Caen presuntos integrantes del CJNG con arsenal en Veracruz

Compartir en:

El Universal,  Mexico, Veracruz, 

Cinco presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación fueron detenidos en el sur de Veracruz con un pequeño arsenal.

Fueron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal y de la Secretaría de la Defensa Nacional quienes lograron la captura en el violento municipio de Playa Vicente.

En la colonia Lomas Verdes de la cabecera municipal, oficiales detectaron a cinco sujetos a bordo de tres motocicletas, quienes llevaban maletas de diferentes tamaños.

Tras una inspección, aseguraron un pequeño arsenal. Se trató de una M4 calibre 5.56 mm, AR-15 calibre 5.56 mm, AK-47 calibre 7.62 x 39 mm, Taurus 9 mm y una granada de fragmentación.

Asi como 16 cargadores, 539 cartuchos útiles, cuatro placas balísticas y un casco Kevlar.

También decomisaron 407 dosis de marihuana con la leyenda "Cártel Jalisco Nueva Generación Oaxaca", 132 (misma droga) que decían "Cártel Jalisco Nueva Generación Veracruz 2019" y 215 de cristal marcadas como "Veracruz 2020 CJNG".

Los detenidos fueron identificados como Jesús "N", alias "Pocholín", Brayan Alejandro "N", Rubén "N", José "N" y Juan Gabriel "N", quienes son señalados de presuntos delitos contra la salud, portación ilegal de armas de fuego y robo de vehículo.





Comando armado del CJNG señala en video que toman posesión de todo un pueblo

El video de más de un minuto muestra a varias personas fuertemente armadas

Compartir en:

Cadena Noticias,  Mexico, Jalisco, 

A través de redes sociales se comenzó a difundir videos de como un grupo armado arribaba al poblado de "El Volantín", en el estado de Jalisco, asegurando que tomarían posesión de todo el lugar. 

En el video se puede observar a sujetos con armas largas y vestidos con chalecos antibalas, además todos posan al lado de una camioneta SUV y realizando gritos relacionados al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

“Llegamos al Volantín y no nos vamos”, “puro cuatro letras”, “no nos vamos del Volantín”, “arriba los bravos”, se puede escuchar en un video de un minuto y medio. 

Visita y accede a todo nuestro contenido | www.cadenanoticias.com | Twitter: @cadena_noticias | Facebook: @cadenanoticiasmx | Instagram: @cadena_noticias | TikTok: @CadenaNoticias | Telegram: https://t.me/GrupoCadenaResumen |



Ingresa operativo a Nuevo San Juan Parangarícutiro; criminales queman autos

Compartir en:

Para intentar evitar el ingreso de las autoridades, criminales y comuneros de esa localidad, incendiaron vehículos.

La quema se extendió a otros puntos, pero del municipio de Uruapan, donde también opera el CJNG.

El despliegue por tierra y aire, está integrado por personal de Seguridad Pública y de Fiscalía del estado, así como por militares y guardias nacionales.

La caravana de fuerzas estatales y federales, avanzó sobre el acceso principal a la cabecera municipal de Nuevo San Juan desde temprana hora.

Al notar la presencia de las autoridades, integrantes de la comunidad y de la organización criminal, le prendieron fuego a un par de vehículos, para evitar el ingreso.

Los convoyes de seguridad, militares, ministeriales y de GN, tomaron el control de la cabecera municipal minutos después, pese a la resistencia delincuencial.

Las escuelas de la localidad suspendieron clases, al igual que el servicio de transporte público; los negocios también fueron cerrados por los comerciantes.


Criminales queman vehículos en respuesta a operativo

En respuesta, los criminales también le prendieron fuego a tres vehículos más, pero en diferentes puntos del municipio de Uruapan.

Los reportes señalan que la quema de unidades en Uruapan, se registra en la colonia La Mora, así como en las localidades de Quirindavara y Cherangueran, hasta el momento.

Sin dar detalles, el gobernador, Alfredo Ramírez Bedolla, confirmó el despliegue operativo en Nuevo San Juan y dijo que más tarde se darán a conocer los resultados.



La silenciosa expansión del Cártel Jalisco en Guatemala

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Todo comenzó con un video publicado en las redes sociales en septiembre pasado, en el que hombres fuertemente armados, con marcado acento mexicano, expresaban lealtad al CJNG y acusaban a la policía guatemalteca de robar un cargamento de drogas.

“Ya vamos por ustedes”, decía el sujeto enmascarado que grabó el video, el cual estaba dirigido a la policía. “Tienen 24 horas para devolver las cosas”.

Aquello hizo encender las alarmas. ¿Estaba el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que ha dejado una estela de violencia en todo México, haciendo incursiones en Guatemala?

Leer también: "Mamá, están ofreciéndote 600 camellos por mí": joven cuenta la "propuesta" que recibió de viaje por Israel

Unos meses más tarde salió a la luz una investigación que vinculaba al CJNG con las redes de narcotráfico guatemaltecas y agentes del ejército. Y en marzo de este año, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos señalaba que un clan de drogas guatemalteco traficaba cocaína, heroína y metanfetamina a Estados Unidos utilizando el CJNG.

Durante décadas, los grupos más poderosos de México, como el Cartel del Golfo, el Cartel de Sinaloa y Los Zetas, se han asociado con redes de tráfico guatemaltecas para garantizar un suministro constante de cocaína desde Centroamérica. Sin embargo, los informes de la participación del CJNG son recientes y preocupantes. El grupo es uno de los carteles más sanguinarios de México, y Guatemala aún recuerda la traumática época en que Los Zetas irrumpieron en el país a fines de la década de 2000 y principios de la década de 2010, masacrando a traficantes rivales, policías y civiles en su búsqueda de nuevos territorios.

Pero la estrategia del CJNG parece ser diferente: el grupo no ha creado una célula armada permanente en Guatemala, ni ha hecho una rápida expansión violenta allí, como en su momento lo hicieron Los Zetas.

Por el contrario, las investigaciones e informes de inteligencia preliminares indican que el CJNG está estableciendo asociaciones con redes de drogas en Guatemala, activas en la costa del Pacífico y la frontera occidental con México, que reciben cargamentos de cocaína de Colombia y Venezuela y se los entregan al cartel.

No hay una célula permanente, sino vínculos con clanes de narcotraficantes guatemaltecos

Las autoridades guatemaltecas detectaron por primera vez la presencia del CJNG en 2019, durante una investigación sobre el tráfico aéreo de cocaína que permitió descubrir conexiones entre el cartel y los traficantes de drogas locales.

Durante dicha operación, denominada Triángulo Criminal, los fiscales interceptaron llamadas telefónicas entre miembros de una red de drogas en la costa Pacífica de Guatemala y un ciudadano mexicano que las autoridades creen que trabajaba para el CJNG, según cuenta Alan Ajiatas, subdirector de la Fiscalía de Delitos de Narcoactividad del Ministerio Público de Guatemala.

“Presumimos que es del Cartel de Jalisco Nueva Generación”, afirma Ajiatas, quien agrega que el individuo era el único presunto miembro del CJNG con posibles vínculos con grupos narcotraficantes guatemaltecos detectados durante la investigación, que surgió después de una serie de allanamientos en Guatemala a fines de 2021. La investigación halló que el sospechoso estaba operando en México y no dentro de territorio guatemalteco.

“[El CJNG] probablemente está designando a personas encargadas de administrar ciertos sectores”, afirma Ajiatas. Y esta estrategia no se limita al Pacífico guatemalteco.

Durante una investigación antinarcóticos separada, que comenzó en 2021, el Ministerio Público identificó a otro presunto narcotraficante mexicano que trabajaba con una red de tráfico de cocaína en la provincia norteña de Petén, una vasta región selvática en la frontera con México utilizada durante mucho tiempo para traficar cocaína hacia el norte. Esta vez, las autoridades confirmaron que el traficante era un miembro del CJNG que podría estar moviéndose entre los dos países, según dijo Ajiatas en comunicación con InSight Crime. “Probablemente ahí [en Petén] es donde está también la influencia del CJNG”, afirma.

El gobierno de Estados Unidos, que a menudo se asocia con Guatemala en investigaciones antinarcóticos, también está alerta ante la presencia del cartel allí.

Un funcionario del Departamento de Estado le dijo a InSight Crime mediante correo electrónico que la información de Guatemala “indica que recientemente el CJNG ha comenzado a tener presencia física” en Petén y Huehuetenango.

Parece que la actividad del cartel en Huehuetenango, un departamento de Guatemala en la frontera noroeste con México, consiste en la asociación con una red de tráfico de drogas conocida como Los Huistas, uno de los clanes más antiguos del país, que por décadas se ha asociado con grupos mexicanos.

El mismo funcionario del Departamento de Estado le dijo a InSight Crime que los principales miembros de Los Huistas se han coordinado con miembros del CJNG en la Ciudad de México para organizar envíos de drogas desde Guatemala y pasarlas a través de México.

Ajiatas dice que las investigaciones conjuntas entre el Ministerio Público de Guatemala y las autoridades estadounidenses revelaron vínculos entre el CJNG y Los Huistas. Agrega que la dinámica es similar a la relación del cartel con grupos en la costa del Pacífico y en Petén, dado que el CJNG está en la búsqueda de socios a nivel local.

Leer también: VIDEO. Mujer ataca a acosador que intentó ponerle la mano en el muslo y se hace viral

El ejército: ‘una conexión terciaria’

Tres años después del inicio de la investigación del Triángulo Criminal, en diciembre de 2021, el Ministerio Público de Guatemala llevó a cabo más de 30 allanamientos en seis departamentos, arrestando a más de una docena de presuntos traficantes implicados en la investigación.

Entre los arrestados se encontraban tres funcionarios del ejército del país, sospechosos de entregar inteligencia militar para facilitar el tráfico de drogas y ralentizar las operaciones del Estado en la interceptación de narcovuelos. Desde entonces, el Ministerio Público acusó formalmente a los funcionarios de asociación delictiva, tráfico y almacenamiento ilícito y de revelación de secretos.

Dichos arrestos llevaron a preguntarse si los planes de expansión del CJNG incluían el reclutamiento de las fuerzas de seguridad de Guatemala, como en su momento lo hicieron Los Zetas. Estos últimos reclutaron a militares retirados e implementaron un amplio esquema de sobornos con el fin de conseguir informantes de la policía, como parte de una campaña que buscaba usurpar territorio de las redes de drogas guatemaltecas a fines de la década de 2000.

Pero en el caso del CJNG, no hubo conexión directa entre el cartel y ninguno de los agentes del ejército arrestados, como señala Ajiatas. Más bien, dos de los funcionarios trabajaron para la red de tráfico de la costa del Pacífico investigada en el caso Triángulo Criminal, y ese grupo estaba vinculado con el ciudadano mexicano que los fiscales antinarcóticos relacionan con el CJNG.

“Es una conexión terciaria”, afirma Ajiatas.

‘Menos visibles’ que Los Zetas

A mediados de 2021, se presentaron enfrentamientos armados en varios pueblos y en las carreteras a ambos lados de la frontera entre Guatemala y México, donde fueron incendiados varios vehículos. Dichas acciones prendieron las alarmas sobre posibles guerras territoriales entre grupos narcotraficantes.

Semanas después apareció el video de autoproclamados miembros del CJNG, en los que amenazaban a la policía guatemalteca y afirmaban que habían “limpiado” uno de los pueblos guatemaltecos afectados por el conflicto: La Mesilla, ubicado en Huehuetenango. El tono del video recordaba los aciagos días de Los Zetas.

Los Zetas surgieron a fines de la década de 1990, primero como el brazo armado del Cartel del Golfo y luego como grupo independiente. Fundado por exsoldados, el grupo era conocido por sus exhibiciones de violencia, como decapitaciones y torturas que dejaban grabadas en video. Cuando Los Zetas llegaron a Guatemala en la década de 2000, llegaron “con un fuerte componente de elementos mexicanos y empezaron a tener enfrentamientos armados con narcotraficantes locales”, como dijo Carlos Menocal, exministro del Interior del país (2010-2012), a InSight Crime.

Los Zetas fueron tras algunos de los grupos más conocidos de Guatemala, incluidos clanes familiares como Los Leones, cuyo líder fue asesinado por Los Zetas durante un ataque con rifles de asalto y granadas propulsadas por cohetes. El cartel mexicano también trató de desplazar a Los Huistas, pero fracasó dado que el grupo de Huehuetenango repeló un intento de ataque de sicarios de Los Zetas en 2008.

Los Zetas también atacaron a civiles, e incluso masacraron a un grupo de trabajadores agrícolas en una granja en Petén, a muchos de los cuales decapitaron y usaron las partes mutiladas para enviar un mensaje al dueño de la hacienda, quien supuestamente le había robado drogas al grupo.

Durante las operaciones orientadas a frenar la influencia del grupo a principios de la década de 2010, las autoridades guatemaltecas incautaron unas 1,5 toneladas de cocaína, así como ametralladoras, rifles de asalto y bazucas del grupo, e identificaron una larga lista de policías y militares en la nómina de la organización, según Menocal.

“Empezaron a tener gestos de violencia más fuertes que ninguna otra organización de narcotraficantes había cometido”, apunta Menocal.

El CJNG parece estar tomando un camino diferente. Tal como están las cosas, los fiscales guatemaltecos creen que el cartel está operando de manera discreta y no planea replicar las bárbaras incursiones de Los Zetas.

Ajiatas le dijo a InSight Crime que, en todas sus investigaciones actuales, los fiscales antinarcóticos no han detectado conflictos entre grupos narcotraficantes mexicanos y guatemaltecos.

El mismo funcionario del Departamento de Estado también le dijo a InSight Crime que no ha habido informes confirmados de guerras territoriales en Guatemala o en la frontera del país con México relacionadas con el CJNG.

Hay además pocos indicios de que el CJNG posea la misma capacidad física u operativa que alguna vez tuvieron Los Zetas en Guatemala, o que el grupo quiera arrebatarles territorio a los clanes de la droga guatemaltecos.

Esto tiene cierta lógica. Un conflicto abierto iría en contra del objetivo del CJNG de conseguir nuevos socios en Guatemala. Las sangrientas guerras territoriales llaman mucho la atención, y en México el CJNG ya está involucrado en docenas de disputas, incluso con grupos fuertemente armados como el Cartel de Sinaloa y Cárteles Unidos.

Buscar alianzas en lugar de conflictos con clanes como Los Huistas, grupo que domina el narcotráfico en Huehuetenango y cuenta con una extensa red de influencia en la política, no solo le otorga al cartel acceso a las rutas de la droga, sino que además puede proporcionar valiosas conexiones con las autoridades.

En el caso de Los Zetas, las sangrientas campañas del grupo finalmente provocaron una fuerte respuesta de las autoridades guatemaltecas, que hicieron que el cartel regresara a México. Si el CJNG tiene planes a largo plazo en Guatemala, quizá prefiera mantenerse bajo el radar.

“No están siendo tan visibles”, afirma Ajiatas.




Del CJNG al de Sinaloa: cárteles mexicanos del narco amenazan Europa

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Los cárteles mexicanos han establecido redes de colaboración con bandas criminales de la Unión Europea, no solo para la elaboración local de metanfetamina de cristal, también para la extracción de cocaína directamente en suelo comunitario.

Así lo revela un informe al que ha tenido acceso EL UNIVERSAL, elaborado por Europol en colaboración con el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías.

El documento sobre el mercado de la cocaína en la Comunidad Europea será publicado hoy (viernes) y por vez primera las organizaciones con sede en La Haya y Lisboa hacen mención específica a la problemática de los cárteles mexicanos para la Unión Europea, que se basa en el trabajo del Observatorio para elaborar sus políticas en materia de drogas y sus iniciativas para luchar contra este fenómeno.

En investigaciones previas habían manifestado sospechas de la participación de los clanes mexicanos en el tráfico de cocaína a la Unión y la producción de metanfetamina de cristal en Bélgica y Holanda.

“Ahora hay más evidencia de que las redes criminales mexicanas están involucradas en el suministro de cocaína al mercado europeo”, indica el documento.

Aunque las redes delictivas mexicanas no solo “envían grandes cargamentos de cocaína a la UE vía los puertos sudamericanos. Además de su participación en las instalaciones de producción de metanfetaminas ubicadas en Europa, los sospechosos mexicanos también están involucrados en la operación de laboratorios de extracción de cocaína en la UE”.

El primer apartado dedicado a las bandas mexicanas en un informe antinarcóticos de las agencias europeas, señala que estas organizaciones criminales tradicionalmente se han distinguido por figurar entre las principales proveedoras al por mayor de fentanilo, heroína, metanfetamina, cocaína y cannabis en Estados Unidos.

Proveedores mayoristas de metanfetamina y cocaína

“Información reciente indica que también se han convertido en proveedores mayoristas de metanfetamina y cocaína al mercado europeo”.

“Su capacidad de larga data para adquirir grandes cantidades de cocaína directamente de productores de América del Sur ha sido denunciada como una amenaza para Europa por la EMCDDA y Europol, y recientemente los informes proporcionan información sobre sus operaciones”.

Uno de los operativos que ayudó a destapar el modus operandi de la delincuencia mexicana fue el realizado en diciembre de 2021 por la Policía Nacional y la Guardia Civil de España en contra de la estructura delictiva de la organización Beltrán Leyva.

A través de un coordinador de nacionalidad española y mexicana, la red traficaba drogas usando bloques de hormigón celular que eran enviados en contenedores con destino el puerto de Barcelona. Para enmascarar la operación, se crearon empresas fachada que operaban como supuestos negocios legítimos en la importación, almacenamiento y comercialización de bloques de concreto.

En total, fueron decomisadas 1,3 toneladas de cocaína y 2,5 toneladas de metanfetamina, y 16 sospechosos detenidos. El coordinador resultó ser el hombre fuerte de la organización Beltrán Leyva en España.

“Entre otras cosas, las investigaciones financieras realizadas en Países Bajos y España a la red de contrabando revelaron que fondos de Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong fueron transferidos a México utilizando empresas españolas”.

También arrojó luz sobre la actividad criminal mexicana el operativo realizado conjuntamente por autoridades italianas y colombianas en febrero de 2020. Aquella intervención “ilustra cómo algunas redes criminales pueden planificar metódicamente la expansión a nuevos mercados y desarrollar nuevas rutas, incluyendo la realización de pruebas de viabilidad”.

La Operación Halcón y el poder del Cártel de Sinaloa

La Operación Halcón, habría expuesto el plan del Cártel de Sinaloa para expandir sus operaciones en Europa. Este consistía en abrir nuevas rutas de contrabando de cocaína desde Colombia a aeropuertos internacionales secundarios en el sur de Italia usando jets privados.

La red criminal había planeado una prueba de viabilidad inicial para trasportar 400 kilogramos de cocaína; la aeronave tenía que salir sin carga de México, surtirse en Colombia, recargar combustible en Cabo Verde y entregar la mercancía en Catania, Italia, a la mafia Ndrangheta. Sin embargo, por circunstancias imprevistas, el cargamento voló directamente de Bogotá a Catania, en donde fue incautado por la autoridad local.

La agrupación ya tenía planificado un segundo cargamento, por mil 500 kilogramos, utilizando la ruta africana.

“Rentable”, la asociación de bandas holandesas y mexicanas

Otro informe también en poder de EL UNIVERSAL, ofrece detalles sobre la colaboración entre bandas holandesas y mexicanas para la producción industrial a gran escala de metanfetamina de cristal.

El documento muestra una escalada en el número de laboratorios clandestinos desmantelados en Países Bajos, de cinco en 2017 a 32 en 2020; paralelamente ha habido una creciente presencia de “cocineros mexicanos” detenidos. En 2019 se les identificó en cinco laboratorios, mientras que al año siguiente en nueve.

“Las asociaciones holandesas-mexicanas son mutuamente rentables”. Los holandeses facilitan la instalación, los precursores y el tratamiento de los desechos, así como la logística, mientras que los mexicanos se encargan de guiar la producción.

“El producto final es compartido entre las redes criminales holandesas y mexicanas o los mexicanos son pagados por kilogramo de producto final”.

La colaboración también incluye contrabando de metanfetamina mexicana vía Europa con destino Asia y Oceanía.

“El inventario de laboratorios ilícitos destaca las capacidades mexicanas y holandesas para la producción de metanfetamina y su peligro”, apunta el documento.

Actividades de tráfico y producción de metanfetamina hecha por mexicanos también se ha detectado en Bélgica, España y Eslovaquia. El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) también tiene presencia en Europa desde hace algunos años.

Fentanilo, un mercado en la mira

El documento alerta que hay señales de que en Bélgica y Holanda existe el interés en desarrollar el mercado de fentanilo, negocio en el que los mexicanos también tienen gran experiencia.

Las autoridades europeas sostienen que el análisis de la darknet aporta también evidencias sobre el nexo entre México y Europa en el negocio de la metanfetamina. Hay referencia por la metanfetamina mexicana desde la segunda mitad de 2017, particularmente en el prominente mercado Dream.

Allí de todos los listados de metanfetamina publicados en 2018, mil 1146, la mitad, 564 habrían estado vinculados a la producción mexicana. Más del 90% pertenecían a unos 10 operadores que ofrecían envíos desde Alemania. La desconexión del mercado Dream en abril de 2019 redujo drásticamente el ecosistema de venta online a solo 24 enlistados, en 2020 creció a 100 y en los primeros seis meses de 2021 ya sumaban 110 publicaciones.

Los decomisos de cocaína en los puertos europeos baten record año tras año desde 2017; 216.6 toneladas fueron confiscadas en 2020 y los datos preliminares apuntan que el 2021 impondrá una nueva marca, más de 240 toneladas; teniendo como principales puntos de entrada Bélgica, Holanda y España, que suman alrededor del 73% de las intercepciones.

La UE cada vez más es usada como punto de tránsito para surtir los mercados del este del continente, Oceanía y posiblemente Asia. Las restricciones por Covid-19 no tuvieron mayor impacto, el cultivo de coca, la producción y el tráfico de cocaína hacia Europa no solo continuó, parece que aumentó.



Del CJNG al de Sinaloa: cárteles mexicanos del narco amenazan Europa

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Los cárteles mexicanos han establecido redes de colaboración con bandas criminales de la Unión Europea, no solo para la elaboración local de metanfetamina de cristal, también para la extracción de cocaína directamente en suelo comunitario.

Así lo revela un informe al que ha tenido acceso EL UNIVERSAL, elaborado por Europol en colaboración con el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías.

El documento sobre el mercado de la cocaína en la Comunidad Europea será publicado hoy (viernes) y por vez primera las organizaciones con sede en La Haya y Lisboa hacen mención específica a la problemática de los cárteles mexicanos para la Unión Europea, que se basa en el trabajo del Observatorio para elaborar sus políticas en materia de drogas y sus iniciativas para luchar contra este fenómeno.

En investigaciones previas habían manifestado sospechas de la participación de los clanes mexicanos en el tráfico de cocaína a la Unión y la producción de metanfetamina de cristal en Bélgica y Holanda.

“Ahora hay más evidencia de que las redes criminales mexicanas están involucradas en el suministro de cocaína al mercado europeo”, indica el documento.

Aunque las redes delictivas mexicanas no solo “envían grandes cargamentos de cocaína a la UE vía los puertos sudamericanos. Además de su participación en las instalaciones de producción de metanfetaminas ubicadas en Europa, los sospechosos mexicanos también están involucrados en la operación de laboratorios de extracción de cocaína en la UE”.

El primer apartado dedicado a las bandas mexicanas en un informe antinarcóticos de las agencias europeas, señala que estas organizaciones criminales tradicionalmente se han distinguido por figurar entre las principales proveedoras al por mayor de fentanilo, heroína, metanfetamina, cocaína y cannabis en Estados Unidos.

Proveedores mayoristas de metanfetamina y cocaína

“Información reciente indica que también se han convertido en proveedores mayoristas de metanfetamina y cocaína al mercado europeo”.

“Su capacidad de larga data para adquirir grandes cantidades de cocaína directamente de productores de América del Sur ha sido denunciada como una amenaza para Europa por la EMCDDA y Europol, y recientemente los informes proporcionan información sobre sus operaciones”.

Uno de los operativos que ayudó a destapar el modus operandi de la delincuencia mexicana fue el realizado en diciembre de 2021 por la Policía Nacional y la Guardia Civil de España en contra de la estructura delictiva de la organización Beltrán Leyva.

A través de un coordinador de nacionalidad española y mexicana, la red traficaba drogas usando bloques de hormigón celular que eran enviados en contenedores con destino el puerto de Barcelona. Para enmascarar la operación, se crearon empresas fachada que operaban como supuestos negocios legítimos en la importación, almacenamiento y comercialización de bloques de concreto.

En total, fueron decomisadas 1,3 toneladas de cocaína y 2,5 toneladas de metanfetamina, y 16 sospechosos detenidos. El coordinador resultó ser el hombre fuerte de la organización Beltrán Leyva en España.

“Entre otras cosas, las investigaciones financieras realizadas en Países Bajos y España a la red de contrabando revelaron que fondos de Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong fueron transferidos a México utilizando empresas españolas”.

También arrojó luz sobre la actividad criminal mexicana el operativo realizado conjuntamente por autoridades italianas y colombianas en febrero de 2020. Aquella intervención “ilustra cómo algunas redes criminales pueden planificar metódicamente la expansión a nuevos mercados y desarrollar nuevas rutas, incluyendo la realización de pruebas de viabilidad”.

La Operación Halcón y el poder del Cártel de Sinaloa

La Operación Halcón, habría expuesto el plan del Cártel de Sinaloa para expandir sus operaciones en Europa. Este consistía en abrir nuevas rutas de contrabando de cocaína desde Colombia a aeropuertos internacionales secundarios en el sur de Italia usando jets privados.

La red criminal había planeado una prueba de viabilidad inicial para trasportar 400 kilogramos de cocaína; la aeronave tenía que salir sin carga de México, surtirse en Colombia, recargar combustible en Cabo Verde y entregar la mercancía en Catania, Italia, a la mafia Ndrangheta. Sin embargo, por circunstancias imprevistas, el cargamento voló directamente de Bogotá a Catania, en donde fue incautado por la autoridad local.

La agrupación ya tenía planificado un segundo cargamento, por mil 500 kilogramos, utilizando la ruta africana.

“Rentable”, la asociación de bandas holandesas y mexicanas

Otro informe también en poder de EL UNIVERSAL, ofrece detalles sobre la colaboración entre bandas holandesas y mexicanas para la producción industrial a gran escala de metanfetamina de cristal.

El documento muestra una escalada en el número de laboratorios clandestinos desmantelados en Países Bajos, de cinco en 2017 a 32 en 2020; paralelamente ha habido una creciente presencia de “cocineros mexicanos” detenidos. En 2019 se les identificó en cinco laboratorios, mientras que al año siguiente en nueve.

“Las asociaciones holandesas-mexicanas son mutuamente rentables”. Los holandeses facilitan la instalación, los precursores y el tratamiento de los desechos, así como la logística, mientras que los mexicanos se encargan de guiar la producción.

“El producto final es compartido entre las redes criminales holandesas y mexicanas o los mexicanos son pagados por kilogramo de producto final”.

La colaboración también incluye contrabando de metanfetamina mexicana vía Europa con destino Asia y Oceanía.

“El inventario de laboratorios ilícitos destaca las capacidades mexicanas y holandesas para la producción de metanfetamina y su peligro”, apunta el documento.

Actividades de tráfico y producción de metanfetamina hecha por mexicanos también se ha detectado en Bélgica, España y Eslovaquia. El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) también tiene presencia en Europa desde hace algunos años.

Fentanilo, un mercado en la mira

El documento alerta que hay señales de que en Bélgica y Holanda existe el interés en desarrollar el mercado de fentanilo, negocio en el que los mexicanos también tienen gran experiencia.

Las autoridades europeas sostienen que el análisis de la darknet aporta también evidencias sobre el nexo entre México y Europa en el negocio de la metanfetamina. Hay referencia por la metanfetamina mexicana desde la segunda mitad de 2017, particularmente en el prominente mercado Dream.

Allí de todos los listados de metanfetamina publicados en 2018, mil 1146, la mitad, 564 habrían estado vinculados a la producción mexicana. Más del 90% pertenecían a unos 10 operadores que ofrecían envíos desde Alemania. La desconexión del mercado Dream en abril de 2019 redujo drásticamente el ecosistema de venta online a solo 24 enlistados, en 2020 creció a 100 y en los primeros seis meses de 2021 ya sumaban 110 publicaciones.

Los decomisos de cocaína en los puertos europeos baten record año tras año desde 2017; 216.6 toneladas fueron confiscadas en 2020 y los datos preliminares apuntan que el 2021 impondrá una nueva marca, más de 240 toneladas; teniendo como principales puntos de entrada Bélgica, Holanda y España, que suman alrededor del 73% de las intercepciones.

La UE cada vez más es usada como punto de tránsito para surtir los mercados del este del continente, Oceanía y posiblemente Asia. Las restricciones por Covid-19 no tuvieron mayor impacto, el cultivo de coca, la producción y el tráfico de cocaína hacia Europa no solo continuó, parece que aumentó.