Final de la Champions League no se jugará en Estambul; se muda a Portugal

Compartir en:

Milenio,  Portugal, Lisboa, Lisboa, 

Portugal se perfila para ser confirmada como ciudad anfitriona de la final de la Champions League entre Chelsea y Manchester City, luego que las autoridades portuguesas aprobaron el miércoles la vuelta de los espectadores a los estadios. 

La UEFA oficializará el anuncio antes que termine la semana de que el Estadio del Dragón, con capacidad para 50 mil aficionados, será el escenario del partido el 29 de mayo, informaron a The Associated Press personas al tanto de la planificación. Las fuentes pidieron no ser identificadas para poder referirse a las negociaciones. 

Se prevé que miles de aficionados de ambos ingleses podrán presenciar el duelo. Los estadios en Portugal han estado cerrados durante la pandemia, pero la desescalada de las restricciones permitirán un máximo de 10% de capacidad para la última fecha de la liga el próximo miércoles. 

La UEFA confía que por lo menos 10 mil puedan ingresar al estadio del Porto al trasladar la final de su máximo torneo de club, de Estambul a Portugla, por segundo año seguido. 

El plan inicial era jugar en el estadio Wembley de Londres, pero las negociaciones con el gobierno británico se empantanaron el lunes cuando se no se pudo conseguir que se levante el requisito de cuarentena para que medios e invitados pudieran viajar a Londres para la final. 

Aunque hubiera sido ideal para los miles de aficionados ingleses que el duelo se disputara en casa, Portugal al menos aparece en la “lista verde” del gobierno británico que incluye a 12 países de bajo riesgo y que no requerirán cuarentena a su regreso a partir del próximo lunes.





Kevin de Bruyne sufre fractura de nariz y de órbita izquierda

Compartir en:

Multimedios,  Ciudad de México, Mexico, 

El centrocampista belga del Manchester City Kevin De Bruyne sufre una fractura de nariz y de la órbita izquierda tras su violento choque con el defensa del Chelsea Antonio Rudiger este sábado mientras disputaban la final de la Champions, según explicó el propio jugador en Twitter.

En un mensaje en redes sociales, De Bruyne explicó que le han diagnosticado una fractura aguda en la nariz y otra en la órbita izquierda tras el golpe con Rudiger que le dejó aturdido en el suelo durante varios minutos y finalmente le obligó a retirarse de la final con su equipo 0-1 abajo en el marcador.

"Ahora me encuentro bien. Obviamente, aún decepcionado por lo de ayer, pero volveremos", señaló el belga tras la derrota de su equipo en la final del torneo continental que se disputó en Oporto.

El jugador, que debió incluso abandonar las gradas antes del final del encuentro para recibir tratamiento, es una de las estrellas de la convocatoria de Roberto Martínez para la Eurocopa que comienza en menos de dos semanas, pero aun no está claro cuáles serán las consecuencias de esta lesión para su participación en la competición.

En declaraciones recogidas por el diario Het Laaste Nieuws, el médico deportivo Chris Goossens considera inevitable que el centrocampista tenga que usar una máscara protectora y, aunque advirtió de la dificultad que puede conllevar la fractura en la cuenca del ojo además de la de los huesos de la nariz, se mostró confiado en que pueda volver a jugar en dos semanas.

Los Diablos Rojos debutarán en la Eurocopa el sábado 12 de junio ante Rusia y ya estaba previsto que De Bruyne se incorporase al grupo el lunes 7 de junio, más tarde que el resto, para descansar tras la final de la Champions.



Chelsea vence 1-0 a Manchester City en la final de la Champions League

Compartir en:

Reuters,  Portugal, Lisboa, Lisboa, 

El Chelsea ganó el sábado su segunda Liga de Campeones, y le negó de paso al Manchester City de Pep Guardiola la primera, con un gol de Kai Havertz en la primera mitad que le dio una victoria 1-0 en una final totalmente inglesa en el Estadio Do Dragao de Oporto.

El joven mediapunta alemán, fichaje récord en la historia del Chelsea, aprovechó un gran pase de Mason Mount y eludió al portero del City, Ederson, antes de lanzar el balón hacia una red vacía en el minuto 42 para decidir finalmente un encuentro muy apretado.

A pesar de ganar tres de los últimos cuatro títulos de la Premier League con el City, el español Guardiola no pudo añadir a su palmarés el codiciado trofeo europeo que ganó por última vez con el Barcelona en 2011.

Para el técnico Chelsea, el alemán Thomas Tuchel, el triunfo llega después de perder con el Paris St Germain la final del torneo la temporada pasada contra el Bayern Munich.

El equipo que lanzó Guardiola al campo fue sorprendente, con Raheem Sterling en el flanco izquierdo y ninguno de los dos mediocampistas centrales que usa habitualmente, Fernandinho o Rodri. En cambió, eligió a Ilkay Gundogan para proteger a la línea de fondo.

Rápidamente se hizo evidente que el movimiento táctico había dejado a la defensa del City muy expuesta, con un Chelsea que se creaba varias oportunidades al inicio del partido, tres de las cuales cayeron en los pies del alemán Timo Werner, quien no las pudo capitalizar.

Tuchel ganó la batalla táctica contra Guardiola y aunque el City mejoró después del descanso, nunca pudo dominar a su rival y mostrar su fluidez habitual en ofensiva. También sufrió un duro golpe cuando Kevin de Bruyne, una de sus figuras, salió lesionado después de un choque con Antonio Rudiger.

El Chelsea sobrevivió a siete minutos de tiempo de descuento, en los que Riyad Mahrez pudo marcar el empate con un remate sobre el travesaño poco antes de que se iniciaran las celebraciones de los viajeros hinchas del equipo londinense.