La OMS confirma casi 100.000 muertes por COVID-19 en el mundo

Compartir en:

EFE,  Switzerland, Genève, Ginebra, 

El COVID-19 ha causado desde su aparición a finales de 2019 la muerte de 99.690 personas en todo el mundo, confirmó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS), que informó de casi 6.700 nuevos fallecidos en las últimas 24 horas.

Los contagios globales ascienden a 1,61 millones, tras confirmarse alrededor de 90.000 casos nuevos en la última jornada, añadió la organización con sede en Ginebra.

Europa sigue siendo la región más afectada, con 839.000 casos, seguida por América (536.000) y Asia Oriental (118.000).

Las curvas de incidencia de la pandemia muestran estabilización en Europa y Asia, pero no en América donde la epidemia sigue una tendencia ascendente.

De acuerdo con las cifras de las autoridades sanitarias nacionales, los pacientes recuperados son ya casi 400.000 en todo el mundo, mientras que otros 50.000 se encuentran en estado grave o crítico.

Estados Unidos ya ha sobrepasado los 500.000 casos y superó a Italia como el país con más fallecidos (18.883), mientras que España es el segundo territorio con más infectados (161.000) y el tercero en muertes (16.353), también de acuerdo con las cifras de las autoridades sanitarias, ligeramente superiores a las de la OMS. 





OMS declara brote de viruela del mono como emergencia internacional

La OMS señala que actualmente hay 16 mil casos en el mundo

Compartir en:

El Universal,  Switzerland, Genève, Ginebra, 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que brote de viruela del mono en más de 70 países es ahora una emergencia global.

Antes se informó que el comité de la OMS ha votado 6 "Sí" y 8 "No" para declarar a la viruela del mono una emergencia mundial de salud pública.

Aunque la viruela del mono se ha establecido en partes de África central y occidental durante décadas, no se sabía que provocara grandes brotes más allá del continente o que se propagara ampliamente entre las personas hasta mayo, cuando las autoridades detectaron docenas de epidemias en Europa, América del Norte y otros lugares.

Declarar una emergencia global significa que el brote de viruela símica es un "evento extraordinario" que podría extenderse a más países y requiere una respuesta global coordinada. La OMS declaró previamente emergencias por crisis de salud pública como la pandemia de Covid-19, el brote de ébola en África occidental de 2014, el virus Zika en América Latina en 2016 y el esfuerzo en curso para erradicar la poliomielitis.

La declaración de emergencia sirve principalmente como una súplica para atraer más recursos globales y atención a un brote.

Los anuncios anteriores tuvieron un impacto mixto, dado que la agencia de salud de la ONU es en gran medida incapaz de lograr que los países actúen.


¿Qué es la viruela del mono?

La viruela del mono es una enfermedad causada por el virus de la viruela del mono, que tiene una estructura relacionada con la del virus de la viruela y causa una enfermedad similar, pero en general más leve. 


Estar atentos a posibles síntomas

Las autoridades sanitarias de varios países, incluidos varios latinoamericanos, se han puesto en alerta para identificar con celeridad cualquier potencial caso de viruela del mono, para poder ofrecer tratamiento, rastrear contactos y evitar la propagación del virus.

Para ello, las agencias de salud han recomendado a sus poblaciones estar atentas a los síntomas y acudir al médico si hay sospecha de estar contagiado, principalmente si has estado de viaje en las últimas tres semanas (el periodo de incubación de la enfermedad).



Respaldan en Estados Unidos a la vacuna para el COVID de Novavax en adultos

Compartir en:

Reuters,  United States, Washington, 

Los asesores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos votaron el martes por unanimidad a favor de recomendar el uso de la vacuna para el COVID-19 de Novavax Inc. NVAX.O en personas de 18 años o más.

La vacuna ha sido aprobada por un comité asesor de los CDC. La directora de los CDC, Rochelle Walensky, todavía tiene que dar el visto bueno a las recomendaciones antes de que la vacuna pueda estar disponible en Estados Unidos, y es posible que la inyección no esté lista inmediatamente para su distribución.

El Gobierno estadounidense ha conseguido 3,2 millones de dosis de la vacuna de Novavax, pero está esperando a que la empresa termine las pruebas de calidad antes de ponerlas en circulación. La empresa espera terminar las pruebas en las próximas semanas.

La vacuna fue autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos la semana pasada, convirtiéndose en la cuarta inyección para el COVID autorizada para su uso en adultos en los Estados Unidos.

Más del 77% de los adultos estadounidenses se han vacunado completamente con inyecciones de Moderna Inc MRNA.O, Pfizer-BioNTech PFE.N, BNTX.O o Johnson & Johnson JNJ.N.



Viruela del mono no tarda en ser declarada pandemia, advierte experto de la OMS

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

El catedrático de Parasitología de la Universidad de La Laguna (ULL), en España, y experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Santiago Mas-Coma, se mostró pesimista a corto plazo sobre el control de la viruela del mono porque “los casos no paran de subir cada día”, al tiempo que la enfermedad, ya ha llegado a Asia.

“No creo que tardemos mucho en declarar la pandemia”, ha indicado a los periodistas antes de impartir una conferencia en 'Campus África', subrayando que "gracias a Dios le gente no muere, pero el virus ha mutado y ha incrementado los casos, es un problema, por eso se transmite más fácilmente de humano a humano".

Mas-Coma advirtió que aunque “todo el mundo piensa en la guerra y en la pandemia de coronavirus”, el mayor problema “del planeta es el cambio climático”, y puso como ejemplo la ola de calor que azota Europa y que origina que “está falleciendo mucha gente. No vemos cómo esto puede hacerse reversible pero sí paliar los efectos”, agregó.

Por ello, instó a los países a “dejar de hablar y ponerse a trabajar”, porque las autoridades de muchos países “hablan mucho pero no hacen y hay que seguir apretando”, porque el cambio climático “es la prioridad número uno» del planeta”.

En ese sentido, advirtió que Canarias tiene una «ubicación delicada porque es un “cruce entre África, Europa y América”, lo que implica la “llegada continua” de enfermedades pese a que hay instituciones que funcionan “muy bien” para contenerlas.

Explicó que la pandemia ha demostrado la “relación” entre los continentes y los agentes que causan las enfermedades a través de los viajes. “Antes pasaba, pero no se viajaba tanto y las condiciones climáticas impedían establecerse a los agentes infecciosos”, subrayó.

Ahora, apuntó, las condiciones climáticas del sur de Europa “son las mismas” que las del África Ecuatorial, lo que implica que se están “introduciendo enfermedades y algunas son muy difíciles de parar”.

Mas-Coma pidió implementar sistemas de vigilancia, aunque eso signifique “esfuerzo y dinero”, reconociendo que en España, por ejemplo, no estaban preparados para tratar el ébola.

“Estábamos todos perdidos cuando llegó a Madrid la enfermedad”, indicó, remarcado que “todo esto lleva su tiempo” y hay que prepararse y trabajar con antelación porque las enfermedades “van muy rápido”. Así, indicó que “hay que formar a gente en los hospitales” y empezar a tratar enfermos.

Detalló que la globalización y cambio climático “se solapan” y funcionan como una sinergia hasta el punto de que las enfermedades viajan de continente a continente. “Es un problema global”, ha admitido.

Sobre la pandemia de Covid-19 ha comentado que “no se ha terminado” aunque se hayan bajado las defensas para evitar repercusiones económicas de ahí que la comunidad científica esté recomendando “tirar hacia atrás” con algunas medidas de contención como las mascarillas o guardar las distancias. “Hay gente muriendo, la mortalidad sigue ahí”, ha señalado.

Alertó que les preocupa la nueva subvariante Centaurus porque presenta varias mutaciones de ómicron y las primeras estimaciones indican que es hasta 18 veces más contagiosa –aún queda ver la patogenización–.

“Tal como funcionan las cosas, mañana la tenemos aquí, es el problema de la globalización”, apuntó en referencia a que ahora mismo se ha descubierto en la India. 



Virus de Marburgo: sin vacuna y con hasta 88% de letalidad

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

La detección de dos casos de la enfermedad por el virus de Marburgo (EVM) en Ghana, los primeros en el país, encendió las alertas. La razón: se trata de una fiebre hemorrágica casi tan mortal como el ébola, y sin vacuna.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la EVM “es grave y, a menudo, mortal”. Su periodo de incubación es de entre dos y 21 días.

Síntomas

La OMS señala que los síntomas de esta enfermedad aparecen bruscamente, con fiebre elevada, un dolor de cabeza intenso y gran malestar, así como frecuentes dolores musculares. 

Al tercer día, explica el organismo, pueden aparecer diarrea acuosa intensa, dolor y cólicos abdominales, náuseas y vómitos. La diarrea puede persistir una semana. Los ojos se hunden, los pacientes sufren letargo extremo y presentan lo que la OMS describe como “aspecto de fantasma”.

Entre los días cinco y siete, los enfermos suelen presentar hemorragias graves. Los casos mortales suelen presentar alguna forma de hemorragia, a menudo en varios órganos. La presencia de sangre fresca en los vómitos y las heces suele acompañarse de hemorragia por la nariz, las encías y la vagina. El sangrado espontáneo en los lugares de venopunción donde se administran líquidos o se extraen muestras de sangre puede ser especialmente problemático. Durante la fase grave de la enfermedad, los pacientes presentan persistentemente fiebre elevada. 

Esta enfermedad afecta el sistema nervioso central: los pacientes presentan confusión, irritabilidad y agresividad. En la fase tardía de la enfermedad (a los 15 días del inicio) puede presentarse orquitis (inflamación de testículos) en hombres.

La muerte suele producirse a los ocho o nueve días del inicio de los síntomas. “Se suele preceder de grandes pérdidas de sangre y de choque”, dice la OMS.


Mortalidad

La tasa media de letalidad de la enfermedad, alerta la OMS, oscila en torno al 50%. Sin embargo, puede ser de hasta 88%, dependiendo de la cepa vírica y de la atención.

La OMS subraya que la rehidratación y la administración rápida de tratamiento sintomático mejoran la supervivencia.


Origen

Se considera que el huésped natural del virus de Marburgo es el murciélago de la fruta (Rousettus aegyptiacus, familia Pteropodidae). El virus se transmite de estos murciélagos al ser humano y se propaga entre estos directamente.

La EVM se identificó por vez primera en 1967 tras registrarse simultáneamente brotes en Marburgo y Frankfurt (ambas ciudades en Alemania) y en Belgrado (Serbia).

Aunque los virus de Marburgo y del Ébola son virus distintos, ambos pertenecen a la familia Filoviridae y ocasionan enfermedades con características clínicas similares, dice la OMS.

Los brotes de 1967 se asociaron al trabajo en laboratorios con monos verdes africanos (Cercopithecus aethiops) importados de Uganda. Posteriormente, se han notificado brotes y casos esporádicos en Angola, Kenia, la República Democrática del Congo, Sudáfrica (en una persona que había viajado recientemente a Zimbabue) y Uganda. 

En 2008 se notificaron dos casos independientes en viajeros que habían visitado una cueva habitada por colonias de murciélagos Rousettus, Uganda.


Transmisión

Se transmite por contacto directo de la piel lesionada o las mucosas con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas infectadas, así como con superficies y materiales contaminados con dichos líquidos, como ropa personal o de cama.

La OMS señala que se han descrito casos de transmisión al personal sanitario que atiende a pacientes con EVM presunta o confirmada, “a través del contacto estrecho sin las debidas precauciones de control de las infecciones. El contagio a través de materiales para inyección contaminados o de pinchazos con agujas se asocia a una mayor gravedad de la enfermedad, a un agravamiento más rápido y, posiblemente, a una mayor tasa de letalidad”.

Como sucede con él ébola, el virus de Marburgo también se puede contagiar en las ceremonias funerarias en las que los dolientes tienen contacto directo con el cuerpo del difunto.

El paciente puede contagiar la enfermedad mientras tenga el virus en la sangre.


Tratamiento

De acuerdo con la OMS, no se ha demostrado la eficacia de ningún tratamiento para neutralizar este virus, pero están desarrollando varios tratamientos inmunológicos, farmacológicos y con hemoderivados. 

Tampoco existe, hasta el momento, una vacuna contra la EVM. 

La terapia de apoyo mediante rehidratación oral o intravenosa y el tratamiento de determinados síntomas mejoran los chances de supervivencia. La OMS indica que en algunos casos se podría probar el uso de “anticuerpos monoclonales en desarrollo y ciertos antivíricos que se han utilizado en estudios clínicos para tratar el ébola, como el remdesivir y el Favipiravir”.

Detalla que “en mayo de 2020, la Agencia Europea de Medicamentos concedió una autorización de comercialización a las vacunas Zabdeno (Ad26.ZEBOV) y Mvabea (MVA-BN-Filo) contra la EVM. Esta última contiene un virus denominado Vaccinia Ankara Bavarian Nordic que se ha modificado para que exprese proteínas del virus del Ebola-Zaire y de otros tres virus del mismo grupo (familia Filoviridae). Aunque esta vacuna podría proteger contra la EVM, todavía no se ha demostrado su eficacia en ensayos clínicos”.


¿Cómo se puede diagnosticar?

Dado que los síntomas de la EVM se asemejan a los del paludismo, la fiebre tifoidea, la shigelosis, la meningitis y otras fiebres hemorrágicas víricas, lo mejor para confirmar si se trata del virus de Marburgo es usar los siguientes métodos:

prueba de inmunoadsorción enzimática (ELISA);

pruebas de detección de antígenos;

prueba de seroneutralización;

reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR);

microscopía electrónica; y

aislamiento del virus en un cultivo celular La OMS señala que los síntomas de esta enfermedad aparecen bruscamente, con fiebre elevada, un dolor de cabeza intenso y gran malestar, así como frecuentes dolores musculares.

Al tercer día, explica el organismo, pueden aparecer diarrea acuosa intensa, dolor y cólicos abdominales, náuseas y vómitos. La diarrea puede persistir una semana. Los ojos se hunden, los pacientes sufren letargo extremo y presentan lo que la OMS describe como “aspecto de fantasma”.

Entre los días cinco y siete, los enfermos suelen presentar hemorragias graves. Los casos mortales suelen presentar alguna forma de hemorragia, a menudo en varios órganos. La presencia de sangre fresca en los vómitos y las heces suele acompañarse de hemorragia por la nariz, las encías y la vagina. El sangrado espontáneo en los lugares de venopunción donde se administran líquidos o se extraen muestras de sangre puede ser especialmente problemático. Durante la fase grave de la enfermedad, los pacientes presentan persistentemente fiebre elevada.

Esta enfermedad afecta el sistema nervioso central: los pacientes presentan confusión, irritabilidad y agresividad. En la fase tardía de la enfermedad (a los 15 días del inicio) puede presentarse orquitis (inflamación de testículos) en hombres.

La muerte suele producirse a los ocho o nueve días del inicio de los síntomas. “Se suele preceder de grandes pérdidas de sangre y de choque”, dice la OMS.


Mortalidad

La tasa media de letalidad de la enfermedad, alerta la OMS, oscila en torno al 50%. Sin embargo, puede ser de hasta 88%, dependiendo de la cepa vírica y de la atención.

La OMS subraya que la rehidratación y la administración rápida de tratamiento sintomático mejoran la supervivencia.


Origen

Se considera que el huésped natural del virus de Marburgo es el murciélago de la fruta (Rousettus aegyptiacus, familia Pteropodidae). El virus se transmite de estos murciélagos al ser humano y se propaga entre estos directamente.

La EVM se identificó por vez primera en 1967 tras registrarse simultáneamente brotes en Marburgo y Frankfurt (ambas ciudades en Alemania) y en Belgrado (Serbia).

Aunque los virus de Marburgo y del Ébola son virus distintos, ambos pertenecen a la familia Filoviridae y ocasionan enfermedades con características clínicas similares, dice la OMS.

Los brotes de 1967 se asociaron al trabajo en laboratorios con monos verdes africanos (Cercopithecus aethiops) importados de Uganda. Posteriormente, se han notificado brotes y casos esporádicos en Angola, Kenia, la República Democrática del Congo, Sudáfrica (en una persona que había viajado recientemente a Zimbabue) y Uganda.

En 2008 se notificaron dos casos independientes en viajeros que habían visitado una cueva habitada por colonias de murciélagos Rousettus, Uganda.


Transmisión

Se transmite por contacto directo de la piel lesionada o las mucosas con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas infectadas, así como con superficies y materiales contaminados con dichos líquidos, como ropa personal o de cama.

La OMS señala que se han descrito casos de transmisión al personal sanitario que atiende a pacientes con EVM presunta o confirmada, “a través del contacto estrecho sin las debidas precauciones de control de las infecciones. El contagio a través de materiales para inyección contaminados o de pinchazos con agujas se asocia a una mayor gravedad de la enfermedad, a un agravamiento más rápido y, posiblemente, a una mayor tasa de letalidad”.

Como sucede con él ébola, el virus de Marburgo también se puede contagiar en las ceremonias funerarias en las que los dolientes tienen contacto directo con el cuerpo del difunto.

El paciente puede contagiar la enfermedad mientras tenga el virus en la sangre.


Tratamiento

De acuerdo con la OMS, no se ha demostrado la eficacia de ningún tratamiento para neutralizar este virus, pero están desarrollando varios tratamientos inmunológicos, farmacológicos y con hemoderivados.

Tampoco existe, hasta el momento, una vacuna contra la EVM.

La terapia de apoyo mediante rehidratación oral o intravenosa y el tratamiento de determinados síntomas mejoran los chances de supervivencia. La OMS indica que en algunos casos se podría probar el uso de “anticuerpos monoclonales en desarrollo y ciertos antivíricos que se han utilizado en estudios clínicos para tratar el ébola, como el remdesivir y el Favipiravir”.

Detalla que “en mayo de 2020, la Agencia Europea de Medicamentos concedió una autorización de comercialización a las vacunas Zabdeno (Ad26.ZEBOV) y Mvabea (MVA-BN-Filo) contra la EVM. Esta última contiene un virus denominado Vaccinia Ankara Bavarian Nordic que se ha modificado para que exprese proteínas del virus del Ebola-Zaire y de otros tres virus del mismo grupo (familia Filoviridae). Aunque esta vacuna podría proteger contra la EVM, todavía no se ha demostrado su eficacia en ensayos clínicos”.


¿Cómo se puede diagnosticar?

Dado que los síntomas de la EVM se asemejan a los del paludismo, la fiebre tifoidea, la shigelosis, la meningitis y otras fiebres hemorrágicas víricas, lo mejor para confirmar si se trata del virus de Marburgo es usar los siguientes métodos:

prueba de inmunoadsorción enzimática (ELISA);

pruebas de detección de antígenos;

prueba de seroneutralización;

reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR);

microscopía electrónica; y

aislamiento del virus en un cultivo celular



OMS mantiene emergencia por pandemia de Covid-19 ante nuevas oleadas

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció hoy que mantiene la emergencia internacional por la pandemia de Covid-19, en vigor desde enero de 2020, pese al descenso continuado de las muertes por esta enfermedad, que ya no van asociadas a ascensos puntuales de contagios.

Pese a ello, el Comité de Emergencia para la pandemia, que se reúne cada tres meses y lo hizo el pasado 8 de julio por duodécima vez, concluyó que la pandemia “sigue constituyendo un evento extraordinario que aún impacta de forma adversa en la salud global”, subrayó hoy un comunicado de la OMS.

“Nuevas oleadas del virus demuestran una vez más que el Covid-19 está lejos de haber terminado”, declaró Tedros en una conferencia de prensa en Ginebra independiente de la reunión del comité.

“A medida que aumentan las hospitalizaciones y la transmisión de Covid-19, los gobiernos deben implementar medidas como el uso de máscaras, una ventilación mejorada y protocolos de detección y tratamiento”, añadió.

El comité advirtió que el descenso en los tests en muchos países, debido a la proliferación de casos leves, está afectando a la capacidad de los expertos para analizar la evolución del coronavirus, pese a que “la aparición y propagación de nuevas variantes podría suponer impactos sanitarios aún más graves a los actuales”.

Los expertos que forman el comité, presidido por el médico francés Didier Houssin, lamentaron en este sentido “la reducción en la cobertura y en la calidad de la vigilancia”, que se traduce entre otras cosas en un menor envío de secuenciaciones genómicas de casos de Covid en todas las regiones.

“Ello impide evaluar qué variantes del virus están circulando, lo que supone una menor capacidad para interpretar tendencias en la transmisión y para ajustar las medidas sanitarias públicas”, indicaron los expertos.

Incluso con este menor control de la pandemia, en las dos últimas semanas se ha reportado un aumento del 30% en los casos de Covid a nivel global, a causa principalmente de los sub-linajes BA.4 y BA.5 de la variante ómicron, indicó el comité, que se reunió durante tres horas y media el pasado 8 de julio.

La dinámica de Covid-19 continúa siendo “impredecible”, afirmaron los miembros del comité, que recomendaron mantener medidas para intentar reducir la transmisión del virus SARS-CoV-2 causante de Covid.

Sugirieron además medidas para recuperar niveles de vigilancia anteriores, que podrían incluir una mejor integración en los datos nacionales de los resultados de las pruebas de autotest que muchos ciudadanos se practican actualmente, en sustitución de las pruebas PCR o los tests de antígenos.

Los expertos mantuvieron la recomendación de vacunar al menos a 70% de las poblaciones nacionales para reducir los casos graves y los fallecimientos, y aconsejaron ayudar a los países que no han alcanzado aún tasas del 20% con el fin de que puedan desarrollar estrategias para ampliar las inoculaciones en sus territorios.

Al mismo tiempo recomendaron que sigan las medidas para reducir la expansión del virus en eventos multitudinarios, y otras individuales tales como el uso de mascarillas, el distanciamiento físico o la higiene frecuente de manos, aplicadas desde el inicio de la crisis sanitaria hace ya dos años y medio.