El Barcelona recibe un baño de realidad

Compartir en:

AP,  España, Barcelona, 

El Barcelona acababa de encajar el gol del empate ante el Paris Saint-Germain cuando el veterano zaguero Gerard Piqué se exasperó con sus compañeros en el Camp Nou.

Mientras el PSG se disponía a cobrar un tiro de esquina, Piqué clamaba — a fuerza de gritos y palabrotas — para que su equipo fuera capaz de mantener una posesión larga en ataque.

Antoine Griezmann, quien había retrocedido para defender ante el asedio agobiante del PSG en busca de otro gol, le pidió calma a Piqué.

¡Ya, tranquilo, deja de gritar!”, suplicó el delantero francés. La discusión prosiguió, intercambiando insultos, mientras sus compañeros trataban que ambos se enfocaran en el partido.

¡Estamos sufriendo, llevamos cinco minutos así!”, bramó Piqué. “Estamos corriendo como locos”.

“Yo también estoy corriendo como un loco”, replicó Griezmann.

El cruce de palabras finalmente acabó, pero no el sufrimiento del Barcelona que terminó sucumbiendo 4-1 en la ida de su serie de octavos de final de la Liga de Campeones.

Y esta vez, no hay indicios que presagien otra memorable remontada para el club catalán como la ocurrida hace casi cuatro años cuando se impusieron 6-1 para revertir un 4-0 adverso en París.

Los azulgranas lucieron magullados tras el revés del martes, con jugadores y el técnico Ronald Koeman reconociendo que no estuvieron a la altura de un muy superior PSG.

Urgen cambios en el Barça.

No se esgrimieron excusas o se intentó apelar al orgullo propio tras el partido. Fue una derrota sin paliativos que dejó el ánimo de los jugadores por los suelos. El tono al hablar delató a un equipo desmoralizado.

Koeman tampoco fue capaz de soplar algo de optimismo, esencialmente tirando la toalla de cara al partido de vuelta en París dentro de tres semanas.

“Te puedo mentir pero perdiendo 4-1 en casa hay muy pocas opciones”, dijo el técnico holandés.

Lo que más dolió fue la manera cómo sucumbieron, borrados de la cancha durante la mayor parte del trámite.

“Hay que reconocer que han sido superiores”, dijo Koeman. “Han demostrado, sobre todo en la segunda parte, que tienen un equipo más completo que nosotros. Hay que aceptarlo y seguir mejorando”.

Ha pasado mucha agua bajo el puente desde la remontada del 6-1 en 2017, con el Barça perdiendo su aureola dominante en Europa.

En cambio, el PSG no ha parado de reforzarse con grandes figuras en busca de conquistar el máximo título continental. Perdieron la final de la pasada edición ante el Bayern Múnich, los mismo que vapulearon 8-2 al Barcelona en los cuartos de final.

“Estamos cambiando cosas”, dijo Koeman, quien tomó las riendas tras la debacle ante el Bayern. “El partido nos ha demostrado que nos faltan cosas para estar al mejor nivel, especialmente en nivel de Champions”.

En busca de su primera consagración en la Champions desde 2015, el Barcelona se sumergió en el caos tras la derrota en el Bayern. Se debate en una crisis institucionales y sus problemas financieros se han exacerbado por la pandemia de coronavirus.

El club catalán ha alcanzado los cuartos de final de la Champions en 13 ocasiones consecutivas, sin fallar desde 2007. Esa temporada 2007-08 había sido la última desde que el Barça se quedó sin ganar un solo título hasta la pasada campaña.

Pero habían dado muestras de recuperación en las semanas previas a la eliminatoria contra el PSG. Las bajas de Neymar y Ángel Di María en el campeón francés parecían conspirar a favor de los azulgranas, cuyo astro Lionel Messi llegaba entonado con nueve goles en sus últimos nueve partidos.

Pero el equipo se fue diluyendo tras un promisorio arranque, con un gol de penal de Messi a los 27 minutos.

El PSG no se amilanó al seguir el plan táctico de su técnico Mauricio Pochettino. Le dieron la vuelta al marcador con la tripleta de un inmenso Kylian Mbappé y otro gol de Moise Kean.

Los papeles se invirtieron. El PSG se mostró como el titán europeo, y los jugadores del Barcelona lo sintieron.

“No es la imagen que queríamos”, dijo Griezmann. “Hay que trabajar e intentarlo hasta el último segundo. Iremos allí a ganar, a intentar pasar, sabemos que es complicado, pero no vamos a ir a París de visita”.





Atlético de Madrid cae ante el Chelsea en octavos de final

Compartir en:

EFE,  España, Madrid, 

El Atlético de Madrid se despidió de la Liga de Campeones, otra vez inferior al Chelsea. El equipo ingles descifró bien su rompecabezas, certificando la decepción con un gol de Hakim Ziyech y otro de Emerson que mandaron al Atlético un año más a casa antes de tiempo (2-0).

Y ya son cuatro años sin pisar las semifinales, con solo unos cuartos de final en las últimas cuatro campañas. Una eliminación ante el Chelsea sin hacer un solo gol. Una derrota ante un equipo que, simplemente, fue mejor.



Bayern Múnich derrota a la Lazio y avanza a los cuartos de final

Compartir en:

EFE,  Germany, Bayern, Munich, 

El Bayern se clasificó este miércoles para los cuartos de final de la Liga de Campeones al derrotar por 2-1 al Lazio con goles de Robert Lewandowski, de penalti, y Eric-Maxim Choupo Moting, lo que le remataba de sobra la victoria por 1-4 en el partido de ida.

El Bayern jugó sin Manuel Neuer, debido a un resfriado, y en la portería estuvo su suplente Alexander Nübel. Del lado del Lazio el goleador Ciro Immobile empezó el partido en el banquillo.



Manchester City deja en el camino al Borussia Monchengladbach

Compartir en:

EFE,  Reino Unido, Greater Manchester, Manchester, 

El Manchester City despachó sin sobresaltos al Borussia Monchengladbach (2-0) y firmó su presencia en los cuartos de final de la Liga de Campeones por cuarta temporada consecutiva.

Los de Pep Guardiola sentenciaron rápido el partido en el primer cuarto de hora con un golazo de Kevin de Bruyne y otro de Ilkay Gündogan, que dejaban la eliminatoria sentenciada después del 0-2 logrado en este mismo escenario, el Puskas Arena de Budapest (Hungría) en la ida.



Real Madrid recupera liderazgo ante el Atalanta

Compartir en:

EFE,  España, Madrid, 

Real Madrid 3-1 Atalanta. El orgullo del fútbol español lo salva, de momento, el Real Madrid en la Liga de Campeones, que contuvo el poderío ofensivo del Atalanta, castigó sus errores y recuperó autoridad en una competición en la que no entiende de imposibles.

Desde el orden y la concentración. Desde la solidaridad y una mayor calidad individual. También desde una renuncia a su identidad habitual, con un sistema defensivo que, curiosamente, aumentó su pegada, el Real Madrid accede tres años después a los cuartos de final exhibiendo una imagen repleta de firmeza.

Goles de los merengues; Karim Benzema, Sergio Ramos, Marcos Asencio y descontó Luis Muriel del Atalanta. 



Barcelona fracasa en la remontada ante el PSG

Compartir en:

Ciudad de México, Mexico, 

El Barcelona se quedó corto en el Parque de los Príncipes y empató 1-1 contra el París Saint-Germain en los octavos de final de Champions League, gracias a la actuación de Keylor Navas, quien atajó un penal a Lionel Messi. 

 Hasta 10 paradas firmó el tico, incluido un penalti a Messi, que mantuvo en pie a su equipo frente a una avalancha de juego de los visitantes, que dejaron una imagen imponente, aunque les faltó acierto de cara al gol. 

Con tres atrás y De Jong como libre, los de Ronald Koeman salieron a por todas, secaron a Mbappé, su verdugo en la ida, y arrinconaron al PSG, que había avisado que saldría a por la victoria pero se vio obligado a achicar agua ante el torbellino rival. 

La velocidad de Dembelé fue un estilete, rompió una y otra vez la zaga parisina, pero le faltó dinamita cuando no se encontró con el inspirado Navas y la remontada imposible solo parecía posible por la buena imagen del Barcelona. 

El atacante francés, situado en el puesto de 9, alimentó con tres ocasiones en un cuarto de hora el sueño a medida que se achicaba el PSG, colgado a alguna internada de Mbappé, cuyo peligro seguía pesando en la memoria azulgrana tras su gran actuación en el Camp Nou. 

El duelo parecía resumido en un cara a cara entre los dos franceses, aunque el del PSG metió más miedo, colocó a Mingueza con una tarjeta y dio algo de oxígeno a su equipo, aunque siguió sometido a la dictadura barcelonista.

A la media hora una temeridad de Lenglet, que pisó a Icardi, pasó desapercibida al colegiado pero no al VAR, que permitió de penalti a Mbappé marcar su cuarto tanto en la eliminatoria.

El Barcelona, que mantenía la obligación de marcar 4, siguió creyendo con las mismas armas y mereció pronto el empate, que tras un disparo al larguero de Dest, solo llegó en un impresionante disparo de Messi desde 35 metros que se coló por una escuadra de Navas, la única forma de superar al tico. 

El argentino pudo superarle de nuevo en el ocaso del primer tiempo, tras un penalti de Kurzawa sobre Griezmann, pero Navas adivinó la trayectoria y rechazó el disparo de la pena máxima que rebotó en el larguero. 

El fallo del penalti de Messi pesó en la moral del Barcelona, que salió con menos ahínco tras el descanso, sin la misma fe tras ver cómo todo el despliegue del primer periodo no había servido para dejar apuntalada la remontada. 

Pochettino modificó algo su dispositivo, presionó más alto y le costó más al Barcelona instalarse en el área rival.  

Pese a ello, se procuró alguna ocasión, menos que en el primer tramo y con el mismo mal acierto de los atacantes y el bueno de Keylor, que volvió a mostrarse decisivo. 

Sufrió menos el PSG a medida que los minutos le hacían acercarse a la clasificación y el miedo de la remontada se iba alejando. 



Apuestas Deportivas en Linea Betway