genesis

Compartir en:

El viento retrasó el comienzo de la ronda sabatina de Sam Burns, quien se disponía a defender la ventaja de cinco golpes que consiguió la jornada anterior en el Genesis Invitational.


La oscuridad le impidió continuar su recorrido, justo después de que dos bogeys consecutivos habían reducido esa delantera a sólo dos impactos.


Así terminó una tarde loca en el campo Riviera, donde el viento sopló con tal fuerza que malogró el putt de Keegan Bradley, sacando incluso la pelota del green del hoyo 10 y que casi introdujo en el hoyo 1 un tiro de Max Homa.


La ronda se demoró cuatro horas, pero ni eso ayudó a que las condiciones en el Riviera fueran más amigables.


Burns, de 24 años y originario del estado de Luisiana, había recorrido 31 hoyos consecutivos sin incurrir en un bogey. Así, se había mantenido a buena distancia de Kept Johnson, Jordan Spieth y los demás.


Pero a partir del hoyo 8, se apuntó tres bogeys inevitables a lo largo de seis hoyos.


“Éste es un campo difícil incluso sin viento”, dijo Burns.


Se ubicó en 10 bajo par luego de 13 hoyos. Cuenta con una ventaja de dos golpes sobre Matt Fitzpatrick, quien tuvo una ronda extraña, al recorrer 10 hoyos sin par, con seis birdies y cuatro bogeys.


Johnson, Homa y Wyndham Clark se ubicaban en siete bajo par. Patrick Cantlay estaba otro golpe más abajo.


La tercera ronda se completará este domingo por la mañana, antes de los últimos 18 hoyos.


Tiger Woods apareció casi a la hora en que se interrumpió la ronda. Es el anfitrión del torneo pero no juega, mientras se recupera de una quinta cirugía de espalda.


El chileno Joaquín Niemann, quien estuvo coqueteando con los primeros puestos en las rondas anteriores, tampoco pudo completar su recorrido. Hasta el hoyo 13, se ubicaba a ocho golpes de Burns.



Burns empata récord y lidera el Genesis; Niemann marcha 2do

Compartir en:

Sam Burns quería mostrar respeto por el campo Riviera, y buscó evitar los errores.


Ello derivó el viernes en una tarjeta de 66 golpes, cinco debajo del par, con lo que el golfista de Luisiana empató el récord tras 36 hoyos en el Genesis Invitational, y edificó una ventaja de cinco golpes de cara al fin de semana.


Entre quienes persiguen a Burns en el segundo sitio está Joaquín Niemann. El chileno firmó una tarjeta de 68 golpes, para un acumulado de 135.


Burns ostenta un total de 130 impactos, 12 bajo par.


Niemann finalizó con ocho pares. Comparte peldaño con Tyler McCumber, Jason Kokrak y Dustin Johnson.



Burns lidera el Genesis; Niemann, a 3 golpes

Compartir en:

AP,  Estados Unidos, California, Los Angeles, 

Sam Burns tuvo el comienzo ideal en Riviera. Su cierre fue incluso mejor.


El golfista del estado de Luisiana inició con un putt de 18 pies para eagle y terminó con tres birdies consecutivos el jueves en el Genesis Invitational. Firmó una tarjeta de 64 golpes, siete bajo par, la tercera ocasión en esta temporada que se ubica en ese marcador en la primera ronda.


Burns, de 24 años, aún está buscando su primer triunfo en la Gira de la PGA. Tomar la ventaja en uno de los mejores campos del año y ante rivales fuertes sería un buen primer paso.


“Este campo por momentos no te ofrece muchas oportunidades”, reconoció Burns. “Entonces creo que al iniciar teníamos esa mentalidad de hacer lo que pudiéramos”.


Burns tomó una ventaja de dos tiros sobre Matt Fitzpatrick y Max Homa, que crecieron a menos de 50 kilómetros del campo, en la localidad de Valencia, y solían asistir a los eventos de la Gira de la PGA en Riviera cuando eran niños.


El chileno Joaquín Niemann completó su recorrido en 67 golpes, y viene a continuación en la tabla. Comenzó el año con dos segundos lugares en Hawái, a lo que siguieron unas semanas de descanso.


También con 67 golpes se ubica Patrick Cantlay, que viene de quedar cerca del triunfo en Palm Springs y Pebble Beach. Extendió su racha de buenos juegos con cuatro birdies en sus últimos nueve hoyos.


Dustin Johnson, el número uno del mundo que ha jugado en Riviera consistentemente bien en los últimos 10 años, no pudo aprovechar de los hoyos par 5 y alcanzó a terminar con 68.


“No puedes pedir un campo en mejor forma”, admitió Johnson, que ganó hace dos semanas en Arabia Saudí . “Los greens están perfectos. Están firmes y rápidos. El campo es difícil cuando está firme y rápido. Tienes que estar en una buena posición o no tienes oportunidad”.


También con 68 están Brooks Koepka y Jordan Spieth.


Riviera tiene reputación de ser difícil aunque el juego evolucione. El récord de 72 hoyos, de 20 bajo par y 264 golpes que estableció Lanny Wadkins en 1985, se mantiene como la marca más longeva de un evento de la Gira de la PGA.


Fue lo suficientemente difícil para Justin Thomas, que inició con un 77 a pesar de que tuvo birdies en dos de sus últimos tres hoyos.



Daniel Berger tiene la última palabra y gana en Pebble Beach

Compartir en:

AP,  Estados Unidos, California, Pebble Beach, 

Daniel Berger se metió en la pelea rápidamente con un eagle y concluyó con un mejor golpe, un putt de 30 pies en el hoyo 18 de par 5 para firmar una tarjeta de 65 golpes, siete bajo par, en la última ronda y conquistar el título del torneo Pebble Beach el domingo con dos tiros de ventaja.


Berger ganó por segunda ocasión desde que regresaron los torneos de la Gira de la PGA durante la pandemia de coronavirus, iniciando con un triunfo en el playoff en junio en el Colonial.


Esta fue otra extraña persecución en un fresco y ventoso día a lo largo del océano Pacífico y Jordan Spieth pasó del liderar a estar rezagado. Pasó de tener una ventaja de dos tiros a un déficit de tres después de seis hoyos. De ser el personaje principal a uno secundario. Spieth tuvo birdies en sus últimos dos hoyos para firmar una tarjeta de 70 golpes y empatar en el grupo tres con Patrick Cantlay (68).


Maverick McNealy, quien jugó para Stanford y vivió cerca en una casa en el hoyo 15 de Pebble Beach, tuvo cinco birdies en los últimos ocho hoyos para terminar con 66 y estaba empatado en el liderato después de un putt con eagle en el hoyo 18 quedó a centímetros.


Berger se ubicaba en el grupo detrás y tiró un fairway al corazón del green en el 18, a 30 pies. Sólo necesitó de dos putts para ganar con un birdie, pero decidió terminar con estilo.


“Ese fue el mejor putt que he tirado en mi vida”, admitió Berger.


El estadounidense de 27 años terminó el torneo con una tarjeta de 18 bajo par y 270 golpes en el cuarto triunfo de su carrera.


Spieth terminó entre los mejores cuatro por segunda semana consecutivo, un final fuerte que parece indicar que está de vuelta tras una sequía que se remonta a su triunfo del Abierto Británico del 2017 en Royal Birkdale.



Apuestas Deportivas en Linea Betway