Las personas que se acuestan tarde regulan peor sus emociones, según estudio

Compartir en:

EFE,  Ciudad de México, Mexico, 

Las personas que se acuestan tarde usan peores estrategias para regular sus emociones, según revela un estudio de la Universidad de Málaga que analiza los ritmos circadianos.


El profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga Juan Manuel Antúnez ha señalado que un importante porcentaje de la población padece "jet lag social", que ocurre cuando el reloj social y biológico no coinciden, como es el caso de los vespertinos.


El estudio analiza los ritmos circadianos -cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario-, y que responden principalmente a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo, y en concreto, la matutinidad-vespertinidad, que es una forma en que se manifiestan.


Estudios previos de este profesor ya habían demostrado que las personas vespertinas suelen tener más problemas psicológicos como trastornos del estado de ánimo, de la conducta alimentaria, psicóticos o alteraciones del sueño, entre otros, mientras que las matutinas tienden a mostrar mayores niveles de optimismo, resiliencia e inteligencia emocional.


Según el experto en personalidad de la UMA, la matutinidad-vespertinidad es un continuo bipolar en el que se puede clasificar todo el mundo.


Así, aquellos que se despiertan muy temprano, incluso los fines de semana cuando no tienen que madrugar, y que se acuestan pronto porque “se lo pide el cuerpo” son los que se encuentran más próximos al polo matutino.


En cambio, los vespertinos son todo lo contrario: suelen trasnochar, les cuesta madrugar y rinden mejor a últimas horas del día.


“Se estima que el 20 por ciento de la población es matutina, otro 20 por ciento, vespertina y el 60 por ciento restante, intermedia, es decir, los que se encuentran en el centro de los dos polos”, explica Antúnez.


En concreto, este último trabajo publicado en la revista Plos One, que ha contado con más de 3.000 participantes y se ha desarrollado de forma virtual, ha estudiado cómo esta tipología circadiana se relaciona con la regulación emocional, entendida como la capacidad para controlar las emociones.


Las personas matutinas hacían mayor uso de estrategias de reevaluación cognitiva –volver a valorar lo ocurrido a fin de modificar el significado y el impacto emocional de una situación determinada- que las vespertinas.


Estas últimas, a su vez, presentan un mayor uso de estrategias de supresión de la expresión, es decir, que tienden a reprimir la expresión facial asociada al sentimiento de emociones tanto positivas como negativas.


Este segundo tipo de estrategias, como destaca Antúnez, se encuentra estrechamente relacionado con problemas psicológicos, especialmente ansiedad y depresión.


El profesor ha detectado una diferencia por sexos, ya que "las mujeres utilizan más estrategias de reevaluación cognitiva que los hombres, que prefieren las estrategias de supresión”.


Asimismo, el investigador sostiene los vespertinos padecen ‘jet lag social’, que ocurre cuando el reloj social y el biológico no están sincronizados, ya que los horarios sociales tienden a ser matutinos.


Las personas vespertinas se encuentran "más fatigadas y en desventaja por dicho desajuste", lo que podría dar lugar a una mayor tendencia a poner en marcha estrategias de regulación emocional "menos eficaces, originando problemas psicológicos a tener en cuenta”, ha asegurado. 





Joven yucateco construye robot que habla maya que previene el Covid-19

Compartir en:

Multimedios,  Ciudad de México, Mexico, 

William Alexis Ortíx Noh, un joven de 22 años de edad, después de 8 meses de trabajo y sin apoyo de ninguna autoridad, logró armar el primer robot "humanoide" de Yucatán, el cuál es capaz de medir la temperatura corporal con sensores infrarrojos, hablas en lengua maya y proporcionar gel antibacterial.

“La verdad es que fue un trabajo muy difícil, pues en las comunidades mayas no hay mucho apoyo, ni recursos para los jóvenes que trabajan con tecnología”, explicó el largo camino que pasó para lograr su objetivo.

William se reconoce como indígena, entiende la lengua maya y es oriundo de Tepich Carrillo, una pequeña localidad rural de poco menos de mil habitantes, ubicada a 40 minutos de Mérida, la capital yucateca.

En la mencionada localidad, la mayoría de los jóvenes suelen dedicarse a las labores del campo, la apocultura o la ganaderia. Debido a las carencias económicas, es poco probable para ellos soñar con estudiar o desarrollar nuevas tecnología.

No obstante y pese a las limitaciones, el joven manifestó que su proyecto nació en medio de la pandemia, cuando surgió la disyuntiva entre reactivar la economía y cuidar la vida de la gente.

“Observé que algunos comercios comenzaron a reabrir y tenían la obligación de designar a empleadas y empleados en filtros sanitarios en las entradas de los establecimientos, lo que podía aumentar el número de contagios de Covid-19 entre el personal y la clientela”, declaró.

Ante ello, y con ayuda de su conocimiento en electrónica y programación desarrolló un sistema computacional que le permite al “robot yucateco” moverse de manera autónoma y realizar algunas tareas como dar la bienvenida en lengua maya y español, decir alguna "bomba" yucateca o una frase positiva, dar las gracias, registrar el calor del cuerpo y ofrecer sanitizante en las manos, todo a través de sensores.

El dispositivo pesa aproximadamente 10 kilogramos, mide alrededor de un metro y fue construido con fibra de vidrio en el patio de su hogar. En la parte frontal instaló una pantalla (tipo tablet) que simula ser un rostro y muestra el estado de ánimo del robot.

Al igual, tiene termo-motores, cableado eléctrico, sensores infrarrojos y otra pantalla digital que le indica al cliente si puede acceder al establecimiento, en caso de no registrar fiebre o calentura.



Covid disminuye proporción de la población satisfecha con su vida

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

En el periodo comprendido dentro de la pandemia por Covid-19, de enero de 2020 a enero de 2021, aumentó la proporción de población insatisfecha y poco satisfecha; y disminuyó la proporción de población moderadamente satisfecha y satisfecha, de acuerdo con los resultados del módulo de Bienestar Autorreportado (BIARE).

Los datos para el primer mes de 2021 señalan que, entre la población adulta urbana, 2.8% se calificó como insatisfecha; en el siguiente rango, 9.5% se evaluó como poco satisfecha; 42.8% se reportó como moderadamente satisfecha; en tanto que 44.9% se encuentra satisfecha con su vida, proporción menor al 48.3% que representó en enero de 2020.

De acuerdo con los dominios de satisfacción, relacionados con aspectos específicos, el dominio que concentra el mayor porcentaje de población insatisfecha es la seguridad ciudadana (26.3%); además, 33.7% indicó estar poco satisfecha con este dominio, lo que acumula 60% de población cuya satisfacción con la seguridad no es mayor a seis en una escala de 0 a 10.

Respecto a la satisfacción con el país, 31.6% le otorga un valor entre cero y seis; 9.1% de la población se encontró insatisfecha, y 22.5% poco satisfecha.

En términos generales, durante el primer mes de este año, en una escala de 0 a 10, la población adulta urbana califica, en promedio, en 8.2 la satisfacción actual con su vida; una décima menos que la calificación reportada en el mismo mes del año anterior, cuando se ubicó en 8.3. Las mujeres reportan menor satisfacción que los hombres, la brecha entre ellas y ellos es de 3 décimas (8 de las mujeres contra 8.3 de los hombres).

En referencia con aspectos específicos, la población adulta del país expresa el nivel más alto de satisfacción con sus relaciones personales (8.8) y el nivel más bajo en la satisfacción con su seguridad ciudadana (5.5), aunque tres décimas por encima de la calificación promedio observada en enero de 2020 (5.2).

La satisfacción con este país muestra una calificación de 7.1 en promedio, dos décimas por encima de la calificación promedio observada en enero de 2020 en este rubro (6.9). Así, aunque con una discreta mejora, país y seguridad siguen siendo los dominios de la esfera pública que presentan la más baja valoración por parte de la población.

Durante enero de 2021, en una escala de -10 a + 10, el promedio del balance anímico de la población se ubicó en 6.1, frente a 6.5 registrado en el mismo mes de 2020. La diferencia se debe a una mayor presencia de sentimientos como los que externan preocupación.

El balance anímico general resulta de restar a los estados de ánimo positivos los negativos; estados que el entrevistado tuvo el día anterior a la entrevista. El porcentaje de población adulta de alto balance anímico pasó de significar 75.9% en enero de 2020 a 68.2% en el mismo mes de 2021.

El propósito del BIARE es complementar las cifras económicas, avanzando más allá del PIB, para procurar mejorar la vida de las personas a través de política públicas.

Con base en la experiencia acumulada, uno de los temas fundamentales de la calidad de vida es el bienestar subjetivo, que solo es posible captar al preguntarle directamente a las personas cómo perciben su propia situación, en relación con sus condiciones sean éstas materiales, como su vivienda o nivel de vida; o bien, inmateriales, como sus estados de ánimo, sus relaciones y logros personales, su salud, sus perspectivas a futuro, su tiempo libre; o también su percepción sobre el entorno: seguridad, vecindario, ciudad y país. La mayor parte de estos aspectos, si bien no tienen valor de mercado, sí lo tienen de manera subjetiva e inciden en su calidad de vida.




Solo 1 de cada 3 jóvenes en México sigue estudios de nivel superior

Compartir en:

El Universal,  Ciudad de México, Mexico, 

De los 2.9 millones de jóvenes que concluyeron la Educación Media Superior, solo un millón reportó estar cursando el nivel superior, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Inserción Laboral de los Egresados de la Educación Media Superior 2019, publicados por el Inegi y llevada a cabo junto con la Secretaría de Educación Pública.

Los tres principales motivos por los que los jóvenes de 18 a 20 años no continuaron con su educación superior son: la falta de recursos económicos (32.0%), no se quedaron en la institución de su elección o no aprobaron el examen (19.9%), y no les interesó o no quisieron seguir estudiando (10%).

Mientras que un millón de los estudiantes reportó estar cursando el nivel superior, de los restantes, sólo 1.3 millones intentó continuar sus estudios de nivel superior mientras que 603 mil desistieron de seguir estudiando al concluir sus estudios.

Por sexo, 66.9% de los hombres intentó continuar sus estudios a nivel superior, en tanto que para las mujeres el porcentaje fue 70.2 por ciento. En comparación con 2016, se observa un aumento de 9 y 8.7 puntos porcentuales, respectivamente.

De la población de 18 a 20 años con Educación Media Superior concluida, 2.3 millones de jóvenes de los 2.9 millones han tenido al menos un trabajo. De ellos 1.2 millones son hombres y 1.1 millones son mujeres.

En 2016, sólo 1.9 millones de jóvenes de los 3 millones se encontraban en una situación similar: un millón de hombres y 0.9 millones de mujeres. Para 2019, los jóvenes con Educación Media Superior concluida y sin experiencia laboral disminuyeron casi 14 puntos porcentuales.

Entre los 2.3 millones de jóvenes con experiencia laboral, cerca de 1.7 millones trabajó después de concluir sus estudios, 596 mil ya habían trabajado antes de concluir y 631 mil no tienen experiencia. En comparación con los datos de 2016, se observa un incremento de 219 mil jóvenes que trabajaron después de concluir la Educación Media Superior.

De los jóvenes que obtuvieron su primera experiencia laboral al concluir sus estudios, el 68.2% laboraban en el sector terciario, a 54.3% no les solicitaron algún nivel de estudios, 39.7% tenían una jornada laboral de 35 a 48 horas semanales y el 53% tenía un ingreso mensual de más de 3 mil pesos.

De los 596 mil que habían trabajado, 438 mil jóvenes lo hicieron durante su estancia en la Educación Media Superior quienes, en su último trabajo, el 75.9% se desempeñó en actividades terciarias, el 75.7% trabajaba menos de 35 horas a la semana, el 51.9% percibía un ingreso de hasta 3,000 pesos y al 62.3% no les solicitaron estudios para ingresar a ese último trabajo.



Rechazan aplicar cárcel para detener contagios de Covid 19

Compartir en:

Cadena Noticias - Carlos Linaldi Marquez,  Baja California, Mexico, 

La organización de la sociedad civil, Mexicanos contra la Corrupción alerta sobre los riesgos a los derechos humanos y la legalidad, al aplicar cárcel a quienes incumplan medidas de control para evitar contagios por Covid 19.

En un reportaje afirma que el pasado 29 de abril, tras documentar un promedio récord de 314 casos nuevos y 11 defunciones por día, sumando para el día 2 de julio, un total de 12 mil 388 casos positivos por COVID-19 en Nuevo León, se publicó en el Periódico Oficial de Nuevo León una reforma al Código penal del estado para incluir el delito de “peligro de contagio” de esta forma:

“Artículo 337 Bis.- Si quien con conocimiento de que padece alguna enfermedad grave y transmisible, dolosamente ponga la salud de otro en peligro de contagio, se aplicarán de tres meses a tres años de prisión y una multa de cien a cuatrocientas cuotas.

Si se trata de una enfermedad incurable o que cause daño grave permanente, la sanción se incrementará en un tanto más.”

Es importante decir que legislación penal de Nuevo León ya incluía antes de esta reforma delitos relacionados con la transmisión de enfermedades incurables [1]. Sin embargo, la redacción de este delito en el Código Penal estatal no solo sanciona a quien transmita, sino también a quien ponga en peligro la salud de otro, y esto puede incluir una serie de acciones, como no cumplir las medidas de aislamiento, de acuerdo a lo que interprete la autoridad. La gran pregunta aquí es ¿la amenaza de cárcel evitará que los contagios de COVID sigan?

Los estudios de salud pública nos indican que la respuesta es no, el derecho penal no es la solución para abordar problemas como el COVID. Esta literatura llegó a esta conclusión a partir de estudiar la experiencia de utilizar medidas punitivas para combatir el contagio de VIH. En el 2010, el Relator Especial sobre el derecho a la salud de la ONU, Anand Grover, emitió un informe en el muestra que la penalización de la transmisión de VIH, no solo no han reducido los contagios, sino que “desincentiva los exámenes médicos correspondientes” y “genera desconfianza frente a los profesionales e investigadores de la salud, toda vez que los afectados pueden temer que la información se utilice en su contra penalmente o de otra forma.” 

Un reciente informe del programa de Naciones Unidas para prevenir y atender VIH/SIDA (ONUSIDA) sobre las lecciones aprendidas en la lucha contra este virus apuntó a las mismas conclusiones: en “tiempos de miedo y pánico, algunos países pueden recurrir a medidas […] restrictivas, estigmatizantes y punitivas”. Sin embargo, a lo largo de los años, estás han mostrado que “la criminalización no es la respuesta y puede generar más daño que bien”, pues estigmatiza a quienes tienen el virus, disuadiéndolos a realizarse pruebas. Asimismo, señala que “el uso del derecho penal en una emergencia de salud pública se hace por lo general de manera amplia y vaga; y, corre el riesgo de ser implementado de manera arbitraria o discriminatoria” [2]. Este aprendizaje puede ser útil también en el combate actual a la pandemia de COVID-19.



CANIRAC apoya a agentes de la DSPM

Compartir en:

Cadena Noticias,  Mexicali, Baja California, Mexico, 

En un esfuerzo conjunto del Ayuntamiento de Mexicali, Regidores, entrenadores físicos y CANIRAC, por promover la salud y el bienestar de los elementos de la Policía Municipal, se presentó el programa “Seguridad Saludable”, a través del cual se les ofrecerá planes alimenticios y de activación física. 

En un acto que tuvo lugar en Sala de Cabildo, la Alcaldesa de Mexicali Marina del Pilar Avila Olmeda, atestiguo la presentación de dicho programa y reconoció la iniciativa de la regidora Maria de la Luz Perez Rosas, quien se ha dado a la tarea de impulsar acciones que promueven el bienestar de los elementos de la corporación policiaca. 

El programa “Seguridad Saludable”, busca lograr que los oficiales de policía cambien sus rutinas alimenticias y de acondicionamiento físico, de manera voluntaria, con el fin de que los agentes municipales, tengan una condición física saludable y por ende un menor riesgo de contagios de Covid-19.

La Regidora Maria de la Luz Perez, manifestó que la situación mundial ha cambiado la vida a todos y nos ha hecho reflexionar que lo más importante es la salud.

Agregó que en el país aproximadamente el 70% de la población, padece algún tipo enfermedad crónica degenerativa que los hace vulnerables ante el Covid-19 y en este sentido el cuerpo policiaco de Mexicali no es la excepción. 

La regidora explicó que con el apoyo del Nutriólogo Edgar Rosales y entrenador físico Manuel Espinosa, se desarrolló un plan integral de atención a los policías municipales, enfocado a aquellos que quieren tener una alimentación sana y cambiar su modo de vida por su salud.

Aunado a esto, a través del Coordinador de Desarrollo Económico, Luis Alfonso Vildósola se promoverá una alianza con restaurantes de la localidad, para solicitar su colaboración a favor de los oficiales, buscando descuentos y ofertas especiales en alimentos saludables comercios aliados a CANIRAC, a cargo de Miguel Angel Torres. 

Se dio a conocer que hasta el momento un total de 14 restaurantes y sitios de venta de alimentos para consumo, se han sumado a este proyecto, en beneficio de la salud de los policías municipales.

De igual forma, gracias a esta alianza, entre sociedad, Gobierno e iniciativa privada se impulsará la reactivación económica del comercio local.



Apuestas Deportivas en Linea Betway