Niños llamaron al 911 mientras la policía no decidía entrar a escuela de Texas

Autoridades señalaron que fue una 'decisión equivocada'

Compartir en:

Reuters,  Estados Unidos, Texas, 

Unos 20 policías esperaron durante casi una hora en un pasillo fuera de las aulas donde un hombre armado mató a 19 niños y dos maestros en una escuela primaria de Texas, incluso cuando se hicieron llamadas al 911 desde el interior de las salas pidiendo que los agentes intervinieran, dijeron el viernes autoridades.

Al menos un niño y un maestro hicieron varias llamadas al número de emergencia 911 desde las dos aulas conectadas luego de que Salvador Ramos, de 18 años, ingresara el martes con un rifle semiautomático AR-15, según el coronel Steven McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Estados Unidos.

En retrospectiva, McCraw dijo a periodistas en una rueda de prensa que "fue una decisión equivocada" que el comandante en el sitio esperara a un equipo táctico especialmente capacitado antes de intentar ingresar a las aulas de la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas.

Alguien a quien McCraw no identificó llamó a la línea 911 varias veces a partir de las 12:03 p. m. y le dijo a la policía entre susurros que había varios muertos y que todavía quedaban entre "ocho y nueve" estudiantes vivos, dijo el coronel. Un estudiante llamó a las 12:47 pm y le pidió al operador que "por favor envíe a la policía ahora".

Los oficiales no entraron al salón de clases hasta las 12:50 pm, según McCraw, cuando el equipo táctico de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos usó las llaves de un conserje para abrir la puerta sellada y abatir a Ramos.

Varios oficiales tuvieron un intercambio inicial de disparos con Ramos poco después de que entrara a la escuela a las 11:33 am, y dos agentes casi fueron alcanzados por las balas. Había hasta 19 oficiales en el pasillo a las 12:03 p. m., dijo McCraw, cuando se recibió la primera llamada al 911 desde el interior del salón de clases.

La policía recuperó 142 balas dentro de la escuela que fueron disparadas con el rifle de Ramos, así como casi dos docenas más en la propiedad del centro educativo, dijo McCraw.

Videos que aparecieron el jueves mostraban a padres desesperados instando a la policía a ingresar en la escuela durante el ataque y algunos tuvieron que ser retenidos por los agentes.

El ataque escolar más letal en Estados Unidos en casi una década ha intensificado el debate de larga data sobre la normas de portabilidad de armas, en momentos en que la Asociación Nacional del Rifle, el principal grupo de defensa de los derechos de uso de armas del país, inicia su reunión anual el viernes en Houston.

Se espera que destacados republicanos, incluido el expresidente Donald Trump y el senador estadounidense Ted Cruz de Texas, asistan a la convención.

El presidente Joe Biden, un demócrata que ha instado al Congreso a aprobar nuevas restricciones de portabilidad de armas, visitará Uvalde el domingo.

Los sobrevivientes describieron escenas terribles dentro de su salón de clases después de que entró el atacante. Un niño le dijo a un reportero de CBS en San Antonio que Ramos dijo: "Es hora de morir", mientras que una niña de 11 años afirmó a CNN que se untó con la sangre de un compañero de clase para parecer muerta.

Visita y accede a todo nuestro contenido | www.cadenanoticias.com | Twitter: @cadena_noticias | Facebook: @cadenanoticiasmx | Instagram: @cadena_noticias | TikTok: @CadenaNoticias | Telegram: https://t.me/GrupoCadenaResumen |





VIDEO: Tiroteo en escuela de Rusia deja al menos 13 muertos, entre ellos 7 niños

Compartir en:

Reuters,  Ciudad de México, Mexico, 

Un hombre armado abrió fuego dentro de una escuela en Rusia, matando al menos a 13 personas e hiriendo a otras 21, reportaron las autoridades rusas.

Entre las víctimas del incidente, ocurrido en la mañana de este lunes en la ciudad de Izhevsk, en la región central de Udmurtia, hay siete niños del colegio, en el que estudian unos mil alumnos.

Dos profesores y dos vigilantes del centro también figuran entre los fallecidos, de acuerdo con las primeras informaciones, las cuales dan cuenta que el autor del atentado se había suicidado.

Lo que se sabe

El gobernador de Udmurtia, Alexander Brechalovn, aseguró que el atacante, al que no identificó, "llevaba un top negro con símbolos nazis y un pasamontañas" y que tras realizar varios disparos "se pegó un tiro".

Sin embargo, minutos después el Comité de Investigación de Rusia, organismo que se ocupa de procesar los delitos más graves, reveló que el autor de la matanza respondía al nombre de Artem Kazantsev, un hombre de unos 30 años, y dijo que había estudiado en el centro.

"Los investigadores están llevando a cabo un registro de su residencia y estudiando su personalidad y su entorno", dijo el comité en un comunicado, en el cual admitió que buscan comprobar su presunta adhesión a "la ideología neofascista", publicó Reuters.

Los medios de comunicación rusos han publicado videos que muestran el pánico en el interior de la escuela número 88, donde se produjo el tiroteo.

Algunas imágenes mostraban sangre en el suelo de un aula y un agujero de bala en una ventana, con niños agachados debajo de los pupitres.

El Ministerio de Sanidad ruso dijo que "14 ambulancias" fueron enviadas el lugar de los hechos para ayudar a los heridos.

El presidente Putin "está acongojado" por el suceso, declaró su portavoz.

La lista sigue creciendo

Lo ocurrido en Izhevsk es el último de una serie de tiroteos que han tenido lugar en escuelas rusas en los últimos años. El incidente más grave hasta ahora se produjo en abril, cuando un hombre armado abrió fuego en una guardería de la región central de Ulyanovsk, dejando un profesor y dos niños muertos.

El autor de este suceso, descrito como "enfermo mental", fue encontrado muerto más tarde, y las autoridades dijeron que se había disparado a sí mismo.

Hasta 2021 este tipo de hechos eran poco frecuentes en Rusia. Sin embargo, ese año el país se vio sacudido por dos matanzas separadas en las ciudades centrales rusas de Kazán y Perm, recordó AFP.

En septiembre de 2021, un estudiante vestido con ropa táctica negra y casco armado con un rifle de caza arrasó los edificios de la Universidad Estatal de Perm matando a seis personas, la mayoría mujeres, e hiriendo a otras dos docenas.

El pistolero se resistió al arresto y fue abatido por las fuerzas del orden.

En mayo de ese mismo año un exalumno de 19 años mató a tiros a nueve personas en su antigua escuela de Kazán. En su momento las autoridades afirmaron que el autor padecía un trastorno cerebral. Sin embargo, se le consideró apto para recibir una licencia para la escopeta semiautomática que utilizó en el crimen.

A raíz de estos sucesos Putin pidió una revisión de las leyes de control de armas y se aumentó la edad para adquirir rifles de caza desde los 18 a los 21 años.

Las autoridades rusas han culpado a la influencia extranjera de estos hechos, diciendo que los jóvenes rusos han estado expuestos en internet y en la televisión a ataques similares como los ocurridos en Estados Unidos.



Niños en Uvalde lidian con trauma tras masacre escolar

Compartir en:

AFP,  Estados Unidos, Texas, Uvalde, 

Una niña corre y se esconde cuando ve a personas delgadas de cabello largo similares al joven que irrumpió en su escuela en Uvalde y mató a 21 personas. Un niño dejó de hacer amigos y jugar con animales. Otra niña siente el corazón latir más rápido cuando se le recuerda la masacre del 24 de mayo en que murió una amiga cercana —en una ocasión fue a un ritmo tan peligroso que tuvo que ser trasladada a un hospital, donde permaneció varias semanas.

La niña de 11 años recibió un diagnóstico de ansiedad, depresión y trastorno por estrés postraumático. Ella y su familia hablaron con The Associated Press a condición de no revelar su nombre real a fin de proteger su identidad.

“Nunca había perdido a alguien antes”, dijo la menor, que añadió que su amiga —una de los 19 estudiantes y dos maestros que murieron en la peor masacre escolar de Estados Unidos en una década— la alentaba en los momentos difíciles. “Ella era una persona muy fuerte”.

Cuando los estudiantes se aprestan a regresar a la escuela en Uvalde el martes por primera vez desde la masacre en la Primaria Robb, los síntomas de TEPT comienzan a aflorar.

Los padres de familia se sienten incapaces de ayudar y los expertos se preocupan porque las comunidades de personas no blancas, como la mayoría hispana en Uvalde, enfrentan la inequidad en el acceso a la atención a problemas de salud mental. Para las familias de bajos ingresos, puede ser aún más difícil, pues el acceso a los limitados recursos requiere a menudo largas esperas para ser remitido a través de programas de asistencia médica como el Medicaid.

“Es difícil escuchar por lo que están pasando esos niños a tan temprana edad”, dijo Yuri Castro, madre de dos hijos en Uvalde cuyo primo murió en la masacre. Sus hijos fueron estudiantes de los dos maestros asesinados. Castro conoce a niños tan traumatizados que han dejado de hablar.

Los tiroteos escolares alteran dramáticamente las vidas de los sobrevivientes. Para algunos, los síntomas persisten durante años. Y no es fácil encontrar tratamiento de calidad.

En años recientes, los legisladores en Texas se han centrado en dedicar dinero a los servicios de salud mental, asignando más de 2.500 millones de dólares a eso en el año fiscal actual.

Pero de acuerdo con la familia de la niña de 11 años, que desde hace mucho tiempo residen en Uvalde, el único centro de salud mental en el área —a tan solo unas cuadras de la primaria Robb— fue apenas usado o mencionado, lo que crea preocupación sobre la falta de conocimiento sobre los indicios y síntomas de enfermedades mentales y sobre el estigma que afecta a quienes buscan ayuda.

La madre de la menor cuya taquicardia la llevó al hospital señala que las conversaciones abiertas sobre la salud mental fueron tabúes previamente en la comunidad hispana, donde culturalmente, los problemas de salud mental son descartados como holgazanería, aburrimiento o berrinches.

“Recuerdo que cuando era niña oía ‘vete, estás chiflada’”, dijo la madre.

Ahora, afirma, el pueblo está aceptando la realidad de la salud mental pese a que alguna gente aún pregunta por qué sobrevivientes como su hoja necesitan ayuda.

Los miembros de la comunidad se han estado apoyando entre sí, hablando con familiares y amigos y aprovechando los recursos comunitarios que ha sido establecidos, incluyendo terapia mental por la Cruz Roja y apoyo emocional de las iglesias.

Los padres de uno de los niños que murieron en la masacre crearon una organización que encabezará retiros en la naturaleza para familiares de víctimas y sobrevivientes. Los residentes además tienen grupos en redes sociales en los que pueden compartir recursos de salud mental y expresar su dolor.

La Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas contrató a varias organizaciones para crear una línea telefónica directa de salud mental que en seis semanas atendió casi 400 llamadas.

Martha Rodriguez, que coordinó los esfuerzos para ayudar a los estudiantes a recuperarse tras la masacre en la escuela secundaria Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, dijo que las autoridades tienen que visitar la comunidad para asegurarse de que los recursos adecuados están disponibles. Dijo que lidiar con los estigmas y enviar a proveedores que entiendan el lenguaje y los valores de las familias es clave.

“Algunas familias podrían sentirse incómodas hablando de sus aflicciones y necesidades”, subrayó.

Muchas familias afectadas por la masacre son católicas. La madre de una niña que sobrevivió el ataque dijo que su hija solamente había podido hablar de lo que siente con un sacerdote en Houston —a 450 kilómetros (280 millas) de Uvalde— al que acude la familia cuando visita a parientes.

“Va a ser una larga travesía. No va a ser algo que podamos resolver con un poco de trabajo”, dijo el arzobispo de San Antonio, Gustavo García Siller.

Visita y accede a todo nuestro contenido | www.cadenanoticias.com | Twitter: @cadena_noticias | Facebook: @cadenanoticiasmx | Instagram: @cadenanoticiasmx | TikTok: @CadenaNoticias | Telegram: https://t.me/GrupoCadenaResumen |



Reportan ''múltiples víctimas'' durante tiroteo en Baltimore

Compartir en:

El Universal,  Estados Unidos, Maryland, Baltimore, 

"Múltiples víctimas" resultaron heridas en un tiroteo reportado en el noroeste de Baltimore, Estados Unidos, según el sindicato de bomberos de la ciudad.

El Local 734 de la IAFF de Bomberos de Baltimore dijo que se enviaron cuatro unidades de EMS a la escena en las avenidas Park Heights y Shirley en Central Park Heights, reportó CBS News.

No está claro cuántas personas resultaron heridas en el tiroteo. Las condiciones de las víctimas tampoco estaban claras.

Los servicios de emergencia estaban tratando a las víctimas tanto en la escena como transportándolas al hospital.

Las condiciones de los afectados seguían sin estar claras y no se dieron más detalles sobre los eventos que llevaron al tiroteo.

Las imágenes publicadas en las redes sociales por la policía de Baltimore mostraban una cinta policial amarilla acordonando el área afectada.

Visita y accede a todo nuestro contenido | www.cadenanoticias.com | Twitter: @cadena_noticias | Facebook: @cadenanoticiasmx | Instagram: @cadenanoticiasmx | TikTok: @CadenaNoticias | Telegram: https://t.me/GrupoCadenaResumen |



Policía de Washington reporta tiroteo con probables víctimas

Compartir en:

El Universal,  United States, Washington, 

Varias personas resultaron heridas este miércoles en un tiroteo en Washington, anunció la Policía de la capital, que no precisa un balance de víctimas, aunque según algunos medios locales hay dos fallecidos.

El suceso tuvo lugar en el noroeste de la ciudad y la cadena NBC señaló que cuatro personas fueron atacadas y dos de ellas han muerto. 

La Policía llegó al lugar después de las 12:45 hora local y acordonó la zona y redirigió el tráfico mientras se investiga lo sucedido.

Todavía no ha trascendido ni el motivo de los hechos ni hay cifras oficiales sobre la cantidad de víctimas, pero según el medio WUSA9 la unidad de homicidios fue llamada a la zona.



Pistolero mata a tres integrantes de una familia que estaba acampando en Iowa

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Tres miembros de la familia fueron asesinados a tiros mientras acampaban en un parque estatal en el este de Iowa este viernes, y el presunto pistolero murió de una herida de bala autoinfligida, dijo la policía.

Los oficiales respondieron a los informes del tiroteo en el campamento del parque estatal Maquoketa Caves antes de las 6:30 am del viernes, dijo la División de Investigación Criminal de Iowa en un comunicado. Los oficiales encontraron a tres personas muertas a tiros en una tienda de campaña en el campamento, dijo el subdirector de la división, Mitch Mortvedt.

Las tres víctimas estaban emparentadas, dijo Mortvedt. No proporcionó sus nombres o edades, explicó cómo estaban relacionados ni proporcionó un motivo para los asesinatos.

Los funcionarios evacuaron de inmediato a todos del parque, un campamento de verano para niños en los terrenos y el campamento. Una vez que se completó la evacuación, el único campista registrado que no se tuvo en cuenta fue Anthony Sherwin, de 23 años, dijo Mortvedt.

“Se sabía que estaba armado. Eso, por supuesto, también aumentó nuestra conciencia”, dijo Mortvedt. Iowa permite que las personas con permisos porten armas de fuego prácticamente en cualquier parte del estado. Las autoridades no dijeron si Sherwin tenía un permiso.

Usando un avión para ayudar a buscar en el área, la policía encontró más tarde a Sherwin muerto por una herida de bala autoinfligida en un área boscosa del parque. Sherwin vino de Nebraska y los investigadores no creen que haya tenido ninguna relación previa con las víctimas, dijo Mortvedt.

Mortvedt dijo que no podía decir si Sherwin tenía antecedentes penales. Una búsqueda de registros judiciales en línea en Nebraska e Iowa no produjo ningún registro de conducta delictiva anterior.

Las autopsias de Sherwin y las víctimas estaban programadas para realizarse durante el fin de semana, dijo Mortvedt, y es probable que se publique más información en función de esos hallazgos.

El parque, que permaneció cerrado el viernes, está a unas 50 millas (80 kilómetros) al este de Cedar Rapids.