Patrones deberán pagar internet y otros insumos si trabajas en casa

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Los empleadores deberán asumir los costos derivados del teletrabajo o Home Office, es decir, el pago de servicios de telecomunicación (internet) y la parte proporcional de electricidad, así como otros insumos, según una reforma avalada en la Cámara de Diputados.

El Home Office es una modalidad laboral que se volvió indispensable ante la pandemia por el Covid-19; sin embargo, las condiciones laborales no siempre fueron respetadas y surgieron varias quejas de trabajadores al respecto.

En la sesión del martes, legisladores de San Lázaro aprobaron una reforma a la Ley Federal del Trabajo, en materia de teletrabajo, misma que fue devuelta al Senado para ser analizada y, en su caso, aprobada con los cambios.

De acuerdo a datos de la CEPAL entre el primer y segundo trimestre de 2020, el tráfico de sitios web y usos de aplicaciones relacionadas con el teletrabajo en el mundo, aumentó 324 por ciento.

Esto también impactó en México, ya que según datos de la Facultad de Psicología de la UNAM el 70 por ciento de la actividad productiva se realiza por teletrabajo.

¿Qué dice el dictamen sobre el home office?

De acuerdo con el dictamen, se define que el home office es una forma de trabajo que se realiza en lugares distintos al establecimiento o establecimientos del patrón, por lo que no se requiere la presencia física de la persona trabajadora.

Sin embargo, se aclara que no se podrá considerar como home office aquel que se realice de forma ocasional o esporádica; las condiciones de trabajo se harán constar por escrito mediante un contrato y cada una de las partes conservará un ejemplar.

Solo cuando el 40% del cumplimiento laboral sea fuera del centro de trabajo, será considerado como de modalidad home office.

Además, señala que las condiciones de trabajo se harán constar por escrito mediante un contrato y cada una de las partes conservará un ejemplar.

--Patrones deberán pagar el internet en home office

En modalidad de home office, los patrones tendrán como obligaciones especiales: proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.

También, recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas.

Otro de los puntos importantes es que el patrón deberá asumir los costos derivados del home office, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación (internet) y la parte proporcional de electricidad.

"No importa cuáles sean esos medios de comunicación, pueden ser un teléfono, un fax o medios más sofisticados, como redes locales o satélites, correo electrónico, videoconferencias o cualquier otra cosa no conocida aún.

"Las tecnologías de información no sólo presuponen información como un enlace con su empleado, sino un elemento fundamental en la tarea a realizar, cómo consultar una base de datos, navegar en la red en busca de información relacionarse con personas de cualquier parte del mundo y de un mismo equipo de trabajo o compañía" se indica en el dictamen.

Igualmente, se establecen obligaciones especiales para los trabajadores, como el cuidado, guarda y conservación de los insumos proporcionados para realizar sus labores; respetar las disposiciones en materia de seguridad y salud en el trabajo, y la protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades.

--Trabajar solo la jornada laboral

Otro de los puntos importantes es que el trabajador sólo deberá trabajar su jornada de trabajo y que el empleador deberá promover el equilibrio en las relaciones laborales, así como observar la vida personal con la jornada laboral con perspectiva de género.

En el dictamen se argumenta que los trabajadores tienen que ser capaces de administrar su tiempo, equilibrando vida personal y vida laboral.

Para ello deben implementarse y respetarse horarios de trabajo, fomentando también la desconexión fuera de estos horarios.

En cuanto al respeto de la vida personal, se indica que es necesario marcar una línea divisoria entre el trabajo y la vida personal.

Para ello, el patrón debe respetar y ser flexible con los horarios del trabajador, y este debe ser capaz de distanciarse de la familia para evitar distracciones mientras realiza su trabajo.

Por último, se ubican disposiciones para garantizar el derecho a la intimidad, respetando los datos personales y acotando las circunstancias bajo las cuales se podrán utilizar cámaras de video y micrófono.





Internet hace menos inteligente al ser humano

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

El internet y los dispositivos móviles son grandes herramientas de comunicación que, por ejemplo, permiten llevar conocimiento y educación a prácticamente todo el mundo. Su utilidad en tiempos de pandemia ha quedado más que demostrada. Sin embargo, no todo es positivo, también está transformando la manera en que la gente se relaciona y aprende y, al parecer, nos estamos volviendo menos inteligentes.

Uno de los expertos que lleva años advirtiendo sobre el tema es Nicholas Carr el autor de The shallows: what the Internet is doing to our brains ("Superficiales: lo que internet está haciendo con nuestras mentes") el cual se volvió un éxito de ventas cuando se publicó en 2011. En su libro plantea que los hipervínculos no nos permiten concentrarnos y recientemente ha trasladado su teoría a los celulares que, asegura, debilitan nuestra forma de pensar incluso cuando están apagados.

"Por desgracia, mis predicciones sobre internet se han cumplido y son incluso peores de lo que esperaba", declaró Carr en una entrevista que concedió a BBC Mundo.

El autor estadounidense ha hablado en diversas ocasiones de los efectos perjudiciales que tiene el internet en nuestra capacidad de concentración, memoria y procesamiento de la información. Cuando el autor comenzó a plantear sus ideas no había tantas investigaciones al respecto, ahora se sorprende de los cambios que la conectividad ha traído en la manera en que los humanos pensamos y leemos.

Carr aceptó que hace 10 años, cuando lanzó su libro, tenía dudas sobre si estaba dándole demasiada importancia a esa tendencia. "Lamentablemente, los estudios que se han publicado en los últimos años respaldan lo que predije. De hecho, los efectos adversos de la tecnología en nuestra capacidad mental son incluso mayores de lo que yo me esperaba".

En los últimos años el especialista se ha dedicado a realizar más investigaciones sobre el tema y, asegura que cuando tenemos cerca el teléfono (incluso aunque esté apagado), nuestra capacidad para resolver problemas, concentrarnos e incluso tener conversaciones profundas disminuye. "Nos volvemos tan absortos con la información que nos ofrece el celular que hasta cuando no lo usamos estamos pensando en hacerlo. El uso de esta tecnología tiene grandes repercusiones mentales porque nos roba nuestra atención, y eso hace que pensemos más deficientemente".

Hay esperanza

A pesar de la parte negativa que Carr identifica por el uso constante de internet y los dispositivos móviles, también señala que, afortunadamente los usuarios son cada vez más conscientes de los riesgos.

"Hace 10 años, cuando escribí The Shallows, todavía estábamos muy entusiasmados con internet, con nuestros nuevos smartphones, con Facebook y Twitter. Nos fascinaba la cantidad de información que obteníamos todo el tiempo. Desde entonces nos hemos vuelto, tanto como individuos como sociedades, mucho más conscientes de que esta tecnología está cambiando cómo pensamos y de que está haciendo que nos resulte mucho más difícil concentrarnos", comentó a la BBC.

También dijo que la tecnología "no es para nada el grandioso boom que se concibió en el 2010. Lo bueno es que al menos nos estamos dando cuenta de nuestra dependencia hacia ella y de los problemas que causa".

No obstante, aunque los usuarios ya identifican que hay una parte negativa, es les muy difícil reducir la dependencia. "Un cambio de dirección requerirá cambios en el comportamiento individual. Tendremos que cuestionar nuestras normas sociales", aunque agregó, "tengo mis dudas sobre si seremos exitosos en eso o no. Dar marcha atrás en este punto de un comportamiento al que ya nos hemos acostumbrado es un reto muy difícil".

Los cambios más preocupantes

La razón detrás de la preocupante transformación en la manera en que nos comportamos y pensamos actualmente es que el cerebro humano se adapta a su entorno, es decir, nuestra mente se puede volver muy buena en los modos de pensar que practicamos mucho, pero si no los hacemos comienza a perder esa habilidad.

El problema es que, en términos generales, internet nos brinda información de una manera que debilita nuestra capacidad para prestar atención esto porque al usar los dispositivos obtenemos una enorme cantidad de información, pero nos llega de manera muy fragmentada a través de sonidos, fotos, videos, textos, todos los cuales compiten entre sí. A ello hay que sumar las muchísimas interrupciones de las alertas y notificaciones.

"Hemos aprendido a estar constantemente estimulados para recabar pedacitos de información todo el tiempo, pero no nos sentimos estimulados para tomarnos las cosas con calma, para concentrarnos, para estar enfocados en algo, para prestar atención", advirtió Nicholas Carr.

Es por ello que, en su opinión, se están perdiendo habilidades como la contemplación, la reflexión, la introspección, incluso la respiración profunda porque estas requieren que prestemos atención, que eliminemos las distracciones y las interrupciones.

Agregó que si bien herramientas como Google proporcionan mucha información que ayuda a investigar más rápidamente, a la larga, quebranta nuestra capacidad de pensar en profundidad.

"Cuando llegó internet, todo el mundo pensó que nos íbamos a volver más inteligentes, pero si te fijas en los indicadores de inteligencia, más bien vemos lo contrario. Nos estamos volviendo menos inteligentes, más cerrados de mente y, de cierta manera, intelectualmente limitados por la tecnología", dijo Carr.

Además alertó que, aunque las redes sociales no fueron diseñadas con el propósito de informar, hoy obtenemos fragmentos de noticias y de titulares que suele ser muy emocionales y a menudo son noticias falsas. "Eso hace que vivamos en sociedades más polarizadas, que pensemos de manera más emocional y menos racional, aun cuando se trata de asuntos muy complejos. Hemos visto todo tipo de efectos dañinos que emergen de la pereza y la conveniencia de nuestra decisión de usar las redes sociales como el principal medio para informarnos sobre casi cualquier cosa".



Aprueban ley que regula el home office en México

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Esta noche de miércoles, el pleno del Senado de la República aprobó la minuta de dictamen de reformas a la Ley Federal del Trabajo en materia de Teletrabajo.

Esto quiere decir que se reconoce el teletrabajo como el desempeño de actividades remuneradas en lugares distintos al establecimiento del patrón, por lo que no se requiere la presencia física en el centro de trabajo; así como el uso de las tecnologías de la información y comunicación para establecer comunicación entre trabajador y patrón.

La minuta enviada por los diputados establece que se deberá hacer constar por escrito las condiciones de trabajo en un contrato, que se le deberán entregar insumos y equipo de trabajo a los trabajadores, así como los mecanismos de contacto.

También se reconoce el derecho a la desconexión, y se reconoce la necesidad de establecer mecanismos de capacitación y asesorías para garantizar la adaptación y aprendizaje.

Se obliga a dar el mismo trato a los trabajadores a distancia que a quienes lleven a cabo sus actividades de manera presencial.

Solamente podrán utilizarse cámaras de video y micrófonos de manera extraordinaria para supervisar a los trabajadores; se les deberán pagar insumos para llevar a cabo sus funciones; los salarios no deberán ser inferiores a los trabajadores presenciales y habrá inspectores del trabajo para verificar el cumplimiento de la Ley.

¿Qué es el Home Office o Teletrabajo? Durante la pandemia por Covid-19, se hizo popular la forma de trabajo denominada como Teletrabajo o Home Office, que consiste en que los empleados laboren desde sus hogares, sin necesidad de asistir al establecimiento o establecimientos del patrón, o sea, no se requiere la presencia física del trabajador.

Esto por las medidas sanitarias que se recomendaron por parte de autoridades de salud, para evitar contagios.

Pero, durante este periodo también hubo muchas quejas por parte de los trabajadores, quienes decían que no se respetaban las condiciones laborales.

Debido a esto, se aprobó una reforma a la Ley Federal del Trabajo por parte de los legisladores de San Lázaro, misma que fue devuelta al Senado, en donde fue analizada, y aprobada.

Según datos de la Cepal, entre el primer y segundo trimestre de este año, el tráfico de sitios web y usos de aplicaciones relacionadas al Teletrabajo en el mundo, aumentó hasta un 324%.



Patrones deberán pagar el internet y otros insumos si trabajas desde casa

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Los empleadores deberán asumir los costos derivados del teletrabajo o Home Office, es decir, el pago de servicios de telecomunicación (internet) y la parte proporcional de electricidad, así como otros insumos, según una reforma avalada en la Cámara de Diputados. 

El Home Office es una modalidad laboral que se volvió indispensable ante la pandemia por el Covid-19; sin embargo, las condiciones laborales no siempre fueron respetadas y surgieron varias quejas de trabajadores al respecto. 

En la sesión del martes, legisladores de San Lázaro aprobaron una reforma a la Ley Federal del Trabajo, en materia de teletrabajo, misma que fue devuelta al Senado para ser analizada y, en su caso, darle 'luz verde' y sea una realidad. 

De acuerdo a datos de la CEPAL entre el primer y segundo trimestre de 2020, el tráfico de sitios web y usos de aplicaciones relacionadas con el teletrabajo en el mundo, aumentó 324 por ciento. 

Esto también impactó en México, ya que según datos de la Facultad de Psicología de la UNAM el 70 por ciento de la actividad productiva se realiza por teletrabajo.


¿Qué dice el dictamen sobre el home office? 

De acuerdo con el dictamen, se define que el home office es una forma de trabajo que se realiza en lugares distintos al establecimiento o establecimientos del patrón, por lo que no se requiere la presencia física de la persona trabajadora. 

Sin embargo, se aclara que no se podrá considerar como home office aquel que se realice de forma ocasional o esporádica. 

Solo cuando el 40% del cumplimiento laboral sea fuera del centro de trabajo, será considerado como de modalidad home office. 

Además, señala que las condiciones de trabajo se harán constar por escrito mediante un contrato y cada una de las partes conservará un ejemplar.


Patrones deberán pagar el internet en home office 

En modalidad de home office, los patrones tendrán como obligaciones especiales: proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros. 

También, recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas. 

Otro de los puntos importantes es que el patrón deberá asumir los costos derivados del home office, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación (internet) y la parte proporcional de electricidad.

“No importa cuáles sean esos medios de comunicación, pueden ser un teléfono, un fax o medios más sofisticados, como redes locales o satélites, correo electrónico, videoconferencias o cualquier otra cosa no conocida aún. 

“Las tecnologías de información no sólo presuponen información como un enlace con su empleado, sino un elemento fundamental en la tarea a realizar, cómo consultar una base de datos, navegar en la red en busca de información relacionarse con personas de cualquier parte del mundo y de un mismo equipo de trabajo o compañía" se indica en el dictamen. 

Igualmente, se establecen obligaciones especiales para los trabajadores, como el cuidado, guarda y conservación de los insumos proporcionados para realizar sus labores; respetar las disposiciones en materia de seguridad y salud en el trabajo, y la protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades. 

 

Trabajar solo la jornada laboral

También se indica que el trabajador sólo deberá trabajar su jornada de trabajo y que el empleador deberá promover el equilibrio en las relaciones laborales, así como observar la vida personal con la jornada laboral con perspectiva de género.

En el dictamen se argumenta que los trabajadores tienen que ser capaces de administrar su tiempo, equilibrando vida personal y vida laboral. 

Para ello deben implementarse y respetarse horarios de trabajo, fomentando también la desconexión fuera de estos horarios. 

En cuanto al respeto de la vida personal, se indica que es necesario marcar una línea divisoria entre el trabajo y la vida personal. 

Para ello, el patrón debe respetar y ser flexible con los horarios del trabajador, y este debe ser capaz de distanciarse de la familia para evitar distracciones mientras realiza su trabajo. 

Por último, se ubican disposiciones para garantizar el derecho a la intimidad, respetando los datos personales y acotando las circunstancias bajo las cuales se podrán utilizar cámaras de video y micrófono. 



Gobierno trabaja para llevar internet a todo el país: AMLO

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este martes que su administración trabaja para llevar el servicio de internet a todo el país, por lo que garantizó que a finales de este año se tendrá una cobertura de 69 mil 269 localidades y el próximo año esta cifra casi se duplicará para llegar a 122 mil 348 comunidades.

En su cuenta de Twitter, el titular del Ejecutivo informó que la mañana de este miércoles se reunió en Palacio Nacional con Bernardo Sepúlveda, presidente de Altán Redes y el director general, Salvador Álvarez, como parte de los esfuerzos para llevar internet a todo el país.

La cobertura universal de internet es uno de los 100 compromisos que hizo López Obrador el 1 de diciembre de 2018 al tomar posesión como presidente de la República, y donde detalló que se utilizaría la infraestructura y líneas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

"Habrá cobertura universal en telecomunicaciones y se conectará al país con internet utilizando la infraestructura y las líneas de la Comisión Federal de Electricidad. Este servicio será gratuito en carreteras, plazas, escuelas, hospitales e instalaciones públicas", dijo ese día.



Proponen que empresas de internet indemnicen a sus clientes si el servicio falla

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

El internet ya era una herramienta básica para muchos desde hace tiempo. Sin embargo, debido a la pandemia, se volvió indispensable para realizar tareas como estudiar, trabajar y también para entretenerse. Es por ello tan frustrante cuando el servicio llega a fallar y los clientes no pueden hacer más que reportarlo y esperar. Pero una propuesta en la Cámara de Diputados busca que los usuarios sean recompensados de inmediato. 

El diputado del PAN, Jorge Arturo Espadas, propuso modificaciones a las Leyes Federales de Protección al Consumidor, y de Telecomunicaciones y Radiodifusión, argumentando que el incremento en el uso del internet durante la pandemia ha dejado al descubierto los grandes problemas que tiene la tecnología en su aplicación, así como la accesibilidad en muchos lugares.

“Las empresas que se encargan de proveer el acceso a internet se han enfocado en aumentar sus planes y capacidades para otorgar el mejor servicio durante la presente situación, sin embargo, no ha sido suficiente debido a los altos reportes en las fallas del servicio”, se puede leer en la propuesta.

Añade que debido a que la mayoría de las empresas tuvieron la oportunidad adoptar el home office, se pudo comprobar que no en todos los casos se brinda un acceso adecuado a internet lo cual, explica, no es un problema reciente, aunque sí se se han incrementado las fallas en la conexión derivado de la alta demanda que se ha tenido en los hogares.

El diputado argumenta que hoy en día se ha vuelto indispensable tener una conexión de internet rápida y eficaz, líneas telefónicas activas y servicios de luz para seguir trabajando a distancia o asistir a las clases virtuales. El problema es que, de acuerdo con un reporte de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en los meses de enero y abril del 2020 se recibieron 5 mil 407 inconformidades para el sector de telecomunicaciones y las reclamaciones más recurrentes consistieron en la negativa a la entrega del bien o servicio (18%), negativa a la rescisión del contrato (12%) y negativa al error de cálculo en consumo (11%).

De acuerdo con el estudio, en los paquetes donde se ofrecen dos servicios de telecomunicaciones en un solo pago las reclamaciones aumentaron 268% en los primeros cuatro meses de 2020, durante el mismo periodo entre 2020 y 2019 pasaron de 167 a 614 las reclamaciones por usuarios.

“Estas tan solo son las cifras de los cuatro primeros meses cuando la cuarentena estaba iniciando, por lo tanto es urgente que se tengan las nuevas cifras para comprobar que las y los mexicanos siguen teniendo grandes problemas con las coberturas de internet en sus hogares”, se expone en la propuesta.

Indemnización inmediata 

Con la intención de incentivar la generación de buenas prácticas en el sector y garantizar que se otorgará acceso a internet sin fallas, o que las empresas responsables no cobren el servicio si no se está otorgando lo pactado en el contrato, es que se están planteando cambios a las leyes. 

En la propuesta el diputado manifiesta que las empresas con más quejas ante la Profeco fueron Telcel, Izzi y AT&T. El problema que identifica es que muchos usuarios no desean realizar ningún proceso para levantar su reclamación ya que lo consideran tardado y una pérdida de tiempo.

“En ese sentido, la presente iniciativa pretende que los consumidores reciban el servicio de manera adecuada y según lo establecido en el contrato, y que los proveedores se encarguen de hacer un cobro justo y proporcionado según lo prometido”.

A detalle lo que pide el legislador es que los consumidores tengan derecho, a su elección, a la reposición del producto o a la devolución de la cantidad pagada y, en todo caso, a una bonificación, de al menos 20% del precio pagado, que se hará de manera inmediata por parte del proveedor. Esto solo aplicaría en caso de perder acceso al servicio por más de cuatro horas. 

Explica que para determinar la cantidad adecuada se contabilizarán las horas o días en los que no se tuvo el servicio contratado y será aplicado en el siguiente pago del consumidor.

La propuesta fue enviada a comisiones así que habrá que esperar para ver si se aprueba. 



Apuestas Deportivas en Linea Betway