¿Cómo prevenir el contagio de Covid-19 con un enfermo en casa?

Los expertos indican que el uso de "ventiladores de pie" ayudarían a esparcir el virus

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

En los últimos días, los contagios por ómicron en México han tenido una alta incidencia, debido a la rápida propagación de la variante. Por su alta contagiosidad, se han desencadenado brotes de contagios en oficinas, gimnasios, restaurantes, pero sobre todo dentro de las casas, pues la cercanía con los miembros de la familia es directa y dentro de los hogares no se utiliza el cubrebocas, por ende es necesario contar con las medidas de salud adecuadas cuando un familiar ha contraído el Covid-19. Aquí te contamos algunas precauciones para prevenir la enfermedad dentro de los domicilios.

Pese a que el Covid-19 fue reportado por primera vez en diciembre de 2019 y una gran cantidad de población se infectó durante las primeras olas de la enfermedad, con la aparición de la variante ómicron, personas que ya habían padecido la enfermedad volvieron a contraerla, ya que esta evade la respuesta inmunitaria con mayor facilidad a diferencia de otras mutaciones del SARS-CoV-2.

Los nuevos casos por Covid.19 aumentan diariamente, superando las cifras del día anterior, lo que ha dado lugar a la propagación del virus entre familiares dentro de las casas, ya que el trato diario supone un acercamiento físico, además que -en muchas ocasiones- los espacios impiden marcar la distancia adecuada para que las particulas espiradas por la o el enfermo no alcancen a los otros miembros del hogar. 

En este sentido, los expertos han aconsejado aumentar las medidas de prevención, y ya no sólo recurrir a las que se sugieren usualmente, como el uso correcto del cubrebocas y gel antibacterial, así como lavado de manos constante y el aislamiento de la persona infectada, sino que se tomen en cuenta otras precauciones para prevenir la transmisiblidad del virus en las viviendas, como la desinfección de cubiertos y desechar correctamente los residuos generados por el paciente, como pañuelos.

¿Cuál es la ventilación adecuada en casa para evitar la propagación de Covid-19?

Dado que el SARS-CoV-2 se propaga a través de las partículas de saliva que se expulsan cuando una persona habla, tose o estornuda -también conocidas como aerosoles- y estas se quedan suspendidas en el aire, es probable que las personas no infectadas sientan preocupación cuando un familiar contrajo el virus, debido a que expulsan el virus constantemente, por lo que se vuelve necesario contar con una ventilación correcta en la habitación del enfermo y en los espacios comunes,en los que conviven todas las partes.

De acuerdo con Abril Baller, doctora oficial en la Organización Mundial de la Salud (ONU), además de que la persona infectada tiene que aislarse en una zona específica de la casa, o en su defecto, limitar los espacios de uso dentro de ella, en caso de habitar un espacio reducido; el hogar debe mantenerse ventiladas, tanto como sea posible; por lo que no deberán cerrarse las ventanas, abiertas a los lados opuestos a la habitación para generar una corriente de aire fresco.

La ONU también recomienda que en caso de que el clima exterior sea extremo como ocurre durante la época invernal, se abran las ventanas, cada hora por unos cuantos minutos para ventilar, mientras que para el uso de los sistemas de aire acondicionado lo ideal es configurarlos para que funcionen con la mayor cantidad de aire fresco, ya que estos tienen como función principal refrescar el ambiente.

Por otro lado, la organización advirtió que los ventiladores de pie sí representan un riesgo para la propagación del Covid-19, a diferencia de los ventiladores de techo, encargados de mejorar la circulación del aire y que también evitan el estancamiento de este en espacios cerrados, por lo que deben de mantenerse apagados mientras una persona en casa esté infectada.

¿Qué medidas de salud tomar cuando se tiene que proveer de alimentos a un infectado de Covid-19?

En la mayoría de los casos el paciente que padece la infección por coronavirus, además de cursar la sintomatología característica, puede experimentar cansancio, por lo que los miembros de la familia son quienes lo proveen de alimentos. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS) detalla que en casa se deben lavar las manos con agua y jabón, 20 segundos antes y después de preparar los alimentos.

Una sola persona tendrá que encargarse de servir la comida a los demás miembros o en su defecto que cada familiar se sirva así mismo para evitar tocar los mismos cubiertos; el cuidador de la persona enferma tendrá que portar cubrebocas y limpiar los cubiertos con "agua jabonosa caliente", cuando termine de usarlos.

Por otra parte, cuando el enfermo deje restos de comida, deben de depositarse en un envase separado y etiquetados, para cuando estoes sean desechados, las personas que se encargan de trasladar la basura a lso centros de reciclaje mantengan mayores precauciones al entrar en contacto con estos residuos.

¿Como es el uso del baño cuando hay un infectado en casa con coronavirus?

El HHS dice que, en caso de compartir el baño con una persona enferma de Covid-19, tiene que ser desinfectado después de cada uso. Esta acción puede realizarla el mismo paciente o en su defecto, el cuidador debe ponerse cubrebocas, guantes desechables, y esperar un tiempo antes de lavar el baño. La ventilación para esta área será suficiente al abrirse las ventanas.

¿Medicamentos para minorizar la sintomatología del Covid-19 en casa?

La nueva variante ómicron, ha causado síntomas parecidos a una gripe, que generalmente se resuelven en menos de cinco días, y con medicamentos para bajar la fiebre como el paracetamol o el ibuprofeno. Sin embargo, los expertos han revelado que es importante reiterar que la mejor opción es no automedicarse y acudir con un especialista para que indique cuál es el tratamiento adecuado.

De acuerdo con un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para evitar los riesgos de toxicidad y complicaciones durante el curso de la infección por SARS-CoV-2, no se deben de utilizar los antibióticos (azitromicina, levofloxacina, ceftriaxona), los antivirales (oseltamivir, amantadina, rimantadina, aciclovir) ya que no tienen efectos contra el Covid-19, los medicamentos esteroides en los primeros cinco días de la enfermedad (cortisona, dexametasona) y anticuagulantes sin supervición médica (Aspirina, heparina, enoxaparina, clopidogrel).

¿Cuántos días deben confinarse los familiares de la persona con Covid-19 y el enfermo?

La UNAM informó que las personas con Covid-19 deberán de cumplir cinco días en aislamiento, y en caso de no presentar síntomas posteriores a dichos días podrán reincorporase a sus actividades, de lo contrario se confinaran hasta completar el día diez. En el caso de los familiares no infectados deberán de confinarse por cinco días y si al término de este intervalo, deben cerciorarse de no presentar ningún síntomas, para así retomar actividades de forma regular,

Visita y accede a todo nuestro contenido | www.cadenanoticias.com | Twitter: @cadena_noticias | Facebook: @cadenanoticiasmx | Instagram: @cadena_noticias | TikTok: @CadenaNoticias | Telegram: https://t.me/GrupoCadenaResumen |





Se triplican casos y hospitalizaciones por Covid-19 en San Diego

Compartir en:

Cadena Noticias - Ana Laura Wong,  Estados Unidos, California, San Diego, 

Más de 800 mil casos de COVID-19 se han registrado en el Condado de San Diego desde el comienzo de la pandemia, informó la Agencia de Salud y Servicios Humanos del Condado.

Lamentablemente el promedio semanal de casos se ha triplicado en los últimos treinta días y las hospitalizaciones también están en aumento.

Cameron Kaiser, Subdirector de salud pública del Condado, hizo el llamado a la población a no bajar la guardia y estar al día con las vacunas y refuerzos.

Además pidió que nuevamente consideren esencial el uso del cubrebocas sobretodo en espacios interiores llenos de gente y durante el viaje.



Se triplican casos y hospitalizaciones por Covid-19 en San Diego

Compartir en:

Cadena Noticias - Ana Laura Wong,  Estados Unidos, California, San Diego, 

Más de 800 mil casos de COVID-19 se han registrado en el Condado de San Diego desde el comienzo de la pandemia, informó la Agencia de Salud y Servicios Humanos del Condado.

Lamentablemente el promedio semanal de casos se ha triplicado en los últimos treinta días y las hospitalizaciones también están en aumento.

Cameron Kaiser, Subdirector de salud pública del Condado, hizo el llamado a la población a no bajar la guardia y estar al día con las vacunas y refuerzos.

Además pidió que nuevamente consideren esencial el uso del cubrebocas sobretodo en espacios interiores llenos de gente y durante el viaje.



La travesía de recibir atención médica que ha llevado a la muerte de pacientes

En muchas comunidades de México los servicios de salud son precarios o inexistentes

Compartir en:

Milenio,  Ciudad de México, Mexico, 

¿Qué tienen en común una mujer que está postrada en Yucatán, un representante ejidal en Tamaulipas, una indígena de Durango que dio luz en la carretera y unos pueblerinos de Coahuila? Que en sus comunidades, los servicios de salud son precarios o inexistentes. 

En el municipio yucateco de Seyé, por ejemplo, la señora Edith Alvarado lleva 21 años postrada en una cama a causa de los golpes que le propinó su ex esposo. Es diabética, tiene problemas del habla y una de sus hijas, la de 22 años, padece problemas auditivos y de movilidad. Guadalupe, otra de sus hijas, es quien las cuida. “Aquí no hay servicios de emergencia, puras consultas en farmacias”, lamentó Guadalupe. “El hospital más cercano nos queda como a media hora, pero tampoco funciona. Tenemos que ir hasta Mérida, a la clínica Juárez del IMSS. Y casi nunca nos lleva la ambulancia”. 

Guadalupe cuenta que irse en transporte público es muy incómodo, pues doña Edith sólo se mueve en silla de ruedas. Lo hacen, sin embargo, porque el costo es de 60 pesos por persona, mientras un taxi les cobra entre 350 y 700 pesos. Otra alternativa podría ser la patrulla que mandó el ayuntamiento, pero los policías les han dicho varias veces que no es su obligación.

Guadalupe relata que hace seis meses, cuando nació prematuramente su hijo, acudió al Palacio Municipal a pedir ayuda. “Se me rompió la fuente y me fui caminando una seis calles hasta el Palacio. Llegué a donde está la patrulla, y me dijeron que no me podían llevar, que me esperara hasta las 8:00 horas”. Se fue en una motocicleta que consiguió su esposo. 

Sonia es una joven indígena de El Mezquital, Durango, que tampoco alcanzó a terminar su labor de parto de sus gemelos. Sonia viajaba desde Teneraca, a unas ocho horas de camino a la capital del estado. Sus padres la trasladaban a Guajolota, donde se encuentra el hospital, pero en un tramo de la carretera nació el primer gemelo, un varón. Continuaron su camino hasta llegar al hospital. La niña no sobrevivió. 

Cuando los indígenas de las comunidades de Santa María de Ocotán o Huazamota, las más pobladas, viajan a la capital de Durango a buscar atención médica no siempre llegan. Hace apenas unos días, una mujer de cien años, proveniente de El Mezquital, perdió la vida en uno de los albergues tradicionales, Tambitos. No alcanzó a recibir la atención médica. 

La comunidad de Ciénega de la Purísima, a hora y media de Saltillo, sabe lo que significan las distancias. Para llegar o salir de ella, es necesario adentrarse en la sierra por caminos sinuosos de terracería, junto a voladeros de 30 metros, con subidas y bajadas cuya peligrosidad aumenta en tiempos de lluvias. 

“Desde que llegué a vivir acá, hace 30 años, hemos tenido muchas urgencias y nosotros tenemos que ver cómo le hacemos para llegar a la clínica”, cuenta Antonia Fuentes, originaria del pueblo de Jamé. “Estamos muy olvidados de todo esos auxilios de emergencias. Aquí nos tomamos lo que tenemos, una paracetamol o un acetil. Siempre tenemos medicamentos o remedios caseros, por lo mismo”. 

Según Antonia, en varias ocasiones se les ha prometido que se presentará un doctor al centro de salud. “Pero primero tendrían que remodelar las instalaciones porque están muy deterioradas”, dice y enseguida habla de otro problema para los habitantes: los gastos de gasolina, medicamento y, a veces, de médicos, ya que la mayoría no cuentan con seguridad social y tienen que buscar atención en consultorios particulares. “A mi yerno se le torció la cara hace más de un mes y desde entonces mi esposo lo lleva a rehabilitación. Cada vuelta nos sale como en 600 pesos”. 

En Altamira, Tamaulipas, la situación no es muy diferente: las distancias hacia centro de salud y hospitales provoca que las familias de 32 ejidos y ocho comunidades del río Tamesí tengan una baja probabilidad de sobrevivir en el caso de enfermarse o de que sean víctimas de picadura o mordedura de un animal venenoso. “Hay gente que la ha sabido sacar provecho a la situación y cobra 40 pesos por llevarte en moto o en triciclos a las clínicas”, se queja Dimas Salazar, representante ejidal en Benito Juárez. 

El problema se acentúa en las viviendas que se ubican en los márgenes del río, pues dependen mucho de la capacidad de sus motores en las lanchas para llegar rápidamente a recibir atención médica en Altamira.Si es un motor grande,tardan 25 minutos. En el peor de los casos, el recorrido es de una hora. Una vez que llegan al muelle por la laguna Champayan, deben pagar un taxi o caminar varias cuadras hasta el DIF para que sean trasladosa un hospital. 

“Ha habido gente que se muere en el traslado por infartos o derrames”, cuenta Ricardo Demes, habitante de la comunidad Martin A. Martínez., “Yo tengo una nieta que le picó un animal, batallando la cargamos y como se pudo la llevamos al DIF. Por río es una hora con motor pequeño. También la neblina es una dificultad, hay quienes se han perdido”. 

Para los 32 ejidos alejados de la zona urbana solo hay cuatro centros regionales de salud. Los habitantes tienen prohibido enfermarse los fines de semana, pues los doctores solo acuden de lunes a viernes. 

Visita y accede a todo nuestro contenido | www.cadenanoticias.com | Twitter: @cadena_noticias | Facebook: @cadenanoticiasmx | Instagram: @cadena_noticias | TikTok: @CadenaNoticias | Telegram: https://t.me/GrupoCadenaResumen |



La travesía de recibir atención médica que ha llevado a la muerte de pacientes

En muchas comunidades de México los servicios de salud son precarios o inexistentes

Compartir en:

Milenio,  Ciudad de México, Mexico, 

¿Qué tienen en común una mujer que está postrada en Yucatán, un representante ejidal en Tamaulipas, una indígena de Durango que dio luz en la carretera y unos pueblerinos de Coahuila? Que en sus comunidades, los servicios de salud son precarios o inexistentes. 

En el municipio yucateco de Seyé, por ejemplo, la señora Edith Alvarado lleva 21 años postrada en una cama a causa de los golpes que le propinó su ex esposo. Es diabética, tiene problemas del habla y una de sus hijas, la de 22 años, padece problemas auditivos y de movilidad. Guadalupe, otra de sus hijas, es quien las cuida. “Aquí no hay servicios de emergencia, puras consultas en farmacias”, lamentó Guadalupe. “El hospital más cercano nos queda como a media hora, pero tampoco funciona. Tenemos que ir hasta Mérida, a la clínica Juárez del IMSS. Y casi nunca nos lleva la ambulancia”. 

Guadalupe cuenta que irse en transporte público es muy incómodo, pues doña Edith sólo se mueve en silla de ruedas. Lo hacen, sin embargo, porque el costo es de 60 pesos por persona, mientras un taxi les cobra entre 350 y 700 pesos. Otra alternativa podría ser la patrulla que mandó el ayuntamiento, pero los policías les han dicho varias veces que no es su obligación.

Guadalupe relata que hace seis meses, cuando nació prematuramente su hijo, acudió al Palacio Municipal a pedir ayuda. “Se me rompió la fuente y me fui caminando una seis calles hasta el Palacio. Llegué a donde está la patrulla, y me dijeron que no me podían llevar, que me esperara hasta las 8:00 horas”. Se fue en una motocicleta que consiguió su esposo. 

Sonia es una joven indígena de El Mezquital, Durango, que tampoco alcanzó a terminar su labor de parto de sus gemelos. Sonia viajaba desde Teneraca, a unas ocho horas de camino a la capital del estado. Sus padres la trasladaban a Guajolota, donde se encuentra el hospital, pero en un tramo de la carretera nació el primer gemelo, un varón. Continuaron su camino hasta llegar al hospital. La niña no sobrevivió. 

Cuando los indígenas de las comunidades de Santa María de Ocotán o Huazamota, las más pobladas, viajan a la capital de Durango a buscar atención médica no siempre llegan. Hace apenas unos días, una mujer de cien años, proveniente de El Mezquital, perdió la vida en uno de los albergues tradicionales, Tambitos. No alcanzó a recibir la atención médica. 

La comunidad de Ciénega de la Purísima, a hora y media de Saltillo, sabe lo que significan las distancias. Para llegar o salir de ella, es necesario adentrarse en la sierra por caminos sinuosos de terracería, junto a voladeros de 30 metros, con subidas y bajadas cuya peligrosidad aumenta en tiempos de lluvias. 

“Desde que llegué a vivir acá, hace 30 años, hemos tenido muchas urgencias y nosotros tenemos que ver cómo le hacemos para llegar a la clínica”, cuenta Antonia Fuentes, originaria del pueblo de Jamé. “Estamos muy olvidados de todo esos auxilios de emergencias. Aquí nos tomamos lo que tenemos, una paracetamol o un acetil. Siempre tenemos medicamentos o remedios caseros, por lo mismo”. 

Según Antonia, en varias ocasiones se les ha prometido que se presentará un doctor al centro de salud. “Pero primero tendrían que remodelar las instalaciones porque están muy deterioradas”, dice y enseguida habla de otro problema para los habitantes: los gastos de gasolina, medicamento y, a veces, de médicos, ya que la mayoría no cuentan con seguridad social y tienen que buscar atención en consultorios particulares. “A mi yerno se le torció la cara hace más de un mes y desde entonces mi esposo lo lleva a rehabilitación. Cada vuelta nos sale como en 600 pesos”. 

En Altamira, Tamaulipas, la situación no es muy diferente: las distancias hacia centro de salud y hospitales provoca que las familias de 32 ejidos y ocho comunidades del río Tamesí tengan una baja probabilidad de sobrevivir en el caso de enfermarse o de que sean víctimas de picadura o mordedura de un animal venenoso. “Hay gente que la ha sabido sacar provecho a la situación y cobra 40 pesos por llevarte en moto o en triciclos a las clínicas”, se queja Dimas Salazar, representante ejidal en Benito Juárez. 

El problema se acentúa en las viviendas que se ubican en los márgenes del río, pues dependen mucho de la capacidad de sus motores en las lanchas para llegar rápidamente a recibir atención médica en Altamira.Si es un motor grande,tardan 25 minutos. En el peor de los casos, el recorrido es de una hora. Una vez que llegan al muelle por la laguna Champayan, deben pagar un taxi o caminar varias cuadras hasta el DIF para que sean trasladosa un hospital. 

“Ha habido gente que se muere en el traslado por infartos o derrames”, cuenta Ricardo Demes, habitante de la comunidad Martin A. Martínez., “Yo tengo una nieta que le picó un animal, batallando la cargamos y como se pudo la llevamos al DIF. Por río es una hora con motor pequeño. También la neblina es una dificultad, hay quienes se han perdido”. 

Para los 32 ejidos alejados de la zona urbana solo hay cuatro centros regionales de salud. Los habitantes tienen prohibido enfermarse los fines de semana, pues los doctores solo acuden de lunes a viernes. 

Visita y accede a todo nuestro contenido | www.cadenanoticias.com | Twitter: @cadena_noticias | Facebook: @cadenanoticiasmx | Instagram: @cadena_noticias | TikTok: @CadenaNoticias | Telegram: https://t.me/GrupoCadenaResumen |



Hombre se hace pasar por médico y agrede sexualmente a menor de 13 años

Autoridades de la Fiscalía General de Justicia informaron que iniciaron una carpeta de investigación

Compartir en:

El Universal,  Mexico, Estado de México, Toluca, 

Un sujeto que se habría hecho pasar por médico, atacó sexualmente a una menor de 13 años de edad, en el interior de un hospital del Estado de México, por lo que autoridades iniciaron una investigación.

Tras la denuncia de este ataque en el que una menor de 13 años de edad habría sido agredida sexualmente, autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) informaron que iniciaron una carpeta de investigación.

El ataque sexual habría ocurrido al interior del hospital regional del municipio de Toluca, donde un hombre presuntamente se hizo pasar como médico para agredir sexualmente a la menor.

Esta denuncia e investigación fue remitida al área de género de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, “donde continuarán las indagatorias, con perspectiva de género, para esclarecer este posible hecho delictivo”, indicaron autoridades.

Visita y accede a todo nuestro contenido | www.cadenanoticias.com | Twitter: @cadena_noticias | Facebook: @cadenanoticiasmx | Instagram: @cadena_noticias | TikTok: @CadenaNoticias | Telegram: https://t.me/GrupoCadenaResumen |