Se 'dispara' llegada de migrantes haitianos por frontera sur de México

Unos 4 mil migrantes haitianos habrían ingresado por la frontera de Chiapas y Guatemala

Compartir en:

Milenio,  Ciudad de México, Mexico, 

El ingreso de migrantes haitianos se ha incrementado de forma masiva en las últimas horas por la frontera mexicana de Suchiate, en Chiapas, que limita con el departamento de San Marcos en Guatemala. La presencia de estos migrantes ha sido notoria desde el pasado lunes, a través del río Suchiate que divide a los dos países. 

Desde el pasado lunes, se han detectado grupos de entre 10 y hasta 60 migrantes que están arribando por esta frontera del sur de Chiapas; ingresan provenientes de territorio guatemalteco a través de balsas que normalmente cobran 20 pesos mexicanos, aunque ahora, los balseros se están aprovechando del poco conocimiento del idioma y de su temor a ser asegurados por autoridades o asaltados por delincuentes y les están cobrando 100 pesos por persona. 

Los haitianos viajan en transporte con la esperanza de tener suerte de no encontrarse puestos de control migratorio y llegan desde la comunidad de Ciudad Hidalgo hasta Tapachula, en donde buscan la solicitud de “Refugio, asilo y visa humanitaria” a través de la Oficina de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados” (Comar) para posteriormente obtener algún apoyo económico por medio de programas de asistencia social de la oficina de la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR). 

En lo que va de la semana se han contabilizado, en promedio, unos mil migrantes haitianos que diariamente llegan a esas oficinas en Tapachula para resolver su situación y estancia migratoria. Es decir hasta este jueves unos 4 mil migrantes haitianos habrían ingresado por la frontera de Chiapas y Guatemala para pedir “permanencia asistida” en nuestro país.

Esta nueva ola de ciudadanos haitianos es visible en las calles del centro de Tapachula, deambulan de un lugar a otro buscando albergues, cuartos de renta o lugares donde conseguir alimentos, incluso en las calles aledañas a las oficinas e ACNUR y Comar, hay quienes se quedan a dormir en vía pública para esperar turno y ser recibidos para el trámite correspondiente.

Por lo anterior, las autoridades de Protección Civil de Tapachula han acudido a atender a la población migrante, que llega en condiciones críticas por el extenuante viaje emprendido hasta este municipio casi fronterizo con Guatemala. 

Por su parte, el gobierno de México también registró en marzo un número récord de 17 mil 445 migrantes presentados ante las autoridades migratorias y 3 mil 139 menores no acompañados. Como se recordará, el Instituto Nacional de Migración (INM) prometió la semana pasada instalar 17 albergues en la frontera sur, en los estados de Chiapas y Campeche, para resguardar a cerca de 7 mil menores de edad solos o acompañados.

Sin embargo en Tapachula, las familias con niños menores de 5 años aún buscan por toda la ciudad un refugio donde evitar pasar la noche en la calle. 

El presidente de la Asociación Civil de ayuda a migrantes, Jesús Cruz Buenrostro señaló que desde agosto del año pasado hasta este mes de abril del 2021 tan sólo este organismo, tiene registrado que más de 11 mil migrantes en su mayoría haitianos y africanos están varados en Tapachula, “están en espera de que se les de asilo o refugio, ellos buscan quedarse ya en México, pero hay una retraso en darles respuesta y eso está ocasionando una crisis humanitaria en Tapachula”, señaló. 





Rescate de migrantes en La Rumorosa: había embarazadas y haitianos

Compartir en:

Cadena Noticias - Roberto Estrada,  Tecate, Baja California, Mexico, 

Personal del grupo BETA Tecate, junto con Agentes Municipales de Seguridad Ciudadana asignados al grupo de rescate, apoyaron al Instituto Nacional de Migración (INM) a la extracción y rescate de una mujer embarazada en riesgo y 11 personas migrantes más.


 Cuando realizaban su recorrido prevención y vigilancia los agentes del INM recibieron una llamada de las autoridades estadounidenses de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés), indicando que sobre el ejido San Pablo se encontraba un grupo numeroso de personas las cuales necesitaban ayuda urgente, por tal motivo se trasladaron al lugar.


 Al llegar al lugar se percataron que el grupo se componía por cuatro familias, entre ellos dos mujeres de Haití la cuales estaban embarazadas, una de veintiocho años de edad con buena salud y otra de treinta años con un periodo aproximado de siete meses de gestación en condiciones delicadas y de riesgo.


 Solicitaron el apoyo del Grupo Beta Tecate quienes establecieron contacto con la mujer migrante misma que ya presentaba sangrado, por tal motivo y lo delicado de la salud de la migrante, solicitaron se hicieran presentes paramédicos de la cruz roja para brindarle los primeros auxilios y acompañar en la extracción de fémina.


 Por la complicación de la zona montañosa de difícil acceso, gracias a la experiencia y amplio conocimiento del lugar, personal del Grupo Beta Tecate, iniciaron las maniobras de extracción de la mujer embarazada a pie, en compañía de las autoridades del INM, SEDENA y paramédicos de la Cruz Roja que en todo momento monitorearon y mantuvieron estable a la delicada mujer.


 Cabe mencionar que la mujer fue trasladada junto con su familia al Hospital General de Tecate para su atención y valoración médica, quedando a cargo de los hechos el Instituto Nacional de Migración (INM).




Murió a las 7am, a las 5pm lo sacaron a la calle porque no llegaban a recogerlo

Compartir en:

El Universal,  Mexico, Chiapas, Tapachula, 

El cuerpo de un migrante haitiano -que falleció por causas desconocidas- fue sacado a la calle por sus mismos connacionales, debido a que ninguna autoridad del Ministerio Público se presentó a levantar el cadáver.

Los haitianos dijeron que su connacional falleció alrededor de las 7:00 de la mañana, pero ninguna autoridad ha realizado el levantamiento del cuerpo.

Ante esta situación, un grupo de extranjero decidió sacar el cadáver a la calle alrededor de las 5 de la tarde del domicilio ubicado en 10a. avenida Norte entre la 23a para exigir que se levante el cuerpo.

Los migrantes haitianos permanecen en los alrededores de la vivienda donde se encuentra el cuerpo tirado sobre una colchoneta y envuelto con una cobija.

Las autoridades de Protección Civil y la policía municipal acordonaron el lugar y desalojaron a las personas que se encontraban cerca del cuerpo.

A las 19:35 horas, la funeraria Los Ángeles levantó el cadáver, luego de que el Ayuntamiento de Tapachula asumió los gastos funerarios.



Travesía sin retorno de 400 haitianos atrapados en Colombia por la COVID-19

Compartir en:

EFE,  Colombia, Bogotá D.C., 

Bob Austin, uno de 400 migrantes haitianos atrapados en la ciudad colombiana de Pasto, duerme desde hace tres semanas en una pequeña carpa que se inunda en las noches lluviosas. A la intemperie, con hambre y sin dinero, espera sobrevivir hasta que pueda continuar su camino hacia Panamá.

Los haitianos, entre los que se encuentran mujeres embarazadas y niños de brazos, no han podido seguir su trayecto debido al cierre de las fronteras por el coronavirus y hoy suplican el auxilio de las instituciones colombianas que, según narraron, los han dejado solo con la poca ayuda que reciben de los lugareños.

"Aquí en Colombia nos han tratado como si no fuéramos humanos. No tenemos agua, no tenemos dónde bañarnos", denuncia Austin en declaraciones a Efe y afirma que salieron de su país para buscar un futuro y una vida mejor.

El objetivo de los haitianos es llegar a Estados Unidos por una intrincada ruta que los lleva primero a Ecuador, país donde tienen más facilidades para entrar, y desde allí seguir por tierra hacia el norte atravesando Colombia, toda Centroamérica y luego México.

Algunos cruzaron hace más de tres meses la frontera con Ecuador y antes de quedar varados en Pasto, capital del departamento de Nariño (suroeste), habían vivido o pasado por República Dominicana, o incluso Perú y Chile buscando donde asentarse.

Austin, que ha recorrido algunos de estos lugares en autobús y a pie, asegura que las condiciones solo han sido así de dramáticas en Pasto. En Perú al menos les brindaron atención médica y alimentos, situación que según él no se compara con los desaires que han recibido de las autoridades migratorias colombianas.

"¿Quién nos da una cuchara de comida? ¿Quién nos da un cubo de agua? Si cae uno enfermo, ¿quién nos da una ayuda?, nadie", reclama frente a las oficinas de Migración Colombia donde montaron unas 30 carpas, y agrega que lo único que esperan es una autorización para salir del país y continuar su viaje.

FRONTERAS CERRADAS

El director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, explicó que para poder transitar por el país ellos necesitan un visado que "no tienen por ocasión de la pandemia".

"Ellos ingresaron al país de manera irregular, es decir que no ingresaron por un punto de control migratorio. Normalmente migran hacia (el departamento de) Antioquia y posteriormente hacia Panamá y Costa Rica, en estos momentos eso no es posible por la pandemia", afirmó Espinosa en un video.

Según el funcionario, los migrantes cuentan con el apoyo de la cooperación internacional que les ha "dado albergues, que les ha permitido tener un hospedaje y alimentación para ayudarlos en esta fase de tránsito".

Las respuestas de la autoridad no convencen a Austin cuyo destino final es México. "Si no están disponibles para conseguirnos ese permiso deben al menos conseguirnos un albergue, aunque sea un coliseo. Esto no es humano, esto es discriminación y el único país que nos trata así es Colombia", lamenta.

DORMIR EN LA CALLE

Austin duerme afuera de la oficina de Migración después de pasar quince días debajo de un puente. Todo este tiempo él y sus compañeros han sobrevivido por la caridad de los pastusos que les brindaron la mano incluso cuando para ellos la situación tampoco es buena.

"Aparte de la pandemia que nos obligó a cerrar (los negocios) y estamos aguantando con las últimas, nos ha tocado ayudar a la gente para que ellos por lo menos puedan dormir, por lo menos tengan agua porque no tienen ni dónde ir al baño", subraya a Efe uno de los vecinos.

"Si no les dan una solución, ¿por qué no los dejan ir?", señala mientras advierte que la Alcaldía podría hacer uso de los coliseos y albergues creados para otras emergencias para acoger a los haitianos.

"¿Cuánto dinero no hay ahí invertido y no lo usan ni siquiera por humanidad?", dice sobre los albergues cerrados, y lamenta que los haitianos sean discriminados por ser negros y no hablar bien español.

ATRAPADOS Y SIN DINERO

Tras varios días de protestas, unos 40 inmigrantes consiguieron que las autoridades les permitieran dormir en un hotel en el que debían pagar cuatro días. Allí estuvieron hasta el jueves pasado cuando, según cuentan, llegó la Policía y los obligó a salir porque ya no tenían dinero.

Cergó Peralte, otro haitiano, asegura que varios niños terminaron en el hospital afectados por los gases lacrimógenos lanzados por los policías y que dos adultos fueron golpeados.

"Hay personas que están aquí desde el 16 de marzo porque Migración no nos da la oportunidad de seguir el camino. Ya no podemos pagar más y ningún Estado responde", dice.

Por su parte, el director de Migración Colombia afirma que los niños y las mujeres embarazadas son utilizados "como escudos para impedir el actuar de la autoridad", situación que califica de "absolutamente reprochable".

Los vasos de café y agua de panela que les brindan los habitantes de Pasto son lo único con lo que cuentan estos haitianos que invirtieron lo poco que tenían para tratar de llegar a Panamá, aunque en ese país tampoco tienen nada asegurado.

Cientos de ellos soportan inclemencias similares en la provincia panameña del Darién, donde desde que comenzó la emergencia sanitaria están atrapados y sin esperanzas de poder seguir su travesía sin retorno. 



INM asegura a extranjeros en Zona Centro

Compartir en:

Cadena Noticias,  Tijuana, Baja California, Mexico, 

En un operativo realizado esta mañana en los "Departamentos de la Diez", un par de extranjeros (al parecer haitianos) fueron detenidos por autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM).

La operación en la que participaron elementos de la Marina, Ejército e INM, se registró al filo de las 10 de la mañana en la calle Juan Sarabia y Madero de la zona centro.

En menos de quince minutos se realizó el operativo, incluso, las autoridades no dieron información respecto a la identidad de los detenidos.

Al menos cinco unidades (dos del INM) participaron en la operación que causó sorpresa entre los ciudadanos que transitaban por la zona.

Los "Departamentos de la Diez" frecuentemente son habitados por ciudadanos que recién llegan a esta ciudad fronteriza.



Haitiano publica un libro en Tijuana

Compartir en:

Cadena Noticias,  Tijuana, Baja California, Mexico, 

Para dar a conocer los detalles del trayecto que la comunidad haitiana realizó tras el terremoto que se registró el 12 de enero del año 2010, el autor Ustin Pascal de 25 años de edad, presentó su libro Sobrevivientes Ciudadanos del Mundo.

La historia relata los desafíos que pasaron al llegar a Brasil, hasta esta ciudad fronteriza. "Para mí, en este camino eran más de 50 mil personas migrantes y 20 mil llegamos a Tijuana", expresó Ustin al considerarse sobreviviente del largo recorrido. 

También comentó que su objetivo siempre fue ir a Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida, pero él como otros migrantes, decidieron hacer planes en Tijuana debido a las nuevas políticas implementadas por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.  

"En Haití no queríamos empezar de nuevo, por eso decidimos quedarnos aquí... Los migrantes creo que se sienten muy bien aquí, además tengo amigos que me han ayudado mucho".

Es la primera vez que Pascal publica un libro, pero también "por primera vez, un haitiano publica su libro en la ciudad de Tijuana", afirmó la presidenta del Espacio Migrante, Paulina Olvera Cañez. "Conocimos a Ustin desde hace un año cuando él se acercó a nosotros para hablarnos sobre este proyecto, pensamos que es un testimonio muy valioso sobre la migración haitiana que impactó a Tijuana...", anunció. 

Explicó que con el objetivo de financiar las primeras mil copias del libro,  lo sumaron como un proyecto de Espacio Migrante. "Para recabar fondos, nosotros normalmente hacemos eventos culturales en donde vendemos comida haitiana o de diferentes países y estamos apoyando en lo que podemos". 

Finalmente, Ustin Pascal con apoyo de la Asociación Espacio Migrante, han establecido una agenda por el Estado de Baja Californina y en la Ciudad de México para dar a conocer este testimonio y la adaptación de la comunidad haitiana en una de las fronteras más importantes del mundo. 




Apuestas Deportivas en Linea Betway