Niño de 6 años sufre muerte cerebral tras ingerir bebida energética

Compartir en:

El Universal,  Mexico, Tamaulipas, Matamoros, 

Francisco, un pequeño de seis años, murió tras consumir una bebida energética en esta frontera, luego que desde hace seis días se encontraba en estado de coma en el Hospital Alfredo Pumarejo.

Jessica Cervantes, madre del menor, se negaba a desconectarlo de las máquinas que lo mantenían con vida, tras quedar inconsciente.

El pasado sábado 16 de abril, el menor estaba de visita en la casa de su abuela cuando bebió de un vaso que se encontraba en la mesa que contenía bebida "Monster".

Se informó que el menor consumió esta bebida y de forma inmediata, comenzó con malestares.

Al ingresar al hospital, se diagnosticó al menor con intoxicación y posteriormente, muerte cerebral.

“Agradezco a todas las personas que se acercaron a ofrecernos su apoyo, desgraciadamente mi niño ya no aguantó más, ahorita pues vamos a ver lo de los gastos funerarios para darle su cristiana sepultura”, dijo la madre.





Exigen justicia por joven que recibió una bala pérdida de un policía

Han pasado dos años desde que Toñito recibió el impacto

Compartir en:

Milenio,  Ciudad de México, Mexico, 

Familiares y amigos de Antonio Villa Alcántara “Toñito”, un joven que recibió una bala perdida en la cabeza en el municipio de Los Reyes La Paz, mantienen un bloqueo en la carretera México-Puebla para exigir la detención del responsable. 

Han pasado dos años de que el joven estudiante de medicina veterinaria recibió el impacto cuando se dirigía hacia su casa y hasta el momento no hay avances en la investigación, ni en la reparación del daño. 

Con carteles y lonas que muestran fotografías del joven, sus padres se plantaron en la carretera frente a la fiscalía con sede en Ixtapaluca para exigir la atención de las autoridades, pues Toño necesita medicamentos costosos y terapias que no pueden pagar. 

“Ya son dos años, más de dos años y no nos dan respuesta, él dice que no van a sancionar al policía porque fue un accidente, pero fue un accidente que destruyó la vida de mi hijo y aún así hay delitos culposos y delitos dolosos, yo sé que lo de mi Toñito fue culposo pero debe haber un castigo por ello porque como él, miles de jóvenes salen a trabajar y a estudiar para tener una vida mejor y se encuentran con esto”, aseguró Guadalupe Alcantara, madre de Antonio. 

Toñito quedó en medio de una persecución 

Antonio Villa Alcántara estudiaba para médico veterinario zootecnista en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex), campus Amecameca, el pasado 27 de febrero de 2020, cuando regresaba a su vivienda ubicada en Los Reyes La Paz recibió una bala perdida en la cabeza. 

Presuntamente el disparo fue efectuado por un elemento de la policía municipal de Ixtapaluca, identificado como Luis Alberto "N", durante una persecución de delincuentes, que habían robado telefonía celular de una tienda de conveniencia. 

Antonio bajó de la unidad de transporte público cuando la bala impactó su cabeza y fue hospitalizado durante más de dos meses; logró sobrevivir pero está dañado en 90 por ciento de su cuerpo. 

“La bala le dañó los dos hemisferios del cerebro, mi hijo, hoy no habla, no ve, no escucha, no mueve la mitad de su cuerpo, mi hijo era estudiante, trabajaba, era conductor de radio también y el día de hoy no sabe ni siquiera qué es un lápiz, no sabe ni cómo se llama”, aseguró su madre. 

Visita y accede a todo nuestro contenido | www.cadenanoticias.com | Twitter: @cadena_noticias | Facebook: @cadenanoticiasmx | Instagram: @cadena_noticias | TikTok: @CadenaNoticias | Telegram: https://t.me/GrupoCadenaResumen |



40 años de prisión a hombre que asesinó a golpes a menor de 5 años

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Un hombre que asesinó a un menor de cinco años de edad en Nezahualcóyotl hace ocho años, fue condenado a 40 años de prisión por un juez del Poder Judicial del Estado de México.

Rubén Alexis Sotelo Hernández es el sujeto que fue acusado por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México del crimen, por lo que aportó las pruebas para que el impartidor de justicia pudiera considerar su responsabilidad.

Según la carpeta de investigación, el 4 de marzo del 2014 el menor de edad se encontraba en compañía de su madre en un inmueble localizado en la colonia Metropolitana Primera Sección, en el municipio de Nezahualcóyotl, lugar al que arribó Sotelo Hernández, pareja sentimental de esta mujer.

En algún momento el pequeño de cinco años se quedó en compañía de este individuo, quien lo golpeó en diversas partes del cuerpo hasta dejarlo inconsciente.

El niño fue trasladado a un hospital en la Ciudad de México, en donde falleció a causa de las lesiones que le propinó el ahora condenado.

La FGJEM inició la carpeta de investigación respectiva por este homicidio calificado; después de que un juez libró una orden de aprehensión, Sotelo Hernández fue detenido en el mes de febrero del año 2020, por lo que fue ingresado al penal estatal Neza Bordo donde purgará la sentencia.


Además de la pena privativa de libertad, a este sujeto le fue impuesta una multa de 47 mil 103 pesos y de 185 mil 33 pesos como reparación del daño.




Fallece niño de 6 años tras ingerir una bebida energética

El pequeño Francisco se encontraba de visita en la casa de su abuela cuando bebió un "Monster"

Compartir en:

El Universal,  Mexico, Tamaulipas, Matamoros, 

Francisco, un pequeño de seis años, murió tras consumir una bebida energética en esta frontera, luego que desde hace seis días se encontraba en estado de coma en el Hospital Alfredo Pumarejo.

Jessica Cervantes, madre del menor, se negaba a deconectarlo de las máquinas que lo mantenían con vida, tras quedar inconsciente.

El pasado sábado 16 de abril, el menor estaba de visita en la casa de su abuela cuando bebió de un vaso que se encontraba en la mesa que contenía bebida "Monster".

Se informó que el menor consumió esta bebida y de forma inmediata, comenzó con malestares.

Al ingresar al hospital, se diagnosticó al menor con intoxicación y posteriormente, muerte cerebral.

“Agradezco a todas las personas que se acercaron a ofrecernos su apoyo, desgraciadamente mi niño ya no aguantó más, ahorita pues vamos a ver lo de los gastos funerarios para darle su cristiana sepultura”, dijo la madre.



Olivia, mujer quemada con aceite y ácido, quiere que su agresor vea como la dejó

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Olivia Ibarra Sánchez, mujer a la que un hombre le prendió fuego en el rostro y las extremidades al defender a una adulta mayor que era golpeada, dice que teme por su integridad. Además, debe enfrentar la falta de recursos para comprar los medicamentos que le recetaron para seguir con su tratamiento.

Olivia ocupa una pequeña habitación, en un lugar que desea permanezca desconocido, por su seguridad y la de sus familiares. Está acostada. La cubre una cobija roja. Sus muñecas están vendadas. Su oreja derecha fue reconstruida por los médicos. No se mueve, sólo platica. Lo que quiere es que se conozca su historia, quiere justicia.

Su rostro es flanqueado por un cabello rojizo, luce algunas canas en la frente. El cuarto permanece en penumbras. Las luces se encienden sólo por unos minutos, para no lastimar los ojos de Olivia, quien narra con voz débil y pausada lo ocurrido el 4 de septiembre.

“Ese día venía de trabajar a las cinco de la tarde. Llegué a mi casa y empezaron a gritar. Ya estaban peleándose. Les dije ‘ya párenle, dejen de pegarle a esa señora, ya está grande de edad, no se puede defender’. No quisieron y aventaron el aceite del sartén, me cayó a mí, a una de mis cuñadas y a una de sus hijas en sus pies.

“En eso el muchacho drogado, traía su bote con el que se drogaba y me lo aventó en la cara. No me dí cuenta cómo lo encendió o qué pasó. No me acuerdo de nada. Me echaron mucha agua y salí corriendo. Mi niño gritaba ‘ya quemaste a mi mamá’... hasta ahí me acuerdo”, comenta la mujer.

Luego, dice, recuerda que estaba sentada en la calle, mientras su hijo la quería tapar porque estaba muy quemada. Estaba esperando una ambulancia, pero tardaba en llegar. El dolor que sentía era mucho. La ayuda médica tardó en hacerse presente y cuando lo hizo atendió primero a la otra mujer quemada. La otra mujer, señala Olivia, es la hermana del agresor, pero en su caso fue dada de alta rápidamente, pues sus quemaduras no eran tan severas.

Dice que cuando llegó al hospital le pusieron una inyección y perdió el conocimiento. Despertó al otro día en una habitación oscura. Un doctor le preguntó si ya se tranquilizaría.

Olivia asegura que no es la primera ocasión que tiene conflictos con el agresor, pues cada ocho días hay riñas entre los miembros de esa familia. En su casa hay sólo mujeres, su esposo murió hace dos años.

Su hijo menor, de 10 años de edad, está con una de sus tías. Sus otros hijos ya están casados y pronto la visitarán. Su hija no ha podido ir a verla porque está embarazada.

Tras ser dada de alta, Olivia dice que debe seguir un tratamiento con diferentes pomadas que debe aplicarse en la piel. Sin embargo, el problema es comprarlas, pues son costosas y ni ella ni su familia pueden adquirirlas. Hasta el momento, el único apoyo que ha tenido es de su familia. Ninguna organización se ha acercado para brindarle acompañamiento o apoyarla con sus medicamentos y gastos.

Empleada en una tortillería, Olivia menciona que su jefe está enterado de su situación y de su estado de salud.

“Le tengo que echar ganas para salir adelante. Le he dicho a mi hijo que le voy a echar ganas. Mis otros hijos ya están casados, pero tengo todavía uno que tengo que sacar adelante y quiero un buen camino para él, no como los tíos”, precisa.

Los médicos no le han dicho en cuánto tiempo se recuperará, pero ella quiere que sea pronto, quiere regresar con su hijo, volver a trabajar, recuperar su vida, aunque no será igual.

Olivia dice que tiene una sensación en el pecho, un sentimiento, pero no sabe porqué. Lo relaciona con que su hermano está enfermo y no ha podido visitarlo. Dice que el día que fue atacada pensaba visitarlo, pero no pudo ir y no le han dicho cómo se encuentra, pero tiene “una sensación muy fea”.

Precisa que quiere que se conozca su caso, que se vea su rostro con las heridas, con las lesiones con las cuales tendrá que vivir el resto de su vida. Quiere también que el agresor y su familia vean las consecuencias del ataque, para que no se lo haga a nadie más, para que ninguna otra mujer o persona vuelva a padecer este suplicio.

Gasas, jabón quirúrgico, vendas, pomadas para las quemaduras, así como otros medicamentos para el dolor, son necesarios para Olivia en este momento.

Isaura Ibarra Sánchez, hermana de Olivia pide justicia. La agresión a su consanguínea cambió a la familia.

“Yo, como familiar, pido justicia. Nos llevamos esta sorpresa. Nadie en la familia había pasado antes por esto, y ahorita que lo estoy viviendo sí es difícil para nosotros. Pido justicia y pido ayuda para las medicinas de mi hermana para que pueda salir adelante”, afirma.

Isaura recuerda que Olivia, hasta antes de la agresión era una mujer luchona, alegre. “Luego a veces tenía pleitos con sus cuñadas. Pero siempre ha sido bien trabajadora. A ella no se le dificulta nada sacar a sus hijos adelante. Es lo que pido, que sea la misma de antes, pues ahora está muy delicada de salud. Ahorita me la dieron de alta en el hospital, pero me dijeron que está delicada de salud. Las quemaduras son muy profundas”.

También pide a las autoridades una orden de restricción para el atacante, pues tienen miedo de una nueva agresión.

Olivia e Isaura se quedan en la pequeña habitación. Piden que se apague la luz al salir. Las dos hermanas y una joven, también familiar, se quedan en la oscuridad. Olivia ha tenido que reingresar al hospital, pero ahora es para tratar las heridas de las quemaduras, para evitar que haya alguna infección.



Le roció solvente y aceite para prenderle fuego, por defender a una viejita

La familia del agresor amenaza a su hija de 15 años

Compartir en:

El Universal,  Mexico, Querétaro de Arteaga, Querétaro, 

El pasado sábado 4 de septiembre a una mujer le prendieron fuego cuando intentó detener la agresión de un sujeto contra una adulta mayor. A la fecha, Olivia Sánchez, la afectada, permanece hospitalizada con quemaduras de segundo y tercer grado en la mayor parte de su cuerpo, mientras que el agresor permanece prófugo.

Paulina Sánchez, familiar de Olivia, denunció que la hija de 15 años, de la mujer agredida, ha recibido amenazas por parte de los parientes del agresor, identificado como Antonio “G”

Paulina Sánchez narró que Olivia, acompañada de su hijo de 10 años, regresaba a su casa, en La Cañada, cuando vio que un hombre golpeaba a una adulta mayor, por lo que defendió a la mujer; sin embargo, el agresor le roció solvente y aceite para luego prenderle fuego.

La familiar de la víctima precisó que Olivia, de 46 años de edad, tiene quemaduras en toda la parte derecha de su cuerpo. Añadió que ya fue sacada de “código rojo”, para pasar a “código amarillo”; su estado de salud es grave, pero estable.

Olivia es madre soltera de cuatro hijos, es una mujer analfabeta de escasos recursos, dedicada a trabajos esporádicos, explicó la familiar.

En tanto, en la Fiscalía General del Estado [FGE] le comentó a la familiar de Olivia que el caso se trató como homicidio, pero le recomendaron quitar la denuncia para que pueda ser abordada como feminicidio.

Actualmente Olivia se encuentra internada en el Hospital General de la ciudad, presenta quemaduras en el rostro, pecho y oído.

Paulina Sánchez explicó que ya se presentó la denuncia correspondiente, con la carpeta de investigación 2680023; sin embargo el agresor huyó.

A través de sus redes sociales, la Fiscalía informó que fueron dos y no una las mujeres quemadas por el sujeto sospechoso.

“El imputado, quien se encuentra plenamente identificado, peleaba con un familiar. Las dos mujeres y más integrantes de la familia, intentaron disuadir el enfrentamiento, cuando el agresor utilizó aceite caliente y una botella con solvente, provocando las quemaduras”, dijo.