Andy Murray, el retiro de un jugador enigmático

Compartir en:

AP,  Reino Unido, London, Londres, 

La pesadumbre generalizada y el respeto que están expresando los británicos ante el retiro de Andy Murray contrasta con la barrera emocional que caracterizó la relación entre el jugador y la afición de su propio país durante muchos años.

 Cascarrabias, malhumorado, petulante, frío. Esa era la imagen que tenía Murray, quien anunció que problemas físicos lo obligarían a dejar de jugar este año. 

También fue visto como un abanderado de la igualdad, ejemplo de cómo sacarle el máximo jugo al talento que posee uno. Entre lágrimas, Murray dijo el viernes que una lesión de vieja data en la cadera hacía que su vida en el tenis fuese una “batalla” diaria. Las mismas lágrimas asomaron en la cancha central cuando perdió ante Roger Federer la final de Wimbledon del 2012 e hicieron que finalmente se metiese en el corazón de la gente. 

Después vinieron tres títulos de Grand Slam, dos medallas olímpicas y la primera Copa Davis ganada por Gran Bretaña en 79 años. “Sentí que representaba a toda la nación”, declaró Murray en el 2012, “y que no pude hacerlo”. 

Irónicamente, esa admisión probablemente fue más valorada por el público de lo que hubiera sido el título. 

En un instante, Murray fue humanizado. Y tras revelar su frustración, fue aceptado por todo el país, no solo los aficionados al tenis, que respetaron su talento desde que se hizo profesional en el 2005. A partir de ese momento, la popularidad de Murray aumentó enormemente y pasó a ser un fenómeno deportivo en Gran Bretaña. Un mes después ganó la medalla olímpica de oro, en Wimbledon, y el mismo año se llevó su primer título grande, el US Open. Al año siguiente regaló a su nación su primer título de Wimbledon desde que Fred Perry lo ganase en 1936. En el 2015 fue el artífice de la conquista de la Copa Davis. 

Luego vinieron otro título de Wimbledon y también olímpico en el 2016, y Murray se había asegurado un lugar entre los grandes ídolos en la historia del deporte británico. Fue el número uno del mundo en el 2017, hace muy poco. Por eso costó creer la noticia de que dejará de jugar pronto. “Pase lo que pase de aquí en más, has hecho mucho más de lo que piensas”, dice un tuit de la cuenta oficial de Wimbledon. Murray fue siempre considerado ejemplo de lo que se puede conseguir con esfuerzo y también se reconoció su trabajo a favor de la igualdad. 

“Tu mayor impacto todavía no se ha hecho sentir”, dijo otra grande del tenis, Billie Jean King, en Twitter. “Tu voz a favor de la igualdad inspirará a las futuras generaciones”. Murray, quien estuvo asesorado siempre e incluso fue entrenado por su madre Judy, es el primer tenista varón que contrató a una mujer como entrenadora, Amelie Mauresmo, y a menudo habló de que habría que pagarle lo mismo a las mujeres que a los hombres. 

En el 2017, después de perder ante Sam Querrey en los cuartos de final de Wimbledon, Murray corrigió a un periodista que dijo que Querrey era el primer estadounidense que llegaba a las semifinales desde el 2009. 

“El primer varón”, le dijo Murray, aludiendo a que Serena Williams lo había hecho varias veces en la rama femenina. “Todas las chicas en el vestuario te admiramos y estamos muy agradecidas por la forma en que siempre estuviste de nuestro lado”, dijo Heather Watson, la número dos británica. “Has sido un ejemplo en muchos sentidos y ¡no quiero que te vayas!”.






Nadal inicia con triunfo defensa de su título en Barcelona

Compartir en:

EFE,  España, Barcelona, 

El español Rafael Nadal inició la defensa del título en el Barcelona Open Banc Sabadell-Trofeo Conde de Godó con una sufrida victoria, por 6-7(7), 6-4 y 6-2, ante el argentino Leonardo Mayer, quien le obligó a remar durante dos horas y 50 minutos.

Nadal rompió a Mayer en el octavo juego de partido, pero con 5-3 y saque, el argentino le devolvió, en blanco, el robo. Aun así, el once veces campeón del Godó, tuvo bola de set con 5-4 que también desperdició, y otras dos bolas de set con 6-5 y 7-6, en el desempate.

Pero tras su tropiezo ante Fabio Fognini en las semifinales de Montecarlo, donde según él mismo reconoció jugó uno de sus peores partido en tierra, Nadal no anda sobrado de confianza.

No supo aprovechar su ventaja para cerrar la primera manga y Mayer se vino arriba para encadenar tres puntos seguidos y llevarse la primera manga tras una hora y once minutos de dura batalla.



Australia y Francia se verán las caras en la Final de la Fed Cup

Compartir en:

AFP,  France, Île-de-France, Paris, 

Australia y Francia se clasificaron ayer para la Final de la Fed Cup, el equivalente en el tenis femenino a la Copa Davis, tras sendas Semifinales que tuvieron que decidirse en el último punto, el del partido de dobles.

Australia será local en la Final y aspirará a un octavo título en el torneo, aunque el último se remonta a 1974, mientras que Francia buscará una tercera corona, tras las logradas en 1997 y 2003.

Las francesas se impusieron 3-2 en Ruan a las rumanas, unas horas después de que las australianas hubieran superado por idéntico resultado a las bielorrusas en Brisbane. Las dos eliminatorias habían acabado el sábado con empate provisional 1-1, con lo que llegaban muy abiertas al día decisivo.

En Normandía, Caroline Garcia (21 del mundo) y Kristina Mladenovic (66) vencieron 5-7, 6-3 y 6-4 en el partido por parejas a Simona Halep y Monica Niculescu, para lograr el punto decisivo.

Antes, Halep había abierto la jornada dominical derrotando a Garcia por 6-7 (6/8), 6-3 y 6-4, en el duelo entre las dos número uno de ambos países, lo que dejaba a Francia contra las cuerdas.

Pauline Parmentier (53) resistió la presión y ganó a continuación a Irina Camelia-Begu (83) por 6-3, 2-6 y 6-2, para dejar todo igualado antes del dobles, donde las locales tuvieron más acierto al final.

En la otra Semifinal, la dupla australiana formada por Ashleigh Barty (9) y Samantha Stosur (77) logró el punto decisivo con un 7-5, 3-6 y 6-2 sobre las bielorrusas Victoria Azarenka (61) y Aryna Sabalenka (10).

Barty había arrancado con un doble 6-2 sobre Sabalenka y Azarenka, ex número uno mundial, respondió a continuación con doble 6-1 ante Stosur, dejando igualmente la Semifinal empatada 2-2 antes del dobles.

Vuelven a la élite

España, República Checa, Alemania y Estados Unidos regresarán al Grupo Mundial en 2020.



Fognini gana el Masters de Montecarlo

Compartir en:

Monaco, Monaco-Ville, Montecarlo, 

Un día después de dar la campanada ante Rafael Nadal, Fabio Fognini conquistó el título más importante de su carrera, al imponerse hoy domingo 6-3, 6-4 a Dusan Lajovic en la final del Masters de Montecarlo.

El italiano (décimo tercer preclasificado) obtuvo su primer cetro del año y el noveno en su carrera. Nunca había logrado el título en un torneo de la serie Masters.

Recién el sábado, Fognini había eliminado al español Nadal, campeón defensor, en sets corridos. El último jugador que había derrotado a Nadal aquí había sido Novak Djokovic, en las semifinales de 2015.

Lajovic, ubicado en el puesto 48 del ranking, asombró también en el certamen, al colarse en la final. Pero el serbio, quien no figuraba entre los preclasificados, rara vez amenazó a Fognini bajo condiciones húmedas, con cielo nublado y algo de viento.

Fognini requirió una pausa para recibir atención médica en el pie y el muslo derechos, luego del quinto game del segundo set. Pero ello no le impidió llevarse el triunfo con su saque, en el segundo match point y gracias a un tiro de derecha de Lajovic, que se fue desviado.

A sus 31 años, Fognini es apenas el cuarto tenista que gana este torneo sobre canchas de arcilla desde 2005, cuando Nadal obtuvo el primero de sus 11 cetros aquí, un récord. Djokovic se ha coronado dos veces desde entonces y Stan Wawrinka ha logrado el otro título.

El último italiano que había ganado la final de Montecarlo era Nicola Pietrangeli en 1968.

Pietrangeli, quien tiene 85 años y se coronó dos veces en el Abierto de Francia, aplaudió desde el graderío cuando Fognini cayó de rodillas y besó el polvo de ladrillo. Lentamente, Pietrangeli ingresó en la cancha para abrazar a Fognini y posar junto a él para las fotos.



Nadal se cita con Pella en cuartos de Montecarlo; Thiem, eliminado

Compartir en:

Monaco, Monaco-Ville, Montecarlo, 

El español Rafa Nadal, número dos mundial, clasificó este jueves a cuartos de final del Masters 1000 de Montecarlo al derrotar al búlgaro Grigor Dimitrov (28) 6-4 y 6-1 en 1 hora y 34 minutos, en un día en el que el eliminado más ilustre fue el austriaco Dominic Thiem (5).

Nadal, vigente triple campeón del torneo y que aspira a un duodécimo título en Mónaco, se medirá por un puesto en semifinales con el argentino Guido Pella (35 del mundo), quien se clasificó este jueves tras imponerse al italiano Marco Cecchinato por 6-4, 4-6, 6-4.

"Es una victoria muy importante ante un muy buen adversario, que siempre es muy peligroso", declaró Nadal.

"He tenido un buen día, tengo que estar contento con lo que hice en la pista. Cuando no juegas en tierra durante casi un año, cada victoria es importante para la confianza, especialmente para mí, volviendo de una lesión", destacó el campeón once veces en Roland Garros.

El mallorquín ya ganó al búlgaro en semifinales el año pasado, camino de su undécimo título en el Principado.

El serbio Novak Djokovic, número uno mundial, se clasificó entre los ocho mejores al derrotar al estadounidense Taylor Fritz (65) por 6-3 y 6-0. AFP / V. Hache

Además, el serbio Novak Djokovic, número uno mundial, se clasificó asimismo entre los ocho mejores al derrotar al estadounidense Taylor Fritz (65) por 6-3 y 6-0.

"Las condiciones de juego fueron cambiantes (por el viento)", explicó el tenista de Belgrado al término del partido.

"Éste es uno de esos días en los que simplemente tienes que salir ahí y limitarte a ir devolviendo la bola", afirmó sobre lo complicado que le resultó jugar o tejer una estrategia ofensiva.

El próximo rival de "Djoko" será el ruso Daniil Medvedev, (14 del mundo), quien se impuso este jueves en el duelo entre jóvenes promesas al griego Stefanos Tsitsipas (8) por 6-2, 1-6, 6-4.

Junto a Tsitsipas, la otra víctima más importante del día en Montecarlo fue el austriaco Dominic Thiem, subcampeón del pasado Roland Garros y especialista en tierra batida, que cayó claramente contra el serbio Dusan Lajovic, 48 del mundo, por un doble 6-3.

Una de las sorpresas del día en Montecarlo fue la eliminación del austriaco Dominic Thiem, subcampeón del pasado Roland Garros y especialista en tierra batida. AFP / Y. Coatsaliou

Lajovic jugará contra el italiano Lorenzo Sonego (96) en cuartos y el ganador de ese duelo será el eventual rival de Djokovic en semifinales.

El Masters 1000 de Montecarlo se disputa en tierra batida al aire libre y reparte más de cinco millones 200 mil euros en premios.



Informante despreciado por tenistas por denunciar corrupción

Compartir en:

AP,  France, Île-de-France, Paris, 

Marco Trungelliti debería sentirse bien por lo que hizo. El tenista argentino denunció la corrupción en el deporte, ayudando en la lucha contra las bandas de apostadores que manchan el tenis y declarando en contra de colegas deshonestos que fueron suspendidos en parte gracias a su colaboración. 

Hizo lo que haría cualquier persona honesta que descubre que las bandas de apostadores sobornan a tenistas para que pierdan. Pero el sudamericano de 29 años dice que está pagando un precio muy caro: Es despreciado por otros jugadores y el estrés afecta su salud y su juego.

Por si esto fuera poco, afirma que se siente abandonado por la cúpula del tenis y por los investigadores que combaten la corrupción. Obtuvieron todas las pruebas que pudieron, pero dice que no lo defendieron públicamente cuando otros empezaron a hablar mal de él, a cuestionar sus motivaciones y lo tildaron de soplón. “Me usaron”, afirmó. 

“Y después me tiraron en el medio del mar”. “Fue un desastre, un desastre total. En mi opinión, fue una de las peores investigaciones que he visto”, agregó. “Todavía lo estoy pagando”. Trungelliti dio de qué hablar el año pasado cuando manejó mil kilómetros (600 millas) desde España con su hermano menor, su madre y su abuela de 88 años para jugar en el Abierto de Francia en Roland Garros, tras ser invitado a último momento para reemplazar a alguien lesionado. 

El argentino debutó derrotando 6-4, 5-7, 6-4, 6-4 al australiano Bernard Tomic a pesar de que cargaba sobre sus espaldas el peso de un gran secreto: Había sido testigo clave en un caso que involucró a tres compatriotas, a sabiendas de que en su país probablemente no caería bien su actitud. El más conocido de los tres fue Nicolás Kicker, 84to en el ránking y el jugador de más alto rango condenado por arreglar partidos. La Unidad de Integridad en el Tenis (UIT), a cargo de combatir la corrupción, con 17 empleados y un presupuesto de 5 millones de dólares anuales, anunció que Kicker había sido hallado culpable de venderse tres días antes del inicio del Abierto de Francia, donde debía jugar. 

En ese momento, ni la UIT ni Trungelliti dieron indicio alguno del papel que había desempeñado el argentino en la pesquisa. Posteriormente, sin embargo, Trungelliti notó que la actitud de sus colegas hacia él había cambiado. Incluso algunos que consideraba sus amigos le preguntaron por qué no se había callado la boca. Contactada por The Associated Press, la UIT dijo que no podía hacer comentarios por una “vieja política de confidencialidad en relación con vistas disciplinarias y evidencias de testigos”. 

Trungelliti dice que pidió varias veces a la UIT que saliese en su defensa, sin éxito. “Por mi papel en el juicio, recibo todo tipo de insultos de jugadores y técnicos”, dijo el argentino en un correo electrónico enviado a la UIT en agosto. “Quieren manchar mi honor”. La esposa del tenista, Nadir, dice que el estrés fue tal que a veces el jugador lloró por lo que estaba viviendo. Cuando iba a los torneos, lo único que pensaba era en volver a casa. Rompía raquetas. Reapareció una lesión en la espalda. Pero no piensa callarse. Trungelliti dice que el arreglo de partidos es algo bien conocido en el deporte y está empeorando. “No son solo los jugadores. Hay muchos técnicos involucrados. Muchos. Más de lo que pensamos”, manifestó. “Si eres débil, te vendes. Es dinero fácil. Si lo piensas, son cien mil dólares por una hora de trabajo”. 

Las pruebas le dan la razón. Una investigación dispuesta por quienes manejan el tenis concluyó en diciembre que la corrupción asociada con las apuestas “es particularmente grave y generalizada” en los torneos Futures y Challenger de mediana categoría. Las bandas de apostadores le apuntan a jugadores que, a diferencia de los grandes astros, ganan muy poco. En Bélgica, los investigadores dicen haber identificado a 137 jugadores de poco nombre, la mayoría de ellos de media docena de países, que se cree colaboraron con una banda armenia que pagaba entre 500 y 3000 euros (570 y 3.400 dólares) para arreglar partidos y sets. En junio y octubre se desbarataron otras dos operaciones de arreglo de partidos en España. 

Trungelliti, quien hizo su denuncia primero a través del diario La Nación de Argentina, dice que se sintió obligado a hablar cuando en julio de 2015 lo contactó alguien que se hizo pasar por un potencial patrocinador. Cuenta que le escribió a la UIT, diciendo que el individuo le había “pedido que no abriese la boca”. “Pero no puedo callarme porque detesto todo esto”, escribió. “Por favor díganme qué debo hacer. Tengo su nombre, su número de teléfono y algunas cosas que me dijo”. 

Esas “cosas” resultaron explosivas. En una entrevista de una hora con un investigador de la UIT y en una declaración de cuatro páginas, Trungelliti detalló meticulosamente lo que sabía. Dijo que el apostador que lo contactó le dio una escala de sobornos: de 2.000 a 3.000 dólares por arreglar partidos de la categoría Future; de 5.000 a 10.000 dólares por los torneos Challenger y de 50.000 a 100.000 dólares por los torneos de la ATP en lo que compiten los grandes astros. El contacto le dijo que pagaba en efectivo y que se comunicaban vía mensajes de texto codificados, que podían ser borrados fácilmente. 

Mencionó también algunos jugadores que se habían vendido, entre ellos tres argentinos: Kicker, Patricio Heras y Federico Coria. El contacto dijo sentirse particularmente “orgulloso” de un partido de un Challenger que había arreglado en Italia con Kicker, según la denuncia de Trungelliti a la UIT. Kicker perdió 6-1, 6-2 en 63 minutos ante el sudcoreano Duckhee Lee, que por entonces estaba 74 plazas debajo de Kicker en el ránking, 278. Kicker cumple una suspensión de tres años. Heras, quien llegó a estar 269 en la clasificación en el 2013, también fue suspendido por tres años, mientras que Coria fue inhabilitado por dos meses por no denunciar que le habían ofrecido dinero en julio del 2015 para perder en un torneo Future en Italia ni decir que lo habían contactado nuevamente un mes después para que entregase varios encuentros. 

La UIT indicó, no obstante, que Coria no aceptó dinero ni arregló partidos. Por duras que hayan sido las consecuencias, Trungelliti asegura que volvería a hacerlo de nuevo. De hecho, denunció otro contacto que le hizo una banda de apostadores en el 2016. Su declaración ante la UIT resume su pensamiento. “Me encanta el tenis”, expresó. “Me entristece mucho el estado del tenis y el hecho de que se arreglen partidos con tanta frecuencia”.