Lo que debes conocer sobre el cáncer en México

Compartir en:

La gente no está prestando tanta atención a señales de alerta como debería. Y aunque sí nos preocupa, no nos lo queremos tomar en serio.

El cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolado de las células malignas que puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo formando un tumor. En México este mal es la tercera causa de muerte y representa el 12% de todas las defunciones.

Por esta razón, Juntos Contra el Cáncer, el primer movimiento nacional que buscar conectar a todas las organizaciones de la sociedad civil que trabajan día a día para mejorar el entorno de los pacientes con cáncer en México, te comparte 7 datos sobre el panorama de esta enfermedad que todos debemos conocer para luchar contra él:

1. Las principales neoplasias causantes de muerte en el país por cáncer, están asociadas a: pulmo?n, mama, colorrectal, pro?stata y esto?mago. Cada an?o se estiman 148 mil nuevos casos de ca?ncer (65.5 mil en hombres y 82.4 mil en mujeres).

2. De acuerdo con las organizaciones de la Sociedad Civil que impulsan este movimiento, las problema?ticas en salud pu?blica contra la incidencia del ca?ncer que se traduce en un 60% de fallecimientos de pacientes son:

- Desarticulacio?n del primer nivel de atencio?n (diagno?stico tardi?o).

- Pocos medicamentos de u?ltima generacio?n.

- Segmentacio?n del sistema de salud.

3. El cáncer de mama es la causa de muerte más frecuente en nuestro país, se estima que ocurren 15 decesos al día por este tipo de cáncer.

4. Desde 2006, el cáncer del cuello uterino es la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer. Se estima que hay 10.3 decesos al día por esta neoplasia.

5. En 2013, a nivel nacional, las causas de muerte por cáncer más frecuentes en hombres fueron: próstata, pulmón, leucemia, colorrectal y estómago.

6. Se estima que para el 2025 en México aumenten los casos de cáncer en un 50%, pasando de 147 mil a más de 220 mil nuevos casos.1

7. Un factor que limita la detección y tratamiento del cáncer es la dificultad en el acceso a los servicios de salud y la tecnología disponible para la detección y tratamiento oportuno. Aún si el padecimiento es detectado a tiempo, las pacientes se enfrentan a otros obstáculos que impiden o retrasan la atención del cáncer, tales como la falta de infraestructura hospitalaria cercana a sus comunidades, limitado acceso a tratamientos o bien, falta especialistas que operen el equipo técnico, entre otros. Se estima que, a nivel nacional, existen actualmente 735 cirujanos oncólogos, 50 ginecólogos oncólogos, 269 oncólogos médicos, 151 oncólogos pediatras y 180 radio oncólogos.

¡Cuídate!




Presentan protocolo para detección oportuna de cáncer de pulmón

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias "Ismael Cosío Villegas" (INER) lanzó un protocolo para fortalecer la detección oportuna de cáncer de pulmón, puesto que cerca del 75% de los pacientes diagnosticados esta enfermedad se encuentran en etapas avanzadas, indicó el director general de este instituto, Jorge Salas Hernández.

Al inaugurar el Curso de Actualización en Cáncer de Pulmón, este año con el lema: Enfoque de Prevención y Detección Temprana, Salas Hernández presentó detalles del Programa Institucional de Detección Temprana del Cáncer de Pulmón 2018-2023, que permitirá medir la incidencia de esta enfermedad en cerca de mil personas que estén expuestas a diversos factores de riesgo como el tabaquismo.

En este protocolo participarán personas de entre 55 y 74 años de edad, fumadoras y ex fumadoras con un consumo de 20 paquetes de cigarrillos al año. Si son exfumadores, deberán haber suspendido este hábito durante los últimos 15 años.

También serán candidatos quienes tengan antecedentes de exposición al humo de leña.

Participarán pacientes con enfermedades respiratorias con antecedentes de tabaquismo, tanto del Instituto como de otras instituciones de la Secretaría de Salud.

Salas Hernández señaló que en este proyecto trabajará un grupo interdisciplinario integrado por neumólogos, oncólogos e imagenólogos, quienes darán seguimiento a los pacientes.

A cada uno de los participantes se les realizará una llamada telefónica o visita en su domicilio dos veces al año, para conocer su estado de salud y, en caso de fallecimiento, investigar la causa.

Quedarán excluidos del programa quienes tengan antecedentes de cánceres de pulmón, mama, melanoma maligno o cualquier otro tipo, así como aquellos que presenten signos o síntomas que pudieran ser atribuibles a la presencia de células malignas, como la pérdida de peso o hemoptisis, entre otros.

Indicó que el INER, además de ofrecer atención de alta especialidad, trabaja en la prevención de enfermedades y la detección temprana de los diferentes padecimientos respiratorios, así como en la capacitación de los médicos de primer contacto.

En su ponencia Panorama Epidemiológico del Cáncer del Pulmón, el director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud, Cuitláhuac Ruiz Matus, indicó que de acuerdo con estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México se registran entre 8 y 16 casos por cada 100 mil habitantes.

Refirió que durante el periodo 2012-2016, en México se reportaron 33 mil 781 muertes por cáncer pulmonar. Esta neoplasia es el segundo cáncer más común y afecta tanto a hombres como a mujeres mayores de 65 años de edad.

El funcionario federal se pronunció por seguir impulsando intervenciones preventivas e investigación científica, para estar un paso delante de la enfermedad y su tratamiento oportuno.

El director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE), Jesús Felipe González Roldán, describió el trabajo de capacitación presencial y a distancia que ofrecen a los especialistas de primer nivel de atención, para detección anticipada de este tipo de enfermedades.



La tasa mundial de mortalidad por cáncer de pulmón crecerá en mujeres un 43 %

Compartir en:

EFE,  España, Madrid, 

La tasa mundial de mortalidad por cáncer de pulmón en mujeres aumentará un 43 % entre 2015 y 2030, mientras que en cáncer de mama disminuirá un 9 %, según un estudio realizado en 52 países por un equipo internacional de científicos.

Los resultados se publican en Cancer Research, revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, y el trabajo lo lidera José M. Martínez-Sánchez, de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC Barcelona).

Para este epidemiólogo, se han hecho "grandes avances" en la reducción de la mortalidad por cáncer de mama a nivel mundial, pero en cáncer de pulmón la tasa de mortalidad continúa aumentando entre las mujeres debido al consumo de tabaco.

"Si no implementamos medidas para reducir este consumo en esta población, la mortalidad por cáncer de pulmón seguirá creciendo entre las mujeres en todo el mundo; incluso podrá superar a la mortalidad por cáncer de mama", asegura.

Estudios anteriores habían hecho proyecciones de la tasa de mortalidad por estos dos tumores en mujeres, pero centrados en un único país o continente; se trata de uno de los primeros trabajos realizados a escala mundial, señala Martínez-Sánchez en una nota de la citada asociación.

En total, se analizaron datos de 52 países, 29 de Europa, 14 americanos, 7 asiáticos y dos de Oceanía, y luego con modelos matemáticos se hicieron las proyecciones hasta 2030.

Los datos analizados son de la Organización Mundial de la Salud del período 2008-2015, tanto de muertes por estos cánceres como de población en los 52 países, a partir de los cuales se calculó la tasa estandarizada de mortalidad en ambas enfermedades -esta tasa quita el efecto de la distribución por edad para poder comparar así todos los países-.

Así, según este estudio, las tasas más altas de mortalidad estandarizada por cáncer de pulmón en 2030 se proyectan en Europa y Oceanía, mientras que las más bajas de mortalidad por este mismo cáncer lo hacen en América y Asia.

A nivel mundial, se prevé que las muertes por este tumor pasen de 11,2 por cada 100.000 mujeres a 16 cada 100.000 mujeres en 2030.

Las mujeres llegaron al consumo de tabaco más tarde que los hombres -al principio para ellas estaba socialmente mal visto-, por eso ahora se ve un mayor incremento de las tasas de mortalidad por cáncer de pulmón en ellas que en ellos: ante estos datos, Martínez-Sánchez indica que hay que atacar esta diferencia de género en la epidemia del tabaco.

En cuanto al cáncer de mama, este trabajo apunta que a nivel mundial se prevé que la tasa de mortalidad disminuya de 16,1 mujeres fallecidas por cada 100.000 en 2015 a 14,7 mujeres en 2030.

La reducción más alta de mortalidad por este tumor se pronostica en Europa, aunque presenta aún las tasas más elevadas.

La reducción está relacionada con la mejora de los tratamientos, concienciación y detección precoz del cáncer de mama.

Por otro lado, se prevé una tendencia creciente en Asia, aunque presente la menor tasa de mortalidad.

"El cáncer de mama también se relaciona con la obesidad o consumo de alcohol", según el investigador de la UIC Barcelona, y algunos países orientales están adoptando estilos de vida occidentalizados, que "a menudo conducen a la obesidad y aumento de la ingesta de alcohol".



Hepatitis y cáncer de hígado, dúo letal

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

El hepatocarcinoma, carcinoma hepatocelular o cáncer de hígado es un tumor maligno que se desarrolla en este órgano debido, en gran parte, a padecimientos como cirrosis, hígado graso y hepatitis B o C.

Esta enfermedad no es sinónimo de muerte si se descubre a tiempo pues, como en la mayoría de los cánceres, la detección oportuna puede salvar vidas.

Al respecto, el gastroenterólogo y hepatólogo Mauricio Castillo Barradas recalca que "dependiendo de la etapa en la que se encuentre el hepatocarcinoma, el paciente se puede recuperar.

"El cáncer de hígado es curable; lo importante es detectarlo a tiempo y en una fase temprana porque, si está en una avanzada, solamente podemos dar tratamiento paliativo", enfatiza.

El especialista agrega que, en nuestro país, el hepatocarcinoma representa el 9% de fallecimientos por cáncer. En tanto que el principal factor de riesgo para desarrollarlo es la presencia de cirrosis hepática.

Cirrosis hepática

"Por el solo hecho de tener cirrosis hepática, los pacientes tienen mayor riesgo de padecer cáncer de hígado. La cirrosis es la etapa final de una inflamación crónica persistente en la que el tejido hepático es sustituido por cicatriz", explica el especialista del Hospital Ángeles Lindavista.

De acuerdo con el gastroenterólogo, este mal puede ser ocasionado por múltiples causas como el consumo de alcohol, los virus de hepatitis B y C, la presencia de grasa en el hígado, la hepatitis autoinmune (cuando el sistema inmunológico ataca al hígado) y también por algunos fármacos que, "aunque con menor frecuencia, pueden causar inflamación crónica", indica.

Prevención

El entrevistado subraya que es fundamental evitar que el paciente llegue al desarrollo de cirrosis hepática. Por ejemplo, se deben extremar cuidados en personas con hígado graso, el cual se caracteriza por la inflamación hepática, misma que puede avanzar hacia la cicatrización y derivar en un daño irreversible.

"En cuanto al virus de hepatitis B o C, se debe identificar a quienes tienen factores de riesgo, curarlos y evitar la progresión", asevera el galeno en referencia a la potencial evolución de las hepatitis virales a cirrosis o a hepatitis crónica.

No por nada, para la conmemoración del Día Mundial contra la Hepatitis en 2018, la OMS eligió el lema Hacerse pruebas. Tratarse. Curarse.

Hepatitis B

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que la causa de la hepatitis B es el virus de la hepatitis B (VHB), el cual "altera el funcionamiento del hígado y activa el sistema inmunitario. Éste, a su vez, produce una reacción específica para combatir el virus, con la consiguiente inflamación del hígado. Un pequeño porcentaje de personas infectadas no consiguen eliminar el virus y la infección se vuelve crónica.

"El VHB se transmite por contacto con la sangre o los líquidos corporales de personas infectadas. Esto es del mismo modo que el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). No obstante, el VHB es de 50 a 100 veces más infeccioso que el VIH".

En este sentido, la OMS añade en su página de Internet que el virus de la hepatitis B se transmite, principalmente, de manera perinatal (de la madre al bebé durante el parto); de un niño a otro; por inyecciones y transfusiones contaminadas; y por contacto sexual sin protección.

Hepatitis C

Castillo Barradas aclara que en México predomina la hepatitis C. De los casos que hay en la nación, el 80% pueden progresar a una hepatitis crónica y 20%, a cirrosis hepática; y de esos pacientes con cirrosis, 4% llegan a presentar cáncer de hígado por culpa del virus de la hepatitis C.

En su portal, la OMS puntualiza que este virus se contrae por medio de la sangre: la mayoría de las infecciones se producen por la exposición a pequeñas cantidades sanguíneas a través de drogas inyectables, atención sanitaria poco segura y de la transfusión de sangre y productos sanguíneos sin analizar.

Asimismo, esta institución internacional estima que, en el planeta, existen 71 millones de personas con alguna infección crónica por el virus de hepatitis C.

Retos para enfrentar la hepatitis C

Al igual que la viruela y la poliomielitis, la hepatitis C podría ser una enfermedad eliminada de nuestro país. Para ello, se necesita un plan de acción que comience con programas de información, prevención y diagnóstico, así como acceso a los costosos tratamientos con los que cuentan algunos sistemas de salud y que son la solución para muchos pacientes.

En este sentido, José Antonio Oñate, director de la Fundación Hepatos Aión, A.C., lamenta que en México las personas con esta enfermedad enfrenten barreras debido a la ignorancia y la estigmatización.

"Lo que hace falta es una buena campaña sobre la prevención y el conocimiento acerca de la enfermedad. No existe una campaña informativa que le explique a la gente qué es, cuáles son sus mitos, cuáles son sus verdades, cuál es la forma de prevenirla, de diagnosticarla, eso no existe", reconoce el ingeniero Oñate.

Considera que el segundo obstáculo es que el sistema de salud mexicano carece de un movimiento nacional para diagnosticar. Si las personas no tienen conocimiento de lo que es esta enfermedad, mucho menos sabrán del diagnóstico y la importancia de detectarla oportunamente.

Debido a ello es que las personas con hepatitis C recurren a los diversos grupos de apoyo o a las ONG, para recibir la información que no han podido obtener de su respectivo sistema de salud.

Destaca que organizaciones como la que él representa informan a los pacientes acerca de los cuidados que requieren y los especialistas a los que deben acudir.

Otro obstáculo para los enfermos con hepatitis es el alto costo del tratamiento que les puede salvar la vida. Por fortuna, "ya hay nuevos medicamentos que pueden curar la hepatitis C en muy alto porcentaje, entre el 95 y 99%.

"Pero, debido a que tenemos un sistema de salud tan fragmentado, no se han dado ni mil tratamientos a nivel nacional en un año, cuando la problemática es mucho mayor. El ISSSTE hace su esfuerzo, pero son solo unos cuantos tratamientos los que está dando. El seguro popular tiene su particularidad, entonces todo esto hace que muy pocas personas en el país tengan acceso a estos medicamentos", admite.

En cuanto a los antirretrovirales, refiere que son tan caros que muy pocas personas pueden comprarlos y su única alternativa es la seguridad social pues, aunque ya hay genéricos, todavía no tienen autorización para ser vendidos en nuestro país debido al tema de las patentes.



La diabetes aumenta riesgo de cáncer, ¡especialmente en mujeres!

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

La diabetes aumenta el riesgo de padecer cáncer, especialmente en las mujeres, tal y como han demostrado investigadores del Instituto George para la Salud Global de la Universidad de Nueva Gales del Sur de Sydney (Australia) y de la Universidad de Oxford (Reino Unido), cuyo trabajo ha sido publicado en la revista "Diabetologia".

Para alcanzar esta conclusión, los científicos analizaron 107 artículos publicados y 36 cohortes de datos de pacientes, tanto hombres como mujeres. El análisis estadístico consideró la diabetes (tipos 1 y 2 combinados) con casos de cáncer en hombres y en mujeres y, para aquellos tumores que pueden ocurrir en ambos sexos se analizaron los eventos de cáncer específicos del cada uno.

De esta forma, los investigadores descubrieron que las mujeres con diabetes tenían un 27% de riesgo de cáncer, mientras que el porcentaje en los hombres se situó en el 19%. Este riesgo era especialmente pronunciado en las mujeres en el caso del cáncer de riñón (11% más), oral (23% más), estómago (14% más) y leucemia (15%). No obstante, en el cáncer de hígado, el riesgo para las mujeres con diabetes fue un 12% menor que para los hombres con diabetes.

En este sentido, los expertos han señalado que la hiperglucemia (es decir, glucosa en sangre elevada) puede tener efectos cancerígenos al causar daño en el ADN, un efecto potencialmente más pronunciado en las mujeres porque históricamente las mujeres eran menos tratadas, reciben menos cuidados intensivos y tienen una menor adherencia a la medicación antidiabética que los hombres.

Además, y dado que se ha encontrado que la duración media de la tolerancia a la glucosa alterada o la glucosa alterada en ayunas se sitúa en más de 2 años en las mujeres, ellas pueden tener una mayor exposición a hiperinsulinemia no tratada (niveles altos de insulina) en el estado prediabético.

Por todo ello, los investigadores han subrayado la importancia de un enfoque específico del sexo para la cuantificación del papel de la diabetes en la investigación, prevención y tratamiento del cáncer. No obstante, han reconocido que se necesitan más estudios para aclarar los mecanismos subyacentes a las diferencias sexuales en la asociación entre diabetes y cáncer.



Los síntomas de cáncer de ovario que toda mujer debe conocer

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

Seguro has escuchado por ahí que el cáncer de ovario puede ser un "asesino silencioso"… y con justa razón; esta enfermedad no tiene indicadores tan obvios como otros tipos de cáncer. Pero eso no quiere decir que las mujeres no experimenten ningún síntoma en lo absoluto.

Hay muchos síntomas que las personas pueden tener… pero no son específicos. Fácilmente pueden subestimarse. Desafortunadamente, hacer caso omiso de cualquier cáncer permite que la enfermedad progrese, dificultando así el diagnóstico y tratamiento.

En México, cada año se registran 3 mil 277 casos nuevos, según cifras de El Universal, así como 2 mil 105 muertes por cáncer de ovario. De hecho, es el tercer cáncer ginecológico más letal y la edad promedio del diagnóstico se encuentra entre los 50 y 70 años de edad, aunque se ha registrado un incremento considerable en mujeres menores de 30.

Los síntomas incluyen: dolor abdominal, náuseas, sentirse llenas rápidamente y no poder comer más de lo normal. Sin mencionar que hay una posible inflamación, ganas de orinar frecuentes, cambios en la menstruación, dolor durante el coito… e incluso reflujo estomacal.

Obviamente estos síntomas que pueden ocurrir por diferentes motivos y enfermedades, pero la persistencia y frecuencia son importantes. Por ejemplo, si tienes dolor abdominal que sucede una vez y nunca vuelve a ocurrir… puede ser señal de un quiste ovárico que reventó. Pero si el dolor aparece más de 12 veces al mes con otros síntomas, es importante que acudas con tu médico.

Si tienes uno de estos síntomas y persisten por más de 2 semanas, es hora de consultarlo con un doctor. El cáncer de ovario es más común en mujeres de mayor edad, y los síntomas posiblemente tengan que ver con otras cosas no cancerígenas, pero aún así no tienes porqué quedarte con la duda… por si acaso. Así que haz una cita y aclara todas tus dudas. No tienes nada que perder. De hecho, esta es la prevención que toda mujer debería tomar en cuenta para evitar problemas a largo plazo.



Apuestas Deportivas en Linea Betway